CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena de Tabasco
El Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena de Tabasco nace en 1983, dentro del Programa de Desarrollo de la Comunidad, a cargo del DIF Tabasco, consolidándose paulatinamente en las comunidades de Oxolotán, Tacotalpa; Tucta y Mazateupa, Nacajuca; Simón Sarlat, Centla; Los Pájaros, Jonuta, villa Quetzalcóatl, Balancán; y Redención del Campesino, Tenosique.
teatro campesino e indígena, teatro, enrique ginzález, julieta campos, teatro, oxolotán, ltci
27025
page-template-default,page,page-id-27025,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

LABORATORIO DE TEATRO

CAMPESINO E INDÍGENA DE TABASCO

Los LTCI’s tienen su antecedente más importante en los talleres de teatro del Centro Cultural Cordemex y el Taller de Teatro Virgilio Mariel (1972-1980). Ahí se formaron los Maestros y se trabajó con campesinos, indígenas y obreros.

Sus objetivos son:

1) Formar trabajadores de Teatro Campesino e Indígena.

2) Rescatar valores artísticos y estéticos de las etnias y grupos con que se trabaja en lo general y de obras de teatro clásicas de autores locales y de todo el mundo, adaptadas al entorno particular de las diferentes culturas: chontal, chol, zoque, maya, mayo, náhuatl, etcétera.

3) Contar con un repertorio de teatro campesino e indígena en general y obras clásicas en particular nacionales e internacionales o de autoría local.

4) Formar maestros de teatro campesino e indígena. 5) Participar en festivales, concursos y temporadas de teatro nacionales e internacionales.

Con el apoyo de Julieta Campos de González Pedrero, María Alicia Martínez Medrano, al llegar a Tabasco y funda el Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena, en Tabasco.

Imagen de una obra teatro del Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena, dirigido por María Alicia Martínez Medrano / INBA/CITRU. Archivo Fotográfico General.
Equipo técnico, docente y dirección escénica de la obra “Bodas de sangre” de Federico García Lorca, presentada en el marco del Festival latino de Nueva York, E.U. en 1986, en Sullivan Country, Catskill.
Reconocimiento entregado a María Alicia Martínez Medrano en 2013 por su labor.

El Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena de Tabasco nace en 1983, dentro del Programa de Desarrollo de la Comunidad, a cargo del DIF Tabasco, consolidándose paulatinamente en las comunidades de Oxolotán, Tacotalpa; Tucta y Mazateupa, Nacajuca; Simón Sarlat, Centla; Los Pájaros, Jonuta, villa Quetzalcóatl, Balancán; y Redención del Campesino, Tenosique.

El  de  actores  y danzantes surge como proyecto del Instituto de Cultura de Tabasco (ICT) sustentado por el sistema Constantín Stanislavski. El método fue utilizado por María Alicia Martínez Medrano en la  comunidad  de Oxolotán, Tacotalpa, Tabasco, que tenía algunas costumbres particulares de la etnia zoque, lo que permitió que la forma de enseñanza se sustentara específicamente  para este grupo.

El  método  se  utiliza  cuando  las personas inician solo para saber qué se siente bailar o actuar y la teoría es para reforzar el conocimiento práctico que ya se tiene. El teatro maneja un estilo artístico y estético propio, que habla de las raíces indígenas, de lazos de cohesión del ser humano, la participación multitudinaria de actores y el uso de locaciones naturales como escenografía.

Tras un año de reclutamiento y dos de preparación artística, se formaron dos  generaciones  de  alumnos,  la  1983,1988 y la 1989-1994 (Laboratorio, 1986).

Entre las puestas en escena se encuentran la obra de “Bodas de Sangre” adaptación de la directora del LTCI, “Una edad feliz” y “El  Evangelio  según  San  Mateo”,  entre otras.

Las obras  se  montaban  en lugares  abiertos  y  llegaron a ser presentadas por personas ilustres, políticos, actores, dramaturgos e incluso, el mismo presidente de la república.

Con la obra de García Lorca, “Bodas de Sangre”, el LTCI participó en festivales estatales, nacionales e internacionales en Nueva York, en Estados Unidos, y Cádiz, España y recibió múltiples reconocimientos y premios de compañías, asociaciones e instituciones alrededor del mundo.

Al  término  de  sus  estudios,  los  artistas fueron    reconocidos    y    calificados    por dramaturgos,   investigadores,   directores, actores y maestros de teatro como Tomás Espinosa (+), Claudio Obregón, Ana Ofelia Murguía, Beatriz Sheridan y Martha Ofelia Galindo,     entre     los     más     conocidos.

Durante  el  tiempo  de  gobierno  de  Lic. Enrique   González   Pedrero,   los   artistas llegaron a participar en eventos nacionales e internacionales, tales como:

  • El Festival Latino de Nueva York (1985)
  • El Festival Iberoamericano  de Teatro,  en  Cádiz  y  en  Madrid, España (1987)
  • El Festival Internacional Cervantino, en México.
  • El Festival Shakespeare   de Nueva York (1990).

El éxito fue tan grande que con  tan  solo  escuchar  el nombre  del  LTCI,  las  personas  sabían  y conocían  la  calidad  académica  y  teatral que tenía. Es importante señalar que, todo el país, fue en Tabasco donde el proyecto tuvo  más  éxito,  según  se  advierte  en  los resultados de 1987. La academia llegó a tener más de 2,000 alumnos.

Con  las  extensiones  se  pretendía  que  se formara en cada estado de la república un LTCI,  con  el  fin  de  unificar  al  país  y  que cada  uno  de  los  estados  representara  al mismo,  en  diversos  encuentros  teatrales.

En este  sistema  de  teatral,  se  logró  unificar a los grupos o etnias del país con una sola forma  de  hacer  lo  que  realmente  ellos querían aprender.

En la obra “Tabasco, un jaguar despertado” (1996), de Julieta Campos, describió al LTCI como una experiencia artística fundadora y única, principalmente por lo sucedido con los ch’oles de Oxolotán, quienes formaron la compañía de teatro, además por la proyección que tuvo a nivel internacional.

Las experiencias fueron profundamente significativas no solo para Julieta Campos, lo fueron también para los indígenas, pues durante los años en que tuvo actividad el LTCI, se pavimentaron calles, se construyó en el poblado Oxolotán una red de alcantarillado, se electrificó una parte del pueblo, se potabilizó el agua, se construyó una tienda rural, y se mejoraron los caminos y veredas para llegar a este poblado.

Actualmente han vuelto a resurgir con el apoyo del gobierno federal y estatal.

Fuente:

  1. López, F. J. G. (2019). Julieta Campos e Irena Majchrzak, acciones comunitarias en el Tabasco indígena durante los años 80. Revista Conjeturas Sociológicas, 266-288.
  2. García, L. A. H. (2020). Breve historia del laboratorio de teatro campesino e indígena de Tabasco, 1983-2010. Ecos sociales8(23).
  3. Blog del Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena, fundado por la maestra María Alicia Martínez Medrano.