AVIACIÓN

La aviación en Tabasco y en la región Sureste fue de gran importancia en los años 30’s ante la falta de carreteras y las dificultades del transporte fluvial.

El libro Tabasco a dos Tiempos (1) nos indica que el abogado Mario Alberto Azcona Fernández narra que el primer vuelo realizado a Tabasco fue por Mexicana de Aviación, un 15 de octubre de 1928 en el avión de ruta Fairchild con matrícula XA-BCI y conducido por el piloto americano C. J. Robinson, quien aterrizó en el Playón frente al malecón a las doce del día.

El Playón se encontraba entre el río Grijalva y la parte norte (ver foto 1), lo que hoy son las calles Pino Suárez, Constitución, Zaragoza y Méndez. También se usaba para jugar béisbol y los oficiales del ejército lo empleaban para jugar polo a caballo. El Playón funcionó como pista de aterrizaje hasta que Mexicana inauguró su aeropuerto el 16 de febrero de 1929 en la zona en donde hoy se encuentra Tabasco 2000.

En ese primer vuelo histórico destacó doña Mercedes López Payró quien por ser la primera mujer y tabasqueña en volar en esa línea, Mexicana de Aviación le otorgó un pase exclusivo de por vida para volar en los aviones de esa empresa.

En esos años la República Mexicana contaba con 222 campos de aviación censados y autorizados. Los estados con mayor número de campos de aviación registrados eran: Michoacán, con dieciocho; seguido de Chiapas y Veracruz, con quince cada uno; tras ellos Jalisco y Sonora, con catorce; luego Zacatecas y Tabasco, cada uno con once.

Un alemán-prusiano llamado Hans Mattes llegó a Tabasco, era conocido como El Duque de Alba. Hizo negocios con los dueños de Casa Pizá, S. A. proponiéndoles transportar por avión café de Sabanilla desde Chiapas hacia Macuspana, para exportarlo a Hamburgo, Alemania por la vía fluvial y marítima. Dado el alto precio del café en el mercado mundial, el proyecto era rentable y fue aceptado por Casa Pizá.

Mattes trajo el avión Solar desde San Diego California, un avión de lámina con el logotipo de Casa Pizá en él. Casa Pizá logró la autorización de usar el Playón como campo de aterrizaje pues ya existía el antecedente de que la Compañía Mexicana de Aviación lo había usado con esos fines cuando no tenía aeropuerto.

El presidente de Macuspana, José María Ruiz, proporcionó un terreno de 400 metros de largo para ser utilizado como pista de aterrizaje en ese municipio, con la autorización de Tomás Garrido Canabal. Se trajeron desde San Diego California dos aviones marca Ryan. Y entre los pilotos se contrató a Jimmy Leddel, que posteriormente fue piloto personal del entonces Gobernador del Estado, Tomás Garrido Canabal.

El Playón.

Primer avión de pasajeros aterrizando en el aeropuerto de Villahermosa.

El primer vuelo a Sabanilla fue el 20 de agosto de 1931 transportando 800 kilogramos de café. Ante su éxito, Tomás Garrido sugirió y autorizó que se ampliara el servicio aéreo a todo el estado. Se realizaron los trámites necesarios ante la Secretaría de Comunicaciones para establer el servicio aéreo, de pasaje, de carga y postal a los 17 municipios, así como a ciertas zonas de Campeche y Chiapas. Garrido autorizó se construyeran pistas de aterrizaje en los 17 municipios y 58 pistas de aterrizaje más en poblados como Sánchez Magallanes, Oxolotán, San Carlos (Villa Benito Juárez), Tepetitán y Tapijulapa. Así surgió la Compañía Aeronáutica del Sur.

En pocos años todos los municipios y poblados de Tabasco, estuvieron comunicados por aire.

El aeroplano más famoso de la época era uno marca Stinson, matrícula XB-AJA propiedad del Gobernador Tomás Garrido. Por su color verde subido le llamaban El Guacamayo. Había otro avión de la misma marca pintado de rojo y negro que simbolizaban a la agrupación corporativa de los camisas rojas del garridismo en el que viajaban los funcionarios del Gobierno.

El polémico político realizó el primer vuelo “Internacional” de Villahermosa hasta Boston en el avión Solar con su piloto Jimmy Leddel para hacerse un chequeo médico. Lo iniciaron el 12 de junio de 1932 a las siete de la mañana despegando del campo de aterrizaje Carlos Rovirosa Pérez, nombrado así en honor al primer aviador militar tabasqueño; la pista pertenecía a la Compañía Aeronáutica del Sur. La pista de 800 metros, se encontraba en la avenida 27 de febrero por la entrada de la Ceiba (el ISSSET) hacia la Ciudad Deportiva, recorría parte de lo que hoy es la calle Andrés García. Esos terrenos los compró Tomás Garrido a doña Delfina del Águila, en marzo de 1932. El regreso fue el 20 de julio, a las dos de la tarde.

Francisco Sarabia Tinoco fue un famoso aviador que llegó a Tabasco en 1931, invitado por Mattes y le resultó muy atractiva la plaza ante la creciente actividad aérea comercial en Tabasco y en la región. Sarabia fundó Transportes Aéreos de Chiapas, S. A. y ofreció menores precios de transporte de carga. Su empresa comunicó con eficacia y rapidez a Chiapas e inclusive abrió una ruta larga Tapachula-Tuxtla Gutiérrez- Oaxaca-Ciudad de México.

Aeronáutica del Sur de Hans Mattes, tenía una deuda de $60, 000 que absorbió el estadounidense Garre Woodside Peck y otros socios para convertirla en Compañía Aeronáutica del Sur, S. A.  La empresa aprovechó el auge chiclero, la gran mina de oro de los años 30’s.

En 1945 la Compañía Aeronáutica del Sur, S. A. fue adquirida por William Truman Churchill Morgan, americano emparentado con el Primer Ministro inglés Winston Churchill, quien la fusionó con Comunicaciones Aéreas de Veracruz, S. A.

Morgan se expandió, compró nuevos aviones y fundó Aerovías Latinoamericanas, S. A.. La empresa

sucumbió ante las presiones y se desintegró en 1949. Surgió de esa fractura la Compañía Tabasqueña de Aviación  que hizo época en el transporte aéreo de Tabasco y Chiapas.

Por esos años brindaba servicio también la empresa Servicios Aéreos de Chiapas. Buere y Ortega con aviones bimotores. El servicio era de carga, paquetería y pasaje. Su agente en la ciudad de Villahermosa era Francisco Soberón Tuero y sus oficinas se encontraban en la calle Juárez #9.

En 1951 otra compañía, Aerotransportes, S. A., con aviones DC-3 para