XVII.- PREPARA MADRAZO ELECCIÓN DE ESTADO

Por: Armando Guzmán

Pasados los comicios federales del 2 de julio del año 2000, el saldo electoral para el gobernador Roberto Madrazo fue desastroso: el PRI perdió dos diputaciones federales ante el PRD y el ex madracista empresario hotelero y ganadero, César Raúl Ojeda Zubieta, arriba al senado de la República como candidato externo del partido del sol azteca, por la vía plurinominal.

La debacle electoral del madracismo era evidente como consecuencia de la ruptura con el diputado federal Arturo Núñez, luego del fraude en su contra para imponer a Manuel Andrade en la candidatura por la gubernatura, en las internas del tricolor del mes de abril, cuatro meses atrás.

En ese desfavorable escenario, a cuatro meses de comicios de octubre para elegir gobernador, alcaldes y diputados locales, el PRD y PAN denunciaron que Roberto Madrazo preparaba “elección de Estado” para “reelegirse” en la gubernatura, a través de su “pelele” Manuel Andrade y, además, asegurar su pase “auto-mático” a la dirigencia nacional del PRI.

Todo, con el apoyo de los “du-ros” del PRI nacional que, luego de perder la presidencia de la República ante el panista Vicente Fox, veían en la elección de Tabasco la sepultura o resucitamiento de su partido.

Contrarios a un “nuevo PRI tabasqueño”, agraviado “por la antidemocracia, la perversión de la política y el mercantilismo del viejo PRI, encabezado por el neomadracismo”, recriminó el ex dirigente estatal del PRI y ex diputado federal, Víctor Manuel López Cruz.

Un grupo que ha hizo de la corrupción “una filosofía del quehacer político”, y cuyo afán de lucro, compraventa y coacción e inducción del voto “no sólo desgastó al PRI”, sino que tenía al partido en un estado “verdaderamente terrible y lamentable”.

Coordinador en Tabasco de la campaña de Francisco Labastida para el proceso interno de elección del candidato presidencial del PRI, López Cruz encabezaba la corriente José María Pino Suárez que se constituyó luego del fraude al diputado Arturo Núñez, en las primarias del 2 de abril para elegir abanderado a la gubernatura.

En protesta, López Cruz renunció a la secretaría general del Comité Directivo Estatal (que presidió en el gobierno de Salvador Neme Castillo) y por acuerdo de la corriente “nuñista”, fue “arquitecto” de las negociaciones con el PRD que culminó con la postulación de candidatos externos priistas para 8 de 17 presidencias municipales.

OCHO LÍDERES DEL PRI EN SEIS AÑOS   

La crisis del PRI tabasqueño se medía por el desfile de 8 dirigentes estatales en los seis años de gobierno de Madrazo y las renuncias masivas de destacados cuadros, líderes y seccionales para sumarse al PRD y PAN.

Los candidatos del PVEM y PT a la gubernatura, Nicolás Haddad López y Héctor Argüello López, fueron dirigentes estatales del PRI y uno más, Rodolfo Jiménez Damasco, se sumó a la campaña del candidato panista, José Antonio de la Vega Asmitia.

López Cruz apoyó al candidato perredista César Raúl Ojeda Zubieta, en tanto que los también ex dirigentes estatales, Fausto Méndez y Santana Magaña Izquierdo, de la corriente “nuñista”, se distanciaron del abanderado priista, Manuel Andrade.

El nuevo dirigente del Comité Directivo Estatal (CDE) del tricolor, Florizel Medina Pereznieto, nunca había ocupado un cargo de elección popular y su único paso por el PRI fue en 1994 como coordinador del voto de Roberto Madrazo.

El secretario general del PRI, Adán Augusto López Hernández, ex socio de Carlos Cabal Peniche, nunca había ocupado un cargo partidista ni de elección. En 1999 adquirió la residencia propiedad de Cabal que en 1994 utilizó Madrazo como cuartel de campaña, para instalar ahí su notaría.

La conformación de este inexperto CDE del PRI – contrario a la exigencia de Madrazo a nivel nacional de devolver el PRI “a la militancia”- agudizó el descontento por las trampas a Arturo Núñez y se agravó por el fraudulento proceso del 6 de agosto para elegir candidatos a las 17 alcaldías.

La desbandada priista y el desmoronamiento del CDE del tricolor se aceleró. Fernando Mayans Canabal –hermano del entonces diputado federal Humberto Mayans- renunció a la Fundación Luis Donaldo Colosio y se postuló para una diputación del PRD por el municipio de Centro.

Cercano a Roberto Madrazo, Humberto Mayans pintó su raya y votó para que Lorena Beauregard –antimadracista- ganara la coordinación de los diputados federales del PRI al “madracista” Feliciano Calzada.

ELECCIÓN DE ESTADO Y GUERRA DE ENCUESTAS

El proceso electoral de Tabasco “se ha convertido en una elección de Estado” y los candidatos de oposición “no estamos compitiendo contra Manuel Andrade sino contra el aparato gubernamental de Roberto Madrazo”, denunció el candidato panista, José Antonio de la Vega, en el municipio de Comalcalco.

