CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Bibliotecas en Tabasco
Sitio web de recopilación histórica del estado de Tabasco.
Tabasco, historia, anecdotas, fotografías, leyendas, recopilación, documentos, Balancán, Cárdenas, Centro, Centla, Comalcalco, Cunduacán, Frontera, Emiliano Zapata, Huimanguillo, Jalpa, Jalapa, Jonuta, Macuspana, Nacajuca, Paraíso, Tenosique, Tacotalpa, Teapa, Olmecas, pomoná, La venta, carlos pellicer, Mayas
16771
page-template-default,page,page-id-16771,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive
 

Bibliotecas en Tabasco

San Juan Bautista fue la sede de la primera biblioteca pública en el estado, y la iniciativa correspondió a la Sociedad Amigos del Estudio presidida por León Alejo Torre.

Hacia 1881 Centro contaba con 7 500 habitantes asentados en tres barrios,  1,548 casas,  28 calles,  10 callejones,  cuatro  plazuelas, una plaza principal, un mercado, tres templos (Esquipulas,  La Concepción y Santa  Cruz,  dando  nombre  a  sus  respectivos  barrios),  un  cementerio,  tres puentes,  un teatro y un  rastro. Algunas de sus calles estaban empedradas y se alumbraban con 265 faroles.

Se pensaba edificar otro palacio municipal pues el existente databa de 1854; también se planeaba construir un muelle.

La escasa industria del estado se concentraba en San Juan Bautista y era artesanal. Había, entre otros establecimientos, tres herrerías y armerías, cuatro velerías, tres hojalaterías, cinco platerías, dos talabarterías, seis sastrerías, dos relojerías, ocho carpinterías, nueve zapaterías, seis panaderías, tres dulcerías, una jabonería, tres imprentas, dos encuadernadores, un grabador y una librería.

La existencia de ésta última hace suponer que el interés por  los  libros formaba  parte de  la vida en  la ciudad.

Algunos habitantes sanjuanenses formaron sociedades para para convivir amigablemente. Así, en 1868 se fundó la Sociedad del Casino, en 1874 la Sociedad de Artesanos; en 1878 la Logia Masónica y la Sociedad Amigos del Estudio.

León Alejo Torre al quedar huérfano desde pequeño, no pudo dedicarse al estudio. Sin embargo, llegó a ser secretario de Gobierno en varias ocasiones.  Fue además contador, jefe de hacienda y administrador del timbre, así como diputado del Congreso de la Unión entre 1871 y 1885. Colaboró como poeta y escritor en La Abeja, El Arco Iris, El Criterio Público y otros periódicos de la época.  Entre sus obras se cuenta Album del Grijalba, Apuntes históricos de Tabasco y Cartilla de moral.

La Sociedad Amigos del Estudio se creó en 1878 gracias a la iniciativa de León Alejo Torre, siendo él su primer presidente.

El 5 de mayo de 1878 fue formalmente inaugurada biblioteca de la Sociedad, con el nombre de “José Eduardo de Cárdenas”.  El gobierno encabezado por Simón Sarlat Nova, le asignó ese año la cantidad de 30 pesos mensuales para el pago del local y un encargado del servicio.

Para 1879 su acervo era de 758 volúmenes en su mayoría donados por los mismos socios; el Ejecutivo estatal ofreció enviar libros, según lo permitieran las rentas públicas.

En 1890 la biblioteca “José Eduardo de Cárdenas” tenía 1,000 volúmenes.  Tres años después fue cedida a la Sociedad de Artesanos en virtud de la disolución de la Sociedad Amigos del Estudio; para entonces el acervo había disminuido en poco más de 200 libros.

Casi un decenio después de haber recibido la biblioteca, hacia 1902, en la  Junta  Directiva  de  la  Sociedad  de  Artesanos  existía  una  Comisión  de Biblioteca  a  cargo  de  Juan  Calcáneo  (propietario)  y  Melquíades  Ruedo (suplente).

En 1911 1a Sección de Archivo de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes realizó una encuesta nacional para conocer el número de bibliotecas y museos en cada uno de los estados de la República. Tabasco reportó seis bibliotecas, todas ubicadas en San Juan Bautista; “Rómulo Becerra Fabre”, “Francisco Pellicer”, “Gregorio Castellanos”, “Justo Cecilio Santa Anna”, “José Miguel Sandoval” y “José Eduardo de Cárdenas”. De estas seis bibliotecas, sólo se tiene información de dos: de la del Instituto Juárez, y de la “José Eduardo de Cárdenas”, del resto no se conoce más allá de su registro en la estadística de 1911.

