LOS PIONEROS DE LA FOTOGRAFÍA

Por: Jorge Priego Martínez

El  Daguerre, antecedente de la fotografía, llega a Tabasco en 1852, a escasos 13 años de haberse dado a conocer por primera vez en Europa. Es el señor José D. Gómez, pintor y daguerrotipista según se anunciaba en un periódico tabasqueño a partir del mes de mayo de dicho año, quien se establece en San Juan Bautista y en su estudio o taller ubicado en la Calle Nueva, hoy calle Narciso Sáenz, en el corazón de la ciudad, hacía daguerrotipos con un precio de cinco pesos de los de aquella época. Es una pena que no tengamos conocimiento de algún daguerrotipo que haya sido hecho por este artista, sin lugar a dudas, pionero de la fotografía en Tabasco.

En mayo de 1857 se anunciaba en San Juan Bautista el daguerrotipista Juan Van Buskirk, y en septiembre, hacía lo mismo Juan Rush, quien informaba que el precio de los daguerrotipos que ofrecía, variaba de tres a doce pesos, cada uno.

En 1861, el fotógrafo Cayetano Scardino, ofrecía al público sanjuanero, ambrotipos y melanotipos. Procedimientos fotográficos utilizados a mediados del siglo XIX y que estuvieron de moda principalmente de 1855 a 1865.

El año de 1870, Domingo Sosa anunciaba su gabinete fotográfico ubicado en la calle Nueva, en la casa del finado Felipe Alfaro.

Para 1878, Juan P. Cornelis ofreció sus servicios fotográficos en San Juan Bautista y al año siguiente se anunciaba a un Sr. Figueroa, del que no se publicó el nombre completo.

Jaime Tirado Torruco, nace el 26 de abril de 1887 en la ciudad de México.

Desiré Charnay, arqueólogo toma algunas de las primeras fotografías: Las ruinas de Comalcalco.

Las personas acomodadas que podían darse el lujo de viajar fuera del estado, se hacían fotografiar en Mérida, en la ciudad de México o en Nueva Orleans, E.E.U.U. Es hasta 1890 aproximadamente, que aparece en la escena casi aldeana de la vieja San Juan Bautista, don Manuel de la Flor, sin hipérboles, el más grande fotógrafo que existió en Tabasco a fines de siglo XIX e inicios del XX. Él fotografió a toda la sociedad tabasqueña, principalmente de la capital del estado, así como los sucesos más relevantes en nuestra patria chica, como las fiestas del Centenario de la Independencia Nacional y algunos episodios de la Revolución Mexicana en Tabasco.

De la Flor retrató a los dos más grandes poetas nacidos en Tabasco: Carlos Pellicer Cámara y José Gorostiza Alcalá, en sus primeros meses de vida, en una artística concha de utilería, con pasto alrededor, para hacerlos aparecer como Niños Dios de un imaginario nacimiento, pues era costumbre, antaño, que los niños más hermosos representaran el papel de Jesús niño, en las festividades de carácter religioso durante la Navidad. Sus excelentes fotografías nos impresionan gratamente por el buen gusto que en la composición, supo imprimirles.

Indígenas de Comalcalco. Autor desconocido.
De la Fuente
Noé de la Flor.
Elías Ybañez y Sora.
Schilz.
Hermilio Granados M.

De la Flor retrató a los dos más grandes poetas nacidos en Tabasco: Carlos Pellicer Cámara y José Gorostiza Alcalá, en sus primeros meses de vida, en una artística concha de utilería, con pasto alrededor, para hacerlos aparecer como Niños Dios de un imaginario nacimiento, pues era costumbre, antaño, que los niños más hermosos representaran el papel de Jesús niño, en las festividades de carácter religioso durante la Navidad. Sus excelentes fotografías nos impresionan gratamente por el buen gusto que en la composición, supo imprimirles.

Entre 1900 o 1902, estuvo en Tabasco el famoso fotógrafo norteamericano Charles B. Waite, de quien conocemos espléndidas tomas de calles, edificios, plazas y de las orillas del río Grijalva, tanto de San Juan Bautista, como de Frontera. No sabemos si haya fotografiado otras poblaciones tabasqueñas.

