CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Historia de la Feria Tabasco
Conoce la historia de las ferias regionales en Tabasco.
Flor Tabasco, Flor, expo, expo tabasco, Tomás garrido, flor de oro, embajadoras, mensajeras del progreso, feria Tabasco, tabasco, espectacular, historia, feria, exposición regional, feria tabasco, tomás garrido, parque tabasco, elección
17987
page-template-default,page,page-id-17987,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive
 

HISTORIA DE LA FERIA TABASCO

El primer antecedente que se tiene de ferias en Tabasco data de 1880, cuando el gobernador Simón Sarlat Nova convocó a los productores y artesanos de los 17 municipios del estado de Tabasco para que acudieran a exponer los productos propios de sus regiones. La exposición llamada “artístico-­industrial” se efectuaría cada año y se realizaría primero en la Sala de Cabildos del Ayuntamiento y después en un predio que ocupaba la llamada “Casa de Piedra”, la cual estaba ubicada frente a la Plaza de Armas de Villahermosa.

PRIMERA EXPOSICIÓN

Narra José Bulnes en su libro Gobernantes de Tabasco que, a principios de 1898, el profesor Alberto Correa Zapata junto al botánico José Narciso Rovirosa y el historiado Manuel Gil y Sáenz, organizan una exposición regional tabasqueña. Para ello, el profesor correa funda la Sociedad de Concursos, para otorgar premios a los expositores de flores, frutas, animales y artesanías, productos exclusivamente tabasqueños.

Esta Sociedad se inició en el domicilio del profesor Correa Zapata que vivía a un costado del parque Juárez, que en esa época era un terreno baldío con alambrada, lleno de cuajilotes (un tipo de árbol) y yerba-martín, ya que se había secado el arroyo “El Jícaro”.

Entre quienes firmaron se encontraban César Sastré Ventre, José Julián Dueñas, Benito Cruces Sastré, José Bulnes Tavares, Benito y César Sastré Verau, José Julián Dueñas, Manuel Díaz Prieto y Pío Garrido.

La primera exposición se instaló en los terrenos de la antigua finca perteneciente al italiano Guiussep Moscardi, al final del playón, hacia el norte en lo que se conoció después como “El Tívoli” de Pepe Graham y pasó a ser propiedad del español Chucho Aguirre en lo que es hoy la colonia Casa Blanca junto a un extremo de lo que es hoy el puente Grijalva.

Esta feria se inauguró el 28 de mayo de 1898 con la presencia del entonces gobernador Abraham Bandala, el presidente municipal de centro, Salvador de la Rosa,  los magistrados del tribunal de Justicia, Higinio Camelo Cruzado,  Rodulfo Brito y José Miguel Sandoval y el diputado local Felipe J. Serra entre otros.

El programa consistió en:

I.- Programa de música por la banda del estado dirigida por Guillermo Skildsen Cáceres.

II.- Discurso explicativo del Ing.  José N. Rovirosa.

II.- Pieza de música.

IV.-Poesía por la señorita Dolores Correa Zapata.

  1. Pieza de música.
  2. Palabras de Marcos E. Becerra, oficial mayor del régimen, en nombre del gobierno del estado.

Los productos se expusieron en anchas y largas mesas de madera bajo los árboles, se expusieron flores, frutas, dulces, chocolate, cigarros, puros, jabones, medicinas, longaniza, quesos, mantequilla, animales: vacas, toros, caballos, mulas. yeguas, gallinas, gallos, perros y puercos.

Además, cacao de la Chontalpa, azúcar de los ingenios Nueva Zelandia, Santa Rosalía, Santa Rita, El Progreso, El Censo, San Cándido, San Fidencio, El Edén, y Salamanca.

Ganado de don Honorio Lastra, Bernardino Lanz, Pío garrido Lacroix, Julián Dueñas, Policarpo Valenzuela, entre otros.

Maderas de Manue Jamet, Policarpo Valenzuela, Romano y Bulnes.

Los municipios enviaron sus productos.