Columba Gaytán en su libro “Historia de las bibliotecas en Tabasco”, agrega a estas, la biblioteca “Manuel Gil y Sáenz” de la villa de Jalapa. Cuya creación indica, se planeó en diciembre de 1910 por un grupo de jóvenes interesados en las letras.

En 1914, en plenos tiempos revolucionarios, el general José Domingo Ramírez Garrido funda la biblioteca “José N. Rovirosa” en una de las casas intervenidas en la calle de Juárez. Fue inaugurada  el 5 de mayo de 1915; a fines del mismo año, el robo de libros obligó a cerrar el establecimiento. los bienes de esta biblioteca pasaron a ser depositados en el Instituto Juárez: Se sabe además de la existencia de la biblioteca del Obispado por un testimonio que del hecho dejó el general José Domingo Ramírez Garrido, pero no se tienen más datos.

Luego del inicio de la gesta armada en el año de 1915 la Sociedad de Artesanos fue Escuela de Oficios y de Música. También Centro de Hospicio donde se atendía a niños huérfanos. En 1916 el Comité Municipal cedió lotes para la construcción de bóvedas en el cementerio de la ciudad para socios miembros.

En esa misma época existían muchas bibliotecas particulares como las de Alberto Correa y Felipe A. Margalli que lograron reunir poco más de dos mil volúmenes.

En 1919 Félix Fulgencio Palavicini donó libros de su obra “La Democracia Victoriosa” y otros.

LOS AÑOS 20’S

En junio de 1923 el Departamento de Bibliotecas de la Secretaría de Educación elaboró un informe de las bibliotecas de más de 100 volúmenes fundadas por la Universidad Nacional y ese Departamento, de 1921 a esa fecha. En este registro Tabasco aparece con cuatro bibliotecas públicas y una escolar:

1) Biblioteca Pública “Simón Sarlat”; de Villahermosa.

2) Biblioteca Pública de Jonuta.

3) Biblioteca Pública de Frontera.

4) Biblioteca de la Cámara Agrícola Nacional de Villahermosa.

5) Biblioteca del Instituto “José N. Rovirosa”, de Villahermosa.

Tabasco fue el segundo estado con menor número de bibliotecas fundadas con este acervo en este periodo (1921 – jun. 1923). Durante el mandato del gobernador Ausencio C. Cruz las ligas de las cabeceras municipales abrieron sus propias bibliotecas. En julio de 1925, la Biblioteca “Fuerza y Razón”, para oficiales y profesores del ejército, fue instalada en el salón de la Jefatura de la Guarnición de Villahermosa.

La Catedral de Esquipulas convertida en la biblioteca “Francisco Ferrer Guardia” en tiempos de Tomás Garrido Canabal
Biblioteca José Martí a mediados del siglo XX en la calle de Hidalgo

TOMÁS GARRIDO CANABAL
Durante los años del garridismo en Tabasco las bibliotecas se hicieron presentes en escuelas, centros de reunión social y esparcimiento, ligas de trabajadores y en el Partido Radical.
En el informe de gobierno de 1933, Garrido Canabal afirma la existencia de 106 bibliotecas en las escuelas del estado, formadas con obras adquiridas por el gobierno o por la cooperación de maestros y padres de familia. Para ese año, había 593 escuelas, 1010 maestros y 35 830 alumnos.
Algunas bibliotecas relevantes abiertas son:

-En Montecristo la biblioteca “Alberto Correa”.
-En el municipio de Jalpa de Méndez en junio de 1930, se creó la Biblioteca “Joaquín Ferrer”.
-En la Cárcel General de Villahermosa, gracias a la organización de los reclusos se creó la biblioteca en el penal que abrió en 1930.
-El Club Deportivo Campestre, abrió una biblioteca para los socios, el mes de mayo de 1931.
-La Biblioteca del Bloque juvenil Revolucionario de Nacajuca creada por el Bloque Revolucionario Juvenil constituido el 14 de noviembre de 1931.
-Biblioteca del Partido Socialista Radical.
-Biblioteca del Partido Feminista Revolucionario.
-La Biblioteca de la Escuela Regional Campesina de la Escuela Regional Campesina que vino a sustituir a la Escuela Normal Rural “Plutarco Elías Calles”.

