VII.- LAVADO DINERO EN LA CAMPAÑA DE MADRAZO

Por: Armando Guzmán

Presentada la demanda ante la PGR contra los presuntos responsables del Tabascogate, las “cajas de la infamia” iniciaron —el 26 de junio de 1995— un periplo por todo Tabasco para que los ciudadanos observaran y corroborarán con sus propios ojos los documentos originas de la secretaría de Finanzas del PRI que contenían los gastos electorales de  Roberto Madrazo en 1994, superior a los 270 millones de pesos.

Primero, los perredistas las exhibieron en Plaza de Armas, donde seis meses atrás, en enero, fueron apaleados y desalojados violentamente por pandilleros y priistas, en defensa del “legítimo” triunfo de Roberto Madrazo.

Posteriormente, las exhibieron en plazas públicas de varios municipios para que los tabasqueños conocieran las entrañas del fraude electoral madracista.

Dos días después, cayó Esteban Moctezuma de la secretaría de Gobernación por su incapacidad para manejar la crisis política tabasqueña y no lograr la salida de Roberto Madrazo de la gubernatura, como se había ofrecido al PRD. Lo sustituyó Emilio Chuayffet.

Actor estelar en el conflicto poselectoral de Tabasco, Andrés Manuel López Obrador relató que en los aproximadamente 12 encuentros que sostuvo con Esteban Moctezuma, lo dejaron como un funcionario bien intencionado, pero inexperto políticamente, indeciso, carente de información política y sin respaldo presidencial.

“Fue perdiendo autoridad política y moral hasta rebelarse como un hombre sin palabra, que en política cuenta mucho. Echarse para atrás y no resolver el caso Tabasco influyó mucho en su salida de Gobernación”, indicó.

De sus encuentros con Moctezuma, recordó tres con mayor precisión. Dos en casa del consejero ciudadano del IFE, Santiago Creel, y otro cuando se decidió que habría nuevas elecciones en Tabasco.

El primer encuentro se concertó cuando la campaña de Roberto Madrazo avasallaba a los opositores. Antes de las elecciones del 20 de noviembre (1994), Porfirio Muñoz Ledo buscó a Moctezuma y acordaron una cena en casa de Creel.

Rafael López Cruz, representante del PRD ante el CEE, tachó de “cínicas” las declaraciones de Quintana, pues nunca se constituyó la referida comisión revisora de gastos de campaña “porque desde el 12 de diciembre se suspendieron las sesiones y no convocaron a una más para defender el fraudulento triunfo de Roberto Madrazo”.

Recordó que antes que se venciera el plazo – 20 de enero-  para entregar los gastos de campaña, se presentó ante la CEE “pero nadie me recibió la documentación porque los principales funcionarios electorales se estaban mudando a los nuevos cargos ofrecidos por Madrazo”.

Por ello, afirmó, el PRD “no presentó su gasto de campaña como tampoco lo hizo el PRI ni otro partido”.

A seis meses de gobierno madracista, Tabasco se convulsionaba en protestas, reclamos y manifestaciones, en espera de la resolución de la PGR en torno al gasto de campaña de Madrazo.

Plaza de Armas y la Quinta Grijalva eran centros permanentes de inconformidades y de huelgas de hambre como último recurso para conseguir audiencia y ser escuchados por el cuestionado gobernador.

Hostigado y para demostrar que gobernaba “para todos”, el mandatario inició giras por municipios gobernados por el PRD, rodeado de 30 guardaespaldas e ignorado por los alcaldes del sol azteca.

Los empresarios, tradicionales aliados, también protestaban por los primeros turbios negocios del gobierno madracista. Principalmente del ramo automotriz y de seguros, quienes se quejaban de millonarias compras sin licitación pública como establecía la Ley de Adquisiciones de Bienes y Servicios del gobierno estatal.

Fernando Pazos de la Torre (ya fallecido) -hermano del economista Luis Pazos-, José Miaja Álvarez y Héctor Castillejos, concesionario de la Ford y gerentes de ventas de la Chevrolet y Volkswagen, respectivamente, denunciaron que el gobierno madracista adquirió 60 vehículos sin concurso público.

Los vehículos -30 Cavalier y 30 camionetas Pick Up para la policía judicial y preventiva- fueron comprados directamente a la otra agencia Chevrolet, propiedad del empresario Sergio Cruces Galán, miembro del comité de financiamiento del PRI y cabeza del grupo “Fuerza Ciudadana” durante la campaña electoral de Madrazo.

Hasta Junio de 1994, la empresa Crufer Accesorios -propiedad de Cruces Galán- tenía deudas por 22 millones de pesos, según un informe confidencial del Centro Bancario de Villahermosa.

Al término del gobierno de Roberto Madrazo, el empresario Galán Cruces era ya propietario en Tabasco de las agencias distribuidoras de los vehículos de lujo BMW, Cadillac, Porsche y Hummer.

A la protesta se sumó el presidente de la Junta Coordinadora Empresarial, Martín Rueda de León, quien acusó que las agencias de Seguros y Fianzas de Tabasco – de la cual también era dirigente- fueron engañadas por el gobierno estatal.

Denunció que mientras la secretaría de Planeación y Finanzas los invitaba a participar para contratar seguros y fianzas para sus bienes, cerraba contratos con una compañía del Distrito Federal.

“Esto es una competencia desleal”, acusó el líder empresarial en una reunión con el gobernador Madrazo, quien solo ofreció “investigar”.

Así como la procuraduría de Justicia ofreció “investigar” el atentado en contra de la vida del periodistas Isidoro Pedrero Totosaus, ocurrido la madrugada del 26 de junio.

La recámara del comunicador fue baleada tres veces. Su esposa y dos hijos dormían en otra habitación. Pedrero Totosaus no se encontraba. Había salido un día antes al municipio de Tenosique donde comió con el vocero del presidente Ernesto Zedillo, Carlos Salomón Cámara, originario -igual que el periodista – de ese municipio.

“Responsabilizo directamente a Roberto Madrazo del atentado contra mi vida. La bestia anda suelta”, acusó el destacado columnista ante los medios de comunicación.

Pedrero Totosaus era de los pocos periodistas críticos del gobierno de Madrazo y par-ticularmente de derroche priista en la campaña para la gubernatura “mientras el pueblo tabasqueño se debate en la miseria y el hambre”, escribió en una de sus leídas columnas políticas. Enfermo, el comunicador murió en diciembre de 2004.

El terrorismo policiaco se agudizó cuatro días después del atentado en contra del periodista.

El 30 de junio policías del municipio de Huimanguillo asesinaron al joven campesino Francisco Osorio López, luego de un zafarrancho entre labriego y uniformados.

Al día siguiente, el reo Héctor Rodríguez Hernández fue asesinado en el Centro de Readaptación Social de Villahermosa y su cuerpo hallado en un camión recolector de basura donde pretendieron sacarlo.

error: EL contenido está protegido.