XIV.- EL RETORNO

Por: Armando Guzmán

Alrededor de las 3 de la tarde del viernes 26 de noviembre de 1999, en vuelo comercial, Roberto Madrazo y su esposa, Isabel de la Parra, volvieron a Tabasco, después de su aplastante derrota ante Francisco Labastida en la elección interna para la candidatura presidencial del PRI.

A las 4:15 de la tarde entró al Palacio de Gobierno, donde lo esperaban Barceló Rodríguez y su esposa Josefina Monroy. Luego de una plática privada, salieron juntos al balcón para saludar al gentío que abarrotaba Plaza de Armas. Así, Madrazo reasumía la gubernatura para preparar su propia sucesión y cumplir la palabra empeñada del presidente Ernesto Zedillo: “Gobernaremos juntos hasta el año 2000”.

La negociación en Los Pinos entre el presidente Ernesto Zedillo, Francisco Labastida y Roberto Madrazo para acordar el retorno de éste a la gubernatura, fue “la escrituración de Tabasco para que los madracistas tengan rancho pa’rato”, tronó colérico el ex diputado federal priista, ganadero y empresario hotelero, César Raúl Ojeda Zubieta.

“Es un hitlercito corrupto. Eso es lo que regresa a Tabasco”, opinó con no menos irritación el diputado federal panista, Juan José Rodríguez Prats.

Y es que el inesperado retorno de Madrazo a la gubernatura de Tabasco, anunciado el 25 de noviembre de 1999, no sólo enfadó a partidos de oposición y distinguidos priistas, sino que tomó por sorpresa al propio gobernador interino, Víctor Manuel Barceló, a quien, nueve días antes, el Comité Directivo Estatal del PRI había otorgado su apoyo para concluir el sexenio madracista el 31 de diciembre del año 2000.

El mandatario interino tuvo que abandonar abruptamente una reunión que presidía en la biblioteca José María Pino Suárez con el Colegio de Profesionistas con Especialidad en Turismo. A esa hora, 9:30 de la noche, se dirigió presuroso al Palacio de Gobierno.

Minutos antes, en la residencia oficial de Los Pinos, Madrazo había anunciado su decisión de reasumir la gubernatura.

Esa noche hubo importantes reuniones en distintos lugares. En Palacio de Gobierno, Barceló se reunió con sus únicos funcionarios leales: la secretaria de Gobierno, Martha Guadalupe Castillo; el coordinador del Comité de Planeación de Tabasco (Copladet), Eduardo Estaño Vidal; y la madracista directora de Comunicación Social, Ady García.

En la Cámara de Diputados, el presidente de la Gran Comisión y coordinador de la campaña de Madrazo en Tabasco para la frustrada candidatura presidencial del PRI, Manuel Andrade Díaz, así como Pedro Jiménez León —coordinador a nivel nacional—, cabildeaban con legisladores de oposición su asistencia a la sesión del día siguiente para probar en retorno de Madrazo.

En el Centro Administrativo, en el despacho del Contralor, Floricel Medina Péreznieto, festejaban los más importantes “madracistas”, encabezados por las hermanas Graciela y Georgina Trujillo, hijas del ex gobernador Mario Trujillo, la primera, secretaria de Educación, y la segunda alcaldesa del municipio de Centro.

Mientras Barceló y su esposa Josefina Monroy abandonaban el Palacio de Gobierno, para dirigirse a la residencia Quinta Grijalva, donde pasaron su última noche, el gabinete madracista se reunía para festejar ruidosamente en casa del constructor Manuel Felipe Ordóñez Galán.

“Barceló, por su investidura de gobernador, merecía un trato diferente al que en este caso recibió”, protestó el ex diputado federal Francisco Peralta Burelo, segundo en el equipo de campaña de Francisco Labastida en Tabasco.

“Creo que la Presidencia de la República debe tomar providencias para que esto no sea un posicionamiento tipo virreinato, como dijo el propio Labastida en su visita por acá”, alertó.

“No se vale la forma en que lo sacaron de Palacio de Gobierno”, criticó el senador Héctor Argüello López, ex dirigente estatal del PRI, que renunció a ese partido luego de sumarse al Frente Amplio por la Democracia y Contra la Represión, integrado por líderes perredistas, panistas y del Partido del Centro Democrático.