Tomás Garrido Canabal abrió entre agosto y septiembre de 1933, la Biblioteca “Francisco Ferrer Guardia” en el edificio de la que fuera la Catedral de Villahermosa, local que dejara vacío la Escuela Racionalista (llamada también “Francisco Ferrer Guardia”). Esa biblioteca se trasladó en noviembre de ese mismo año, al edificio del Centro Difusor Agropecuario y en abril de 1934, pasó a la calle 5 de mayo, al sitio que ocupara antes la Escuela Racionalista Número 1.
Dos meses después de haberse trasladado la Biblioteca a la calle 5 de mayo, volvió al edificio del Centro Difusor Agropecuario el 11 de junio de 1934. Después del último cambio de local, en junio de 1934, no existen más datos sobre la “Ferrer Guardia”.

BIBLIOTECA DE LA ESCUELA NORMAL RURAL “PLUTARCO ELÍAS CALLES”.
La Escuela Normal Rural “Plutarco Elías Calles”, se inauguró a principios de 1931 en terrenos de la finca “Minerva”, en la jurisdicción de Jalpa de Méndez contando con una biblioteca. En la primera quincena de julio de este año, 1931.

BIBLIOTECAS EN BILLARES.
El gobierno de Garrido Canabal, ocupándose de los trabajadores tabasqueños, giró una circular con fecha 2 de diciembre de 1933 a los presidentes municipales, solicitando apoyo para la iniciativa de que, en todo salón de billar existiera un salón de lectura con un acervo de 100 volúmenes por cada mesa de juego. Sin cumplir esta disposición no se concedería permiso para abrir este tipo de negocios.
BIBLIOTECA EN LA PENITENCIARÍA DEL ESTADO.
En el gobierno de Francisco Trujillo Gurría (1939-1942), se nombró a Torcuato A. Brindis director de la Penitenciaría del Estado. Con el propósito de elevar la moral y el intelecto de los reclusos, Brindis emprendió la tarea de instalar en el penal una biblioteca y una escuela, así como realizar mejoras materiales al inmueble, obra que llevó a cabo en los primeros cuatro meses de 1940.

Biblioteca de la Penitenciaría
Biblioteca pública en Macuspana

Los gobiernos de Noé de la Flor Casanova (1943-1946) y Francisco J. Santamaría (1947-1952), fueron notables impulsores de las actividades culturales y educativas a pesar de la crisis económica que vivía el estado; se pensó que esos renglones debían cubrirse para mejorar la situación general del estado y de la población.
Obra del gobernador Noé de la Flor Casanova fue la creación en 1944 de la Biblioteca Pública “José Martí”.

BIBLIOTECA INFANTIL “JOSÉ DE LA C. GUTIÉRREZ”; EN EMILIANO ZAPATA.
Coincidiendo con el interés gubernamental por la creación de bibliotecas, desde principios del año de 1943 en el municipio de Emiliano Zapata se creó, dentro del Centro Recreativo Zapatense, un Comité Pro Biblioteca Infantil.

BIBLIOTECA “BENITO JUÁREZ” EN TEAPA.
La Biblioteca “Benito Juárez”; tuvo edificio propio, de construcción elegante. Abierta con poco más de mil volúmenes.

BIBLIOTECA POPULAR “PROFR. ROSENDO TARACENA PADRÓN” EN COMALCALCO.

Inaugurada a fines de julio de 1948.

OTRAS BIBLIOTECAS.
Por acuerdo del Ejecutivo del estado, la Secretaría General de Gobierno distribuyó numerosos lotes de libros a las bibliotecas y centros escolares de la entidad.
En Macultepec y en Tenosique se llevaron a cabo algunas acciones para la creación de sus bibliotecas.
En la Biblioteca “José María Pino Suárez” de Tenosique, se registra en el directorio de 1968 como fundada en 1945 y otros datos señalan que es a mediados de 1948 .