Balancán ganado; Monte Cristo (Emiliano Zapata) maíz; Frontera, Cupilco y Tonalá coco y pescado; Jonuta, ganado; Jalapa, dulces; Jalpa de Méndez, jícaras, yaguales, escobas y lías; Tacotalpa, azúcar y maíz; Tenosique, cal; Teapa, caballos; Paraíso, coco y mariscos; Nacajuca, petates y hamacas; Tenosique, madera; Macuspana, petróleo que descubrió el presbítero Manuel Gil y Sáenz, que exhibía en latas y en la noche servía para alumbrar en las noches la exposición.

Los premios eran para los primeros tres lugares, 100, 50 y 25 pesos respectivamente.

Inclusive Manuel Gil y Sáenz participó con encurtidos y ganó un premio; el farmacéutico Manuel Pons ganó con una “lombricera vegetal”; Casa Pagés por pelotas de jabón y velas; los hermanos Ávalos de Huimanguillo por sus puros; Leandro Alfaro por dos perros de presa; Flavio Lastra por un hermoso caballo negro; Policarpo Valenzuela por una vaca lechera; Julián Dueñas por sus toros de lidia; Manuel Cahero por sus acabados en cazos y pailas de cobre; las casas Romano, Bulnes y Valenzuela por sus maderas preciosas, y varios premios más.

Se realizaron tres exposiciones 1898, 1899 y 1900.

EL PARQUE TABASCO

“Desde 1927 Don Tomás Garrido Canabal venia acariciando la idea de hace una exposición regional, agrícola, ganadera, pero no encontró el sitio – apropiado en Villahermosa, de allí que la primera exposición de esta índole, se efectuara en la ciudad y Puerto de Frontera, siendo inaugurada por el General Álvaro Obregón quien visitaba a Tabasco en su segunda campaña presidencial, precisamente en marzo de 1928 siendo gobernador Ausencio C. Cruz.

Existía por aquel entonces una finca llamada “Santa Gertrudis” que ocupaba los terrenos de la antigua estación agrícola experimental, esa finca abarcaba desde lo que hoy es conocido por Prados de Villahermosa y  Fraccionamiento Bonanza, hasta la laguna llamada entonces de “El Ne­gro”, terreno que era propiedad del español Don Santiago Fernández que se lo vendió al también español Don Manuel Amieva, quien a su vez de hecho lo regaló al gobierno de Garrido.

Era un lomerío con grandes zarzales en que destacaba una ceiba milenaria y una veintena de árboles frondosos de mango; entre los zarzales y acahuales abundaban las ser­pientes venenosas y en las aguas de la laguna había mucho lagarto, habiéndose logrado cazar a dos enormes saurios que median como 7 metros de largo cada uno.

Se trabajó día y noche y durante meses, barriendo acahuales, limpiando los jacintales de la laguna, y rellenando de arena las orillas del poético lago y construyendo un pequeño balneario llamado “El Corozo” y multi­tud de kioskos para exponer productos agrícolas, ganaderos y artísticos de los 17 municipios del Estado y de pueblos como Tamulté y Atasta; así se efectuó la segunda exposición regional, agrícola, ganadera, industrial y artística en la primavera del año de 1929; fue tanto el éxito alcanzado por esta fiesta del pueblo, que a pesar de que un fuerte norte estuvo azotando a la región y de los grandes lodazales que se formaban; verdaderos enjambres de hombres y mujeres sobre todo jóvenes, acudían al lugar en que se efec­tuó esta exposición que había de llegar a ser tradicional.””

Nota: La segunda exposición regional, agrícola, ganadera, industrial y artística se inauguró el 5 de febrero de 1930 y no en 1929, basados en el Informe de Gobierno de Ausencio C. Cruz el 16 de Septiembre de 1930 y se organizó a iniciativa del Lic. Tomás Garrido Canabal de acuerdo al folleto de la Exposición Regional de 1930.