En tanto, el Comité Directivo Estatal del PRI no había fijado su postura respecto al retorno de Madrazo. Apenas nueve días antes, el 16 de noviembre, mediante un desplegado periodístico había manifestado su apoyo a Barceló para que continuara al frente del gobierno.

“Siga usted, gobernador Barceló, al frente del estado y cuente con el respaldo de su partido. Bajo su liderazgo habremos de recuperar lo perdido y devolver a cada familia tabasqueña la vitalidad, el entusiasmo y la esperanza”, resumía el desplegado firmado por el dirigente estatal del PRI, Santa Magaña Izquierdo.

EL ESPERADO RETORNO

La mañana del viernes 26, Madrazo ofreció una entrevista al noticiario Telereportaje que se transmitía por el estación XEVT, en la que rechazó que hubiese negociado su retorno a la gubernatura en la reunión en Los Pinos.

“Totalmente no existe la palabra negociación”, dijo, y explicó que de lo que más se habló fue la forma en que Tabasco “siga adelante en su desarrollo y re-construcción”.

“Tomé la decisión de dejar mis intereses de carácter personal y regresar a mi estado por razones de compromiso con la gente de Tabasco… Cuando hablé con el señor presidente sobre este tema, desde luego que había otras alternativas, pero para mí lo importante era regresar y cumplir con los tiempos, terminar un mandato que la gente me había entregado y más en las condiciones en que la gente de Tabasco se encuentra hoy en día.”  Citados desde la noche anterior para una sesión “urgente”, 20 diputados (19 del PRI y uno “independiente”, en ausencia de 10 legisladores expulsados del PRD y uno del PAN) aprobaron la solicitud de Madrazo para dar por concluida la licencia que por tiempo “indefinido” se le había otorgado para separarse del cargo.  El diputado federal panista Juan José Rodríguez Prats comentó:

“Nuevamente se le hará un favor a su economía personal desde la gubernatura. Y no lo digo yo. Labastida acusó a Madrazo de utilizar 110 millones de pesos del presupuesto estatal para su campaña. Eso lo denunciamos nosotros desde 1994 y 95; ahí están los testimonios. Esteban Moctezuma dijo que era un hitlercito corrupto. Eso es lo que regresa a Tabasco”.

—¿Significa que Zedillo le entregó Tabasco a Madrazo?

—Yo creo que sí. Y lo hace Zedillo porque está extorsionado por Madrazo. Zedillo es cómplice de Madrazo, de eso no hay duda. Madrazo acusó a Zedillo de haber recibido dinero de Cabal Peniche.

El ex diputado federal, César Raúl Ojeda Zubieta, dijo que con el regreso de Madrazo se cargaron “brutalmente” hacia un solo dado los dados de la sucesión para la gubernatura, lo que probablemente haría reflexionar profundamente “a dos o tres de los aspirantes a la nominación priista”.

Advirtió que en esas condiciones, “a quien indique Madrazo, hacia quien genere sus simpatías, será sin lugar a dudas el postulado para encabezar al PRI en Tabasco para la elección Constitucional del año 2000”, por lo que quedaban descartados el senador Humberto Mayans y el diputado federal Arturo Núñez, coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados.

Alrededor de las 3 de la tarde del viernes 26 de noviembre, en vuelo comercial, Madrazo y su esposa, Isabel de la Parra, volvieron a Tabasco. La ruidosa recepción en el aeropuerto fue similar a la que se le organizó a su retorno después de su aplastante derrota ante La-bastida en la elección interna para la candidatura presidencial del PRI.

A las 4:15 de la tarde entró al Palacio de Gobierno, donde lo esperaban Barceló Rodríguez y su esposa Josefina Monroy. Luego de una plática privada, salieron juntos al balcón para saludar al gentío que abarrotaba Plaza de Armas.

Así, Madrazo reasumió la gubernatura para pre-parar su propia su-cesión y cumplir la palabra empeñada del presidente Ernesto Zedillo: “Gobernaremos juntos hasta el año 2000”.