LOS AÑOS 50.
A finales de los años 50 se decidió la apertura de bibliotecas a través de convenios. La primera biblioteca de Tabasco de la cual sabemos firmó un convenio, fue la de la cabecera municipal de Balancán, en el mes de enero de 1957. En los años siguientes se fundaron bibliotecas o se incrementaron los acervos por medio de convenios y patronatos en la mayoría de los municipios del estado.
Entre las bibliotecas que se crearon gracias a estos patronatos y convenios estuvieron:
* Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del Estado de Tabasco.
* Jonuta, 14 de abril de 1962.
* Centla, el convenio se firma el 7 de mayo de 1962
*Cunduacán “Arcadio Zentella Priego” 1962
*Cárdenas el Patronato Pro Biblioteca quedó instalado el 3 de julio de 1963.
*La creación de la biblioteca de Jalpa fue por demás azarosa, a pesar de que el Patronato Pro Biblioteca se formó en 1963, sólo un mes después de que el Ayuntamiento recibiera la invitación del Departamento de Bibliotecas, el establecimiento empezaría a funcionar muchos meses después de instalado el Patronato. El 13 de agosto se integró el Patronato. Su Presidente renunció en agosto de 1963, y el patronato se disolvió sin haber establecido la biblioteca.
Para diciembre de 1965 funcionaba otro Patronato. Este nuevo Patronato mandó hacer bonos con valor de un peso para recaudar fondos con el fin de comprar la casa donde naciera el coronel Méndez Magaña y establecer ahí la biblioteca que llevaría su nombre. El Patronato recibió la ayuda económica del gobierno de Manuel R. Mora y lograron la compra definitiva del inmueble nombrándolo “Gregorio Méndez Magaña”.

Biblioteca Benito Juárez en Teapa
Biblioteca Rural
Biblioteca en Balancán

Algunas bibliotecas que se abrieron fueron:

*Huimanguillo  “Lic. Gonzalo Acuña Pardo” inaugurada por el presidente de la República Adolfo López Mateos, el 29 de julio de 1963.
*Tenosique “José Ma. Pino Suárez”
*Biblioteca Pública de Tacotalpa.
*Biblioteca Pública de Jalapa.
*Biblioteca Pública de Macuspana.
*Biblioteca “Francisco J. Santamaría” de Emiliano Zapata.
*Biblioteca Pública de Paraíso “Prof. Samuel Magaña Cortés”.
*Biblioteca Pública de Comalcalco.
Un caso especial representó la Biblioteca Pública de Comalcalco. durante el año de 1960, la Junta de Mejoramiento Moral, Cívico y Material de la localidad apoyó los trabajos del Comité Pro Biblioteca Pública, dirigidos a fundar una biblioteca en el Centro Social de Comalcalco. En 1977 el edificio donde se encontraba la biblioteca se incendió. La señora Amalia Franyuti de Figueroa, presidenta de la UFIA, buscó un nuevo local para reabrir la biblioteca y se ubicó en una casa propiedad de la señora Lourdes de la Fuente de Pulido, presidenta de la Unión entonces y se denominó “Biblioteca Pública de la UFIA”. Gracias a un convenio firmado por el gobernador Enrique González Pedrero con la Secretaría de Educación Pública el 15 de junio de 1984, se integra a la Red Nacional de Bibliotecas Públicas.

Biblioteca en Cárdenas
Biblioteca Rural
Biblioteca en Pueblo Macuspana

LA BIBLIOTECA PUBLICA “MANUEL R. MORA”
Durante 15 años, estuvo bajo la responsabilidad del gobierno estatal. Al decretarse su incorporación al patrimonio universitario en 1959, la ciudad de Villahermosa perdió para sí, en beneficio de la Universidad, la biblioteca pública de más larga vida hasta entonces. Esta biblioteca se describe en el apartado de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.
La capital del estado contaría nuevamente con biblioteca dependiente de su gobierno una década después, en 1969.
Ese año, la administración de Manuel R. Mora destinó el presupuesto necesario para la construcción del edificio sede de la nueva biblioteca.
Localizado en la calle Vicente Guerrero, a un costado de la Plaza de Armas, el inmueble fue diseñado especialmente para biblioteca y fue inaugurado el 20 de noviembre de 1969,  recibiendo el nombre de “Biblioteca Pública del Estado”.

LOS AÑOS 80’S Y ENRIQUE GONZÁLEZ PEDRERO
Enrique González Pedrero y su esposa Julieta Campos fueron grandes impulsores de la cultura y bibliotecas en el estado. Su Plan Estatal de Desarrollo (1983-1988) concebía a la educación como “;[…]el mejor instrumento para liberar las facultades productivas y creativas del hombre…] un medio para alcanzar una mayor equidad y justicia social, mediante la creación de más y mejores bienes y servicios”.