La acusación alcanzó al Instituto Electoral de Tabasco (IET) por estar “bajo las órdenes” de Roberto Madrazo y Manuel Andrade, órgano electoral que, desde su registro, impugnó el abanderado del PRD, Raúl Ojeda, quien exigió la renuncia de su presidente, Leonardo Sala Poisot.

“Es evidente la elección de Estado que prepara Madrazo pero ni así frenarán el inmenso deseo de cambio de los tabasqueños y nuestro triunfo”, aseguró.

El empresario hotelero y ganadero estimaba que alrededor de 60 mil priistas simpatizantes de Arturo Núñez –de los 116 mil que votaron por él en proceso interno del 2 de abril- se habían sumado a su campaña, el doble de los 30 mil votos de diferencia que separaron al PRI del PRD en los comicios federales del 2 de julio.

Deseo de cambio que, de acuerdo a una encuesta de la Unidad de Investigación de Opinión Pública y Campañas Electorales de la Universidad Autónoma Metro-politana (UAM), quería el 74.91% de los tabasqueños contra 25.09% que confirmaba su lealtad al PRI.

Sondeo de opinión que fue patrocinado por el Consejo de Tabasqueños en el Distrito Federal –con padrón de 7 mil familias- y realizado por el doctor Murilo Kuschick Ramos del departamento de Sociología de la UAM, levantada el  16, 17 y 18 de septiembre con 2 mil entrevistas telefónicas directas en los 17 municipios de Tabasco.

La encuesta fue dada a conocer el 20 de septiembre en Villahermosa con el 39.27% de la intención del voto a favor de Ojeda contra 35.09% del priista Manuel Andrade y el 24.79% del panista José Antonio de la Vega.

Otra encuesta, de la Fundación Arturo Rosenblueth, dada a conocer el 7 de septiembre por la lideresa nacional del PRD, Amalia García, Raúl Ojeda aventajaba al priista Andrade por 40% contra 27% y 15% del panista De la Vega.

Una semana después, el Centro de Opinión Pública (CEO) de la Universidad de Guadalajara, difundió otra encuesta en la que el priista Andrade encabezaba las preferencias electorales por 38.3% contra 25.5% del panista y en tercer lugar el perredista con 24.5%.

Mediante desplegados perio-dísticos, el equipo de campaña de Ojeda acusó a CEO de realizar encuestas a la medida de Roberto Madrazo y estar desacreditada ante la opinión pública tabasqueña por la disparidad entre sus pronósticos electorales y los resultados finales.

Recordó que para las elecciones municipales de octubre de 1997, otorgaba al PRD el 28.3% de las preferencias y 49.9% al PRI.

El partido del sol azteca obtuvo finalmente 39.34% de los votos contra 51.93% del PRI, un error de más de 11 puntos respecto a lo que estimaba para el PRD.

Para la elección interna del PRI de noviembre de 1999  para la candidatura presidencial, Madrazo reveló –y la prensa difundió ampliamente- que según encuestas de CEO ganaría “holgadamente” 175 distritos electorales y con “diferencia mínima” otros 29, en total 204 de los 300 distritos del país.

Finalmente, Francisco Labastida se impuso en 279 distritos y Madrazo solo en 22.

No obstante, el candidato Manuel Andrade, el delegado del CEN del PRI, Pedro Joaquín Coldwell y la dirigenta nacional, Dulce María Sauri, continuaban apelando a la encuesta de CEO no solo para ganar la gubernatura, sino “carro completo” en las 17 presidencias municipales y 18 diputaciones de mayoría.

TVT, AL SERVICIO  DEL PRI

Una prueba “contundente” con que contaba la oposición para documentar el desvío de recursos públicos de parte de Roberto Madrazo en apoyo de Manuel Andrade, era la “TVT-Televisión Tabasqueña”, ex Comisión de Radio y Televisión de Tabasco (Corat) fundada durante el gobierno de Enrique González Pedrero.

Según el primer monitoreo del IET a medios electrónicos –del 14 al 31 de agosto- el noticiero de TVT dedicó al PRI el 88.78% de su espacio noticioso y cero tanto al PRD como al PAN, y para justificar su “equidad y pluralidad”, destinó 3.81% al PARM que no hacía campaña.

TVT era utilizada exclusivamente para la campaña de Manuel Andrade y los principales partidos de oposición no tenían acceso ni pagando. El presidente del IET, Leonardo Sala, calificó de “inmoral” la actitud de la televisora oficial por no otorgar los espacios que, por ley, le correspondían a todos los partidos políticos y demandó una explicación. El silencio fue la respuesta.

Por TVT, así como por el Canal 9 local, los de Televisa y TV-Azteca, así como por todas las estaciones de radio, los spots del candidato priista saturaban a los tabasqueños.

Por 20 spots del PRI pasaba uno del PRD o el PAN y se alternaban entre uno de gobierno de Madrazo y otro del tricolor, siempre resaltando que todos los apoyos y obras eran producto del gobierno “que es del PRI”.

