CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Cine Teatro Unión Frontera
A principios del SXX el puerto de Frontera contaba con dos cinematógrafos: el teatro cine Unión, construido en 1902 por don José Poch y don Esteban Sahagún Herrero, y posteriormente propiedad de don Francisco Sumohano y el cine Principal.
teatro, frontera, cine, unión, películas
20398
page-template-default,page,page-id-20398,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

CINE TEATRO UNIÓN EN FRONTERA

A principios del SXX el puerto de Frontera contaba con dos cinematógrafos: el teatro cine Unión, construido en 1902 por don José Poch y don Esteban Sahagún Herrero, y posteriormente propiedad de don Francisco Sumohano y el del Cine Principal.
El cine Unión fue proyectado y edificado como teatro y en su época podía competir con el único existente en la capital y en todo el estado, el cuasi legendario teatro “Merino” —pues ambos fueron construcciones de madera concebidas para funciones de teatro, zarzuelas, operetas y demás, que contaban con amplio escenario, camerinos, lunetas, palcos y galerías—, se presentaron compañías de zarzuela como la de Manuel Noriega, que lo hizo el 17 de septiembre de 1908 y la compañía dramática de la excelsa actriz mexicana doña Virginia Fábregas, los días 11 y 12 de junio de 1930.

Los cines de Frontera tienen como antecesores al Cine Pathe y algunas carpas o toldos, donde la juventud de la época, asistían también a presenciar obras teatrales, estudiantinas y veladas culturales amenizadas por la marimba orquesta de los Bolón, estos se habilitaban en terrenos baldíos tan abundantes en aquel entonces en Frontera.

Proporcionaban sana diversión y esparcimiento a la juventud porteña. En este Cine se proyectó la película con la que el Cine de Oro Mexicano inició el reconocimiento internacional, el legendario filme: «Allá en el Rancho Grande», de igual forma este recinto sirvió de escenario para que dramaturgos frontereños como Manuel Ascanio y Carmita Zenteno, realizaran actuaciones teatrales en compañía de Tito Olivio Ortiz y Nelly Russi.

Miguel A. Reséndiz estaba a cargo de la taquilla, el que manipulaba las películas se apellidaba Barriquete y el encargado era el Sr. Cachón.

El 01 de mayo de 1971, el Cine-Teatro Unión, del Puerto de Frontera, cerró sus puertas. Tras el cierre del Cine Unión, subsistieron dos cines más en Frontera que decayeron a finales del siglo XX y principios del año 2000, el Cine Palacio y el Cinema.

El segundo de los cines, el pomposamente llamado Principal, fue un galerón mal construido, con frente de material, pero paredes laterales y trasera de grandes láminas de asbesto, que en ocasiones eran arrancadas por los fuertes vientos que azotan al puerto.

Se levantó en el terreno conocido como “El Pochito”, por haber sido propiedad de la familia Poch y al parecer expropiado por el gobierno del estado en los años treinta del siglo XX, pero que terminó en poder de la familia Trujillo. Como no se lograba durante el día oscuridad completa al cerrarse, no se podían ofrecer a los niños las consabidas matinées, sino que programaban domingo a domingo, las llamadas “tandas chicas”, funciones especiales para niños que comenzaban a las seis de la tarde y terminaban a las ocho de la noche, para darle cabida a la “tanda grande”, con proyección de películas para adultos.

Las “tandas chicas” proyectaban “episodios” de aventuras de las que, semana a semana proyectaban una parte de las muchas en que se dividía cada cinta de aquellas historias, para hacer a la gente volver el domingo siguiente para ver la continuación de la aventura.

Algunas historias de cuatro episodios fueron: “El Imperio Submarino”, “Flash Gordon en Marte”, “Flash Gordon en el Planeta Mongo” y “Los Peligros de Nioka”. Se completaba con una película del lejano oeste, con protagonistas como Tim Holt, a William Boyd que personificaba a Hopalong Cassidy, el cantante Roy Rogers, John Wayne y Gary Cooper, así como actores de menos renombre como Randolph Scott y Brian Donlevy. Se usaba corear la onomatopeya del galope del caballo: “querebé, querebé, querebé”. Se hizo famosa la palabra, “querebé” que llegó a ser en Frontera sinónimo de caballo. Entre las películas mexicanas que se expusieron fueron “Las calaveras del terror”, “El Charro Negro”, “La vuelta del Charro Negro” así como caricaturas y comedias americanas de El Gordo y El Flaco.

Fuentes:

  1. Cine – Investigación periodística – Revista Memoria del Curso Intensivo de Periodismo organizado por Enrique González Pedrero. 1983.
  2. Plácido de Santana Hernández. Cronista Yokot’an e historiador de Centla.