Elías Ybañez y Sora, un gran retratista,firmaba abreviando “señora” como “sora”, lo que se ha prestado a confusiones ya que muchas personas creen “Sora” es un segundo apellido.

El día 6 de abril de 1902, Elías Ybáñez y Sora, fotógrafos vecinos de Veracruz, domiciliados en ese entonces en la calle de Aldama número 15 de la ciudad de San Juan Bautista, se dirigen al gobernador de Tabasco, solicitándole su anuencia para organizar en Club de Retratos a la acuarela o al crayón, con el objeto de que “la gente pobre pueda adquirir por un sencillo medio, un retrato de las dimensiones de los que ofrecemos”. Junto con su petición, Ybáñez y Sora acompañan las bases para su “Club de Retratos al crayón con cuadro dorado”; por lo anterior, podemos advertir que Elías Ybáñez, además de fotógrafo era pintor, y dibujante. Con fecha 22 del propio mes de abril, el gobierno del estado a través del secretario general del despacho, autoriza a los solicitantes el establecimiento de su Club de Retratos.

Aprovechando la estancia en Tabasco de Elías Ybáñez y Sora, con fecha 19 de marzo de 1903, el gobierno del estado firma un contrato con dichos fotógrafos, quienes entregarían a su contratante “setenta vistas esteoroscópicas de los edificios públicos y lugares que se designarán por la Secretaría General del Despacho, según pormenor que ésta le pasará, y que será variable de común acuerdo; entregando dicho señor al Gobierno media docena de cada vista.” Estas fotografías fueron enviadas a la Exposición Universal de San Luis Missouri, EE.UU., por las que el gobierno estatal obtuvo una medalla de plata.

En 1907, M. Franco ofrecía sus servicios fotográficos a la sociedad tabasqueña sanjuanera, en su estudio ubicado en la calle de Juárez número 33, de San Juan Bautista, a él se deben las excelentes fotografías del niño Carlos Pellicer Cámara, en el día de su primera comunión.

Tenemos noticias de que en la primera década del siglo XX arribó a Frontera, el fotógrafo italiano Manzueto Cristiani, quien estableció su estudio fotográfico en la casa de madera que se ubicaba en la esquina de Aldama y Juárez, frente al parque, sitio que luego ocupó la hermosa casa que fuera de la familia García Bellizzia.

En los años de 1912 a 1914, se dan a conocer en San Juan Bautista los hermanos Illán, buenos fotógrafos, que proveían de material fotográfico a quienes editaban la magnífica revista literaria Tabasco Gráfico. Es en esta publicación donde encontramos, además de sus bellas fotos, anuncios ofreciendo al público tabasqueño sus servicios. A estos artistas de la lente, como más adelante a Luis Calao, les tocó en suerte, registrar fotográficamente muchos de los sucesos de la Revolución.

El 5 de abril de 1913, P. Zavala fotografió al general Carlos Greene a caballo. No sabemos si dicho fotógrafo radicaba en Tabasco, pues no hemos encontrado ninguna otra referencia de él.

JRV.
Jaime Tirado 1927.
Charles B. Waite.

En los inicios de los años veinte del siglo XX, el excelente fotógrafo italiano José Manfredini, ofreció sus servicios a la sociedad villahermosina; de este artista de la lente, hemos podido conocer algunos de sus magníficos trabajos. Por estas mismas fechas, según nos han informado varios amigos, Teodoro Keerlegand también comenzó a desempeñarse como fotógrafo, siendo sus trabajos tan apreciados, como los de Manfredini.

Poco tiempo después, don Jaime Tirado, captó con maestría, bellas vistas de varias poblaciones del estado y diversos acontecimientos de la vida tabasqueña, principalmente las famosas “crecientes”. Por estos años también captaron muy buenas imágenes de nuestro entorno, don Jesús de la Fuente y los ya citados hermanos Illán, además de Antonio Espinosa, Luis Calao y Teodoro Keerlegand, todos asentados en la ciudad de Villahermosa, cuyos nombres aparecen registrados en el Directorio General del Estado de Tabasco, publicado en 1925 por Manuel L. Cuervo.

En el directorio antes citado, se informa que en el puerto de Frontera brindaba sus servicios al público, el fotógrafo Joaquín R. Vázquez, del que hemos encontrado muy buenas fotografías del puerto, firmadas con sus iniciales formando un logotipo.