BIBLIOTECA DEL CENTRO RECREATIVO MUNICIPAL DE VILLAHERMOSA
Poco antes de la creación de la Red Estatal de Bibliotecas Públicas, se inauguró en Villahermosa el Centro Recreativo Municipal para brindar atención a la comunidad en las áreas de cultura, recreación y deporte. Erigido en un terreno de cuatro hectáreas, el Centro contaba con canchas deportivas, cafetería, sala de exposiciones, aulas, librería y biblioteca, aulas para talleres y librería. Esta última vendía los libros más baratos que en otros comercios, incluso, prestaba los libros para leerlos ahí mismo o para fotocopiarlos.
Los servicios de extensión bibliotecaria comprendían ciclos de conferencias —con la invitación “ Ven a tomar café con la biblioteca” —, talleres para niños y adultos, proyecciones de películas y videos cada hora, visitas guiadas a todas las escuelas del municipio del Centro.

 

Biblioteca del Centro recreativo de Atasta en Villahermosa
interior de la desaparecida biblioteca Manuel R. Mora frente al parque Juárez
Biblioteca Pública del Estado a la derecha

LA RED ESTATAL DE BIBLIOTECAS PÚBLICAS
El 15 de junio de 1984 el gobierno del estado de Tabasco se comprometió en la organización de la Red Estatal de Bibliotecas Públicas. Se planeó que para 1985 la Red Estatal estuviera compuesta por cuatro bibliotecas municipales, doce bibliotecas móviles para el medio rural y la Biblioteca Central Estatal.
Durante el mismo año, 1985, la Coordinación Estatal propuso a los presidentes municipales la adecuación de locales para cumplir con las normas mínimas de los “Indicadores para bibliotecas públicas”.
Para diciembre de 1985 funcionaban en el estado 33 bibliotecas: la Central estatal, 11 municipales, 14 rurales y 7 móviles. Su acervo en total sumaba 144 218 volúmenes. El personal que prestaba los servicios-había recibido al menos dos cursos de capacitación.
Para diciembre de 1986, con la inauguración de la biblioteca de Paraíso, los 17 municipios del estado tenían ya biblioteca, cumpliéndose con ello la meta del Programa Nacional de Bibliotecas Públicas, de que todos los municipios del país contaran con una biblioteca al finalizar 1988.
A principios de 1987 funcionaban en el estado 80 bibliotecas: la Central Estatal, 17 municipales, seis suburbanas, 40 rurales y 17 móviles. De ellas, 34 estaban incorporadas a la Red Nacional.
Las bibliotecas rurales y las móviles atendían las necesidades de algunas poblaciones en el medio rural. En éste, se concentraba el mayor número de localidades y habitantes del estado: más de 1400 comunidades rurales con problemas de comunicación y recursos para subsistir. Para solucionar la precaria situación de estas comunidades e incorporarlas al crecimiento estatal, el gobierno de González Pedrero creó el programa Centros Integradores para el Desarrollo del Medio Rural.
El objetivo de los Centros Integradores era lograr un cambio rural integral que implicara el arraigo de la población a sus comunidades por medio del incremento de la productividad en el campo y la satisfacción de sus necesidades básicas.
Durante los primeros meses de 1988, todos los Centros tuvieron servicios bibliotecarios.
El Instituto de Cultura de Tabasco, por medio de la Dirección Estatal de Bibliotecas, realizó una amplia labor para cubrir los requerimientos de instalación y funcionamiento de esas 185 bibliotecas rurales.
Los subcomités de Educación y Recreación de cada Centro tenían entre sus tareas: realizar visitas domiciliarias para difundir los beneficios de las bibliotecas; promover el servicio de bibliotecas en las escuelas; coordinarse con los encargados del programa de educación para adultos y de alfabetización, para combatir el analfabetismo funcional; realizar campañas para incrementar el acervo bibliográfico y apoyar el programa de bibliotecas móviles.
En 1984, siete unidades móviles (camionetas combi;) con un acervo de 1500 volúmenes prestaban estos servicios; en 1985, se agregaron nueve unidades más, proporcionando servicios a 90 comunidades. En 1985, el primer año de trabajo de la Red Estatal, el DIF pidió la asesoría de la Coordinación Estatal para sus bibliotecas móviles (uno de sus problemas era la falta de proceso técnico de las colecciones).
La cooperación entre el DIF-Tabasco y la Coordinación de Bibliotecas motivó que poco a poco el DIF dejara los servicios a cargo del organismo estatal cuyas funciones implicaban precisamente la coordinación de instancias de gobierno para el establecimiento y organización de bibliotecas. Así, durante 1985 y 1986 las unidades móviles del DIF pasaron a la Red Estatal. Las áreas rurales de todo el estado tuvieron servicio de biblioteca.
Para la mejor organización y funcionamiento de la Red, en cada uno de los 17 municipios se crearon Redes Municipales integradas por la Biblioteca Municipal y las Bibliotecas Rurales. La Dirección Estatal realizaba reuniones de trabajo con los coordinadores y responsables de esas redes para analizar, asesorar, supervisar y evaluar los servicios bibliotecarios; además, para ver lo relativo a edificios, mobiliario, equipo, recursos humanos y materiales didácticos y de oficina.
Al finalizar 1988 la Red Estatal se componía de 226 bibliotecas: una Central Estatal, 17 municipales, 8 suburbanas, 189 rurales y 11 móviles.