Todos los periódicos locales dedicaban, casi a diario, las 8 columnas a la campaña de Andrade, así como suplementos especiales.

Las 8 columnas para Ojeda eran para atacarlo.

A la par, Roberto Madrazo y su esposa, Isabel de la Parra, por separado, realizan cuatro o cinco giras semanales por municipios y poblados para entregar miles de despensas, becas y enseres domésticos como ventiladores, licuadoras, máquinas de coser y escribir, bicicletas y hasta computadoras.

El círculo para la “compra de votos”, lo cerraban los alcaldes con la distribución masiva de machetes, molinos, palas, limas, blocks, cemento, arena, alambre de púas, láminas y otros materiales de construcción.

Ante el descubrimiento de bodegas repletas de despensas y enseres domésticos, Manuel Andrade aseguró que nadie podía “prohibir” a un partido político “tener propaganda o artículos para promocionar” sus candidatos.

Cuando Madrazo no andaba en el “reparto”, encabezaba en la Quinta Grijalva reuniones de evaluaciones de las campañas con todos los candidatos a presidencias municipales y diputaciones, encabezados por Manuel Andrade y la dirigencia estatal del PRI.

Convertida en cuartel de campaña del PRI, la casa de gobierno era pasarela de gobernadores, senadores, diputados federales y locales, así como de líderes del CEN y de sectores que acudían en apoyo de Andrade.

Por ahí desfilaron el gobernador yucateco, ya fallecido, Víctor Cervera Pacheco y  los senadores Fernando Gutiérrez Barrios (también fallecido) y Emilio Gamboa Patrón, así como la lideresa del CEN, Dulce María Sauri, con quien Madrazo y como “dos viejos compañeros de partido”, pactó que la reforma del PRI debería realizarse en “unidad” y “democráticamente”, después del primero de diciembre del año 2000, sin Ernesto Zedillo en presidencia de la República.

El 21 de septiembre, tocó al turno al líder nacional de la CNC, Heladio Ramírez y al día siguiente, al coodinador de los senadores, Enrique Jackson.

OTRO AMAGO DE JUICIO POLÍTICO   

Ante el dispendio en favor del PRI, así como para observar, investigar y en su caso denunciar irregularidades en el uso de recursos federales, el 12 de septiembre la diputada perredista, Rosalinda López, apoyada por legisladores del PAN, PT, PVEM y PAS, propuso la creación de una Comisión Especial (CE) de 7 diputado federales, similar al Grupo Plural creado para los comicios municipales de 1997.

Manuel Andrade calificó el hecho como acción “injerecista” que vulneraba “la soberanía” estatal, mientras que para el presidente de la Gran Comisión del Congreso, Luis Felipe Madrigal, se trataba de “descalificar” el proceso electoral.

Para sustentar su demanda, la legisladora tabasqueña llevó fragmentos del discurso que la noche del 2 de abril –transcurrida la jornada electoral interna del PRI- leyó Arturo Núñez ante sus seguidores para desconocer el triunfo de Manuel Andrade y denunciar el manejo de todos los recursos que se estaban invirtiendo “para inducir el voto clientelar de la marginación y la pobreza”.

También la manipulación, desde la gubernatura y con fines electorales, de los fondos “destinados a aliviar los efectos dramáticos de las inundaciones recientes, haciendo coincidir su distribución con la actual coyuntura política”.

“En poco tiempo no quedó duda alguna de que se estaba trabajando abiertamente en pro de la reelección. No sólo se inventó la candidatura accidentada de Manuel Andrade, sino que se coordinó su campaña desde la Quinta Grijalva”, acusó Núñez.

Rosalinda López incluyó en su texto las revelaciones de Núñez de cómo al día siguiente que López Obrador exhibió las cajas de sus gastos de campaña en 1994, Madrazo se presentó en su casa preocupado “porque lo de las cajas era cierto”, y no tenía “buenas relaciones” con el secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma.

Y cómo Núñez se atravesó y construyo en la Cámara de Diputados “un acuerdo para que no lo enjuiciaran” políticamente, por demandas del PAN y PRD.

Esta comisión sería la segunda que vigilara en Tabasco que no se desviaran recursos federales para campañas del PRI.

Para las elecciones de octubre de 1997, se creó un Grupo Plural de 7 diputados federales, integrada por dos del PRI, dos PRD, dos del PAN y uno del PT.

Al final, solo los legisladores del PAN y PRD –entre ellos el panista Juan José Rodriguez Prats- recogieron pruebas, testimonios y denuncias que presentaron en un informe al pleno de la Cámara Diputados, a fin de que fuera integrado al expediente de juicio político contra Roberto Madrazo.

A mediados de septiembre, Roberto Madrazo y una comitiva de 14 empresarios viajaron a Costa Rica invitado por el presidente electo, Vicente Fox,  para su gira por Centroamérica y con quien, aseguró, “hay aspectos que en estos momentos nos identifican”.