LAS EXPOSICIONES

“Se iniciaban las exposiciones con un desfile de charros y chinas pobla­nas que salían del frente del Palacio de Gobierno. Se elegía una mensajera del progreso por cada municipio y una representante de la raza, to­das ellas montaban magníficos caballos y eran escoltadas por los charros. Atrás iba el pueblo en los escasos automóviles y camiones que habían entonces; pero la mayoría iba a pie, Marimbas y banda de música alegra­ban la fiesta y el desfile. Se iniciaba el festejo a las 9 de la mañana y se terminaba a las 12 de la noche, tocando las golondrinas en todos y cada uno de los kioskos. Estaba prohibido tirar voladores y tocar música ex­tranjera.

En la mañana habían kioskos en donde se obsequiaba leche, chorote y conservas, a las familias campesinas venidas de lejos y claro que se colaban muchos pobres de la ciudad. A más de los kioskos que eran construídos con motivos regionales, habían docenas de arriates con flores y fuentes, los arriates estaban construidos simulando a la perfección la­gartos, rosas y otras figuras decorativas y de gran belleza que estaban hechas con piedras de regular tamaño y pintadas de blanco.”

“En la parte alta de la ceiba se construyó algo que se hizo famoso y que se llamó “el nido de águilas”, al que se subía por una escalera de cara­col que daba acceso a un tablado resistente, firme y seguro en que po­dían danzar hasta 9 parejas. No se permitía que subiera demasiada gen­te, y personas encargadas para el efecto vigilaban que las parejas baila­ran solamente 3 ó 4 piezas para que todos, sin distinción, pudieran go­zar de aquel paraje.

Por otro lado había un intrincado laberinto hecho con arrayanes. Este­ singular atractivo fue construido por un japonés y era el sitio preferido por las parejas de enamorados. Este mismo japonés fue el que construyó los arriates de que hemos hablado. Uno de los números más atrayentes en estas exposiciones, fue el llamado “mapa de Tabasco”, diseñado e inspirado por el artista Ángel Gil y Noxer y el Profr. Marcelino Cabieses Azué. El mapa tenía una altura de unos 2 metros para ir declinando hasta una altura de 80 centímetros. En él, figuraban todos los municipios y en el centro de cada uno de ellos había una especie de tribuna de la que iba emergiendo una bella señorita ataviada con traje dibujado con motivos propios de cada región.

La de Tenosique, aparecía con traje que simulaba cedros y caoba; la de Macuspana, con torres de petróleo; la de Huimanguillo, con hojas de tabaco; la de Paraíso, con mariscos; la de Comalcalco, con mazorcas y matas de cacao; la de Cárdenas, con caña de azúcar; la de Jalpa, con jicaritas  bordadas y así sucesivamente hasta emerger una hermosa mujer de tez morena que vestía el traje regional y a la que se le daba el nombre de “Flor de la Raza”. Cada una de estas mujeres pronunciaba una breve – composición literaria aludiendo al municipio que representaba ya sus hechos históricos y distintivos culturales.

Estas exposiciones de Garrido duraron desde 1928 hasta 1935 en que caído Garrido fueron suspendidas durante los años 36 y 37; el Goberna­dor Fernández Mañero logró celebrar dos exposiciones, el 38 y el 39, pe­ro en el 40 y el 41, el campo de la exposición fue abandonado y el tiempo lo convirtió nuevamente en un acahual sobre el que flotaban las ansias del progreso y las esperanzas de trabajo del pueblo tabasqueño.”

“Cuando llegó al poder el licenciado Noé de la Flor Casanova, mandó a construir en los terrenos de la exposición lo que llamó el “Parque Tabas­co” con 17 avenidas que desembocaban en un kiosko central, había jardi­nes y un magnifico parque infantil con columpios y toda clase de juegos. Cada avenida llevaba el nombre de un municipio y a la entrada fue coloca­ do el busto del sabio Don José Narciso Rovirosa y frente al municipio de Teapa, se erigió un monumento con la estatua del General Miguel Ale­mán, con lo que se conformaban 3 monumentos con el del General Ál­varo Obregón que fue construido por Garrido y que los destructores de los kioskos y salones de la exposición regional respetaron y no se atrevieron a derribar, conformándose con llevarse unos cañones y balas de cañón que servían de adorno a este monumento.