Biblioteca Manuel Bartlett Bautista en la zona de la cultura de la UJAT
Biblioteca móvil
La desaparecida biblioteca Manuel R. Mora frente al parque Juárez

LA RED MUNICIPAL DE MACUSPANA.
En Macuspana la Biblioteca Pública Municipal “Prof. Antonio Santiago Ovando”; fue inaugurada el 8 de diciembre de 1986.
En enero de 1987, al mes siguiente de la inauguración, se creó la Red Municipal al incorporar a las bibliotecas rurales, llegando a integrarse un total de 20 bibliotecas: 19 rurales y la municipal.
En julio de 1992 la Red Municipal, tenía 35 bibliotecas más que en 1988, y estaban proyectadas otras 45 para alcanzar un total de 80 nuevas bibliotecas en el municipio, de acuerdo con el Programa de Solidaridad Comunitaria vigente a partir del 9 de marzo de 1991 (en virtud del convenio firmado ese día por el gobierno del estado, los ayuntamientos y la Dirección General de Bibliotecas).

BIBLIOTECA PÚBLICA REGIONAL “ROSENDO TARACENA PADRÓN”
De conformidad con el programa de consolidación de bibliotecas públicas, iniciado en 1989 por la Dirección General de Bibliotecas, se eligió a la Biblioteca Municipal de Comalcalco para convertirla en biblioteca regional. Las características de la biblioteca regional implicaban un funcionamiento excelente para que sirvierae modelo a las bibliotecas municipales de su jurisdicción, y para apoyar las funciones de las coordinaciones estatales.

LA BIBLIOTECA CENTRAL ESTATAL “MANUEL R. MORA”;
Con un edificio construido ex profeso y con problemas económicos para cumplir adecuadamente sus tareas, la “Biblioteca Pública del Estado” no funcionó mucho tiempo. Fue inaugurado en 1968 y demolido a finales de 1980. En 1982, se acondicionó un edificio en la avenida Madero. La nueva biblioteca estaba en funciones a principios de 1983 y recibió el nombre de Biblioteca Central Estatal “Manuel R. Mora” y el 7 de diciembre de 1984  fue incorporada a la Red Nacional de Bibliotecas Públicas.

Tras su demolición, el nombre de Manuel R. Mora se perdió en el Centro y actualmente le rinden honor llevando su nombre la biblioteca municipal de Tenosique y la biblioteca pública rural de Nacajuca.

LA BIBLIOTECA JOSÉ MARÍA PINO SUÁREZ
El 9 de diciembre de 1987 el gobernador Enrique González Pedrero inaugura la Biblioteca “José Ma. Pino Suárez” con capacidad para 650 usuarios y un acervo de 145 mil volúmenes al iniciar sus actividades, la Biblioteca alberga el acervo bibliográfico y audiovisual más importante en el estado.
En 1988 el acervo creció a 160 mil libros. La hemeroteca tenía varios diarios locales en colecciones incompletas hasta 1976; de esa fecha a la actualidad las colecciones están completas en los siete diarios de circulación local. La biblioteca sufrió grandes daños en la inundación de 2007 y aún continúa en funcionamiento.

El apogeo de las bibliotecas prácticamente ha desaparecido y solo existen contados recintos en el estado.

 

 

Fuente:

  1. Galván Gaytán, Columba (1996), Historia de las Bibliotecas en Tabasco, Dirección General de Bibliotecas. México.

Fotos:

  1. Diario Presente.
  2. Galván Gaytán, Columba (1996), Historia de las Bibliotecas en Tabasco, Dirección General de Bibliotecas. México.