1925 Nace México Fotográfico
El fotógrafo veracruzano Demetrio Sánchez Ortega funda la compañía México Fotográfico (MF) productora de tarjetas postales de todos los rincones del país, Tabasco entre ellos. Es imposible saber con certeza el nombre o nombres de los autores de las distintas imágenes tabasqueñas que se conocen o se tienen en este archivo pues, no solo participaba toda la familia sino que la agencia de fotos contrató “agentes viajeros” y sólo admitía la característica “MF” como firma.

La percepción visual y estética de esta empresa creada en el año 1925, iba de la mano del nacionalismo y  el costumbrismo como visión del Estado que resultó de la Revolución. De hecho, este tipo de postales educaron a muchas generaciones sobre “el México” lindo y querido de postal  y recuerdito, y es el antecedente directo, primero, del cine de oro mexicano con Gabriel Figueroa a la cabeza, y luego, de las modernas visiones turísticas. Parte de su acervo ser puede consultar en la página de México en Fotos.

Illán.
Calao.

Al popularizarse las cámaras fotográficas de pequeñas dimensiones y de fácil manejo, que usaban películas que podían mandarse a revelar en casas especializadas ya establecidas en Villahermosa, la otrora San Juan Bautista, el auge de la fotografía permitió que aparecieran los fotógrafos aficionados, que empezaron a utilizar sus cámaras, para tomar fotos de paisajes, de personas, animales o plantas, con cierto sentido artístico.

En 1926 se abre la primera casa de venta de productos fotográficos, don Hermilo Manlio Granados Murillo inicia su negocio de venta de productos fotográficos Kodak el “Importador fotográfico”.

A mediados de los años 20’s, aparece en Villahermosa un fino y excelente fotógrafo: don Carlos Cortina.

Don Carlos llenó toda una época en Tabasco. No hubo reina del carnaval, novia o quinceañera, que no retratara. Sus fotografías de estilo sobrio, elegante, de hermosos claro-oscuros, hábil y delicadamente coloreadas a pincel, adornan todavía las paredes de muchos hogares tabasqueños. Fue un verdadero profesional que conocía a fondo todos los secretos de la fotografía.

No podemos dejar de nombrar a otro gran artista de la lente: José Bibiloni. En los años cincuenta y parte de los sesenta, fue, por decirlo así, el fotógrafo de moda. Él hizo los retratos de las candidatas a reina del carnaval de aquellos tiempos. Recordamos con admiración los de Gianinna Gervasi Santiago y los de Irma Trujillo García Mora. En ellos, logró captar algo más que la sola belleza física de sus modelos, raro efecto pocas veces observado en fotografías comerciales. Bibiloni aprendió los secretos del oficio con el fotógrafo italiano José Manfredini, de quien nos ocupamos líneas arriba.

En los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado, en la ciudad y puerto de Frontera ofrecían sus servicios fotográficos al público, don Ovidio Javier y Ramiro Calao. Años después descollaron como excelentes fotógrafos los frontereños, Carlos Manuel Mora Suárez y Miguel Ángel Shils Solís.

Con las anteriores notas, no pretendemos hacer una historia exhaustiva de la fotografía en Tabasco, ni un inventario de todos aquellos que se dedicaron y se dedican a la noble profesión de fotógrafo. Los datos que hemos expuesto, son los que conocemos y deseamos que también sean del conocimiento de nuestros amables e hipotéticos lectores. Si hemos omitido algunos nombres de los pioneros de la fotografía en Tabasco, es porque, sinceramente, los desconocemos; no quiera verse en ello mala fe o deseo de menospreciar a nadie. Si más adelante obtenemos mayor acopio de datos sobre el tema, ya habrá oportunidad de darlos a conocer al público.

México Fotográfico.
JMP.
Urania.
Retratos  realizados por Elías Ybañez y Sora en Olcuatitlán, Nacajuca e 1910.
Hombre Chontal.
Mujer Chontal.
Hombre Chontal.
Mujer Chontal. La vestimenta era sencilla, sólo utilizaban una faldilla elaborada de algodón silvestre. Se cubrían de la cintura a los pies dejando el torso desnudo.