Este Parque de Tabasco fue muy concurrido durante los gobiernos de De la Flor, de Santa María y de Bartlett, quien construyó un Salón Central que posteriormente remodeló el Gobernador Mora, hasta que llegó al poder como Gobernador Sustituto Constitucional, el General Miguel Orrico de los Llanos, quien reinició las exposiciones regionales en el año de 1956, enumerándolas a partir de ese año. El Lic. Carlos A. Madrazo amplió el salón central y le dio a la puerta de acceso una arquitectura futurista, creando ai lado izquierdo de la entrada la Plaza de la Juventud.

Al llegar al poder Manuel R. Mora le devolvió a las exposiciones la numeración que por ley le correspondía, omitiendo nada más la de Frontera.

Asimismo construyó el Teatro del Pueblo, con capacidad para más de 10 mil espectadores y que es donde ahora se celebran las culturales y ol­vidándose de viejos prejuicios políticos, le impuso al parque el nombre de Don Tomás Garrido Canabal.

Al llegar al poder el licenciado Mario Trujillo García, construyó total­ mente un nuevo Salón Central, para lo cual previas consultas técnicas con autoridades forestales, se derribó la ceiba en que otrora se había construido el nido de águilas; este gobernante reformó por completo to­da la construcción de los kioskos creando un paseo moderno en que se puede admirar un bello y poético paseo a orilla de la laguna de las ilu­siones, y no solamente le permitió a los amigos de Garrido erigir una estatua a éste, sino que regaló el monumento que sirve de base a la estatua y con su carácter de Gobernador, la develó un 8 de abril, ani­versario de la muerte del hombre del sureste.”

 

Trinidad Malpica H.

 

Fuente:

 Tabasco, sus Exposiciones y su folklore. (1976). Gobierno del estado de Tabasco.

Como menciona don Trinidad Malpica, las exposiciones fueron suspendidas por algunos años y en marzo de 1956 se reanudan las Exposiciones Regionales Agrícolas, Ganaderas, Industriales, Comerciales y Artísticas del Estado de Tabasco en los antiguos campos de las “Exposiciones” garridistas (1929 – 1935), donde el gobernador Noé de la Flor Casanova (1943 – 1946), había construido el Parque Tabasco, hoy Parque Tomás Garrido Canabal.

Cada municipio erigió un pabellón o kiosco para exhibir sus productos agrícolas, industriales, comerciales o artísticos y, al igual que en las exposiciones garridistas, atendían a los visitantes las representantes de cada municipio, a semejanza de las Mensajeras del Progreso.

El baile principal de esa primera exposición del Tabasco moderno fue organizado por el Club Capri para elegir al “Traje Regional de Gala de la Mujer Tabasqueña”, mediante un concurso en el que participaron las representantes de los municipios así como diversas damas de la sociedad tabasqueña que inscribieron sus creaciones. El primer lugar lo ganó la macuspanense, Eloisa Solórzano González. A partir de la primavera de 1957, se une la elección de la Flor Más Bella, un evento realizado por el Club Bugambilia.

El evento se realizó en el Parque Tabasco hasta 1982, fecha en que se trasladó al parque La Choca, por el enorme número de visitantes.

En 1998 el evento cambió de sede del Parque La Choca al nuevo Parque Tabasco, construido cruzando el río Carrizal, un espacio abierto con amplio estacionamiento y enormes naves que lamentablemente hicieron que la Feria perdiera su esencia. Antes se caminaba alrededor del parque visitando los pabellones que físicamente representaban la característica de cada municipio y en donde la gente se divertía escuchando música y adquiriendo productos de los anfitriones.

Las exposiciones y la feria se han ido transformando y se ha creado un evento adicional denominado Pre-Feria, donde anteriormente se realizaba un vistoso desfile de Barcos Alegóricos que navegaban el río Grijalva frente al malecón con las embajadoras a bordo, actividad que en los últimos años dejó de realizarse.

La Pre-Feria actualmente es una etapa en la cual se da preparación intensiva a las embajadoras, se presentan a los medios masivos de comunicación, participan en un desfile de modas, cena en la Quinta Grijalva, la imposición de bandas, desfile en carros alegóricos por las principales avenidas de Villahermosa, siendo el punto final la elección de la Flor Más Bella en el Centro de Convenciones.

Los Eventos de la Pre-Feria son:

PRESENTACIÓN DE EMBAJADORAS

Marca el inicio de los eventos de la pre-feria. Consiste en la presentación de cada una de las 17 embajadoras a los medios de comunicación.

IMPOSICIÓN DE BANDAS

Es el primer evento masivo de la pre-feria y es sin duda, el más popular. Se realizaba en la plaza de toros, posteriormente se realizó en el teatro al aire libre del parque La Choca, el estadio olímpico de la ciudad de Villahermosa y su última sede fue la explanada del estacionamiento del Parque Tabasco.

Ante la asistencia de entre 40 a 45 mil personas, desfilan por una pasarela las 17 embajadoras para que la población las pueda conocer en persona o a través de la televisión. Al término del recorrido, el Gobernador del Estado, coloca a cada una de las jóvenes la banda que las acredita oficialmente como representantes de cada municipio.

DESFILE DE CARROS ALEGÓRICOS

Se realiza en las principales avenidas de la ciudad de Villahermosa. Cada ayuntamiento adorna su carro con motivos típicos de su región. Las embajadoras viajan en el carro de su respectivo municipio, aventando dulces típicos y recuerdos a los miles de asistentes . Junto con los 17 carros alegóricos de los municipios, participaban también otros vehículos como el de la Secretaría de Turismo (en el que viajaba la Flor de Oro saliente), universidades, escuelas, cámaras empresariales y empresas patrocinadoras de la feria.

 

DESFILE DE MODAS

Es un tradicional evento social en el que las modelos son las mismas embajadoras. Su carácter es altruista, ya que los recursos recaudados son donados para ser utilizados en programas asistenciales.

FLOR MÁS BELLA

El evento cumbre es la elección de la Flor Más Bella de Tabasco. La exposición es inaugurada al día siguiente de la elección con la participación de la ganadora del certamen que acompaña al Gobernador del Estado a los principales foros y eventos de esta celebración.

Actualmente los pabellones municipales se instalan en una de las naves del Parque Tabasco pero no pueden traer sus grupos musicales como anteriormente ocurría ya que el sonido se mezcla, es altísimo y no se distingue; sólo puede haber un grupo por día.

En el parque se disfrutan espectáculos gratuitos en el Teatro del Pueblo y el teatro al aire libre, donde se presentan artistas nacionales y diversos espectáculos. El Palenque de Gallos es el espacio para reconocidos intérpretes; hay un área de juegos infantiles, así como la famosa Exposición Ganadera, donde productores de todo el estado exhiben sus mejores ejemplares.

Fuentes y fotografías:

  1. Torruco Saravia, Geney (1987). Villahermosa Nuestra Ciudad Tomo I. Ayuntamiento constitucional de Centro.  Villahermosa, Tabasco.
  2. Matus de Sumohano, Edith (1999). Lo que el tiempo quiere olvidar. Villahermosa, Tabasco.
  3. Balcázar Antonio, Elías (2014) Tabasco a dos tiempos. UJAT. Villahermosa, Tabasco.
  4. Caparroso Valencia Amado; Dromundo, Baltazar; González Calzada, Manuel. (1973) Tomás Garrido Canabal, hombre, ciudadano, político. federación Editorial Mexicana. México
  5. Dromundo Batazar. (1953) Tomás Garrido, su vida y su leyenda. Editorial Guarania. México.
  6. Tabasco – Enrique González Pedrero 1983-88 – Septiembre 1988.
  7. Tabasco, sus exposiciones y su folklore. (1976) Gobierno del estado de Tabasco. Villahermosa, Tabasco.
  8. Camelo G. Joaquín (1930). Exposicion Regional Tabasqueña. Ediciones Redención. Tabasco, México.
  9. Sitio web Mediateca del INAH.

G A L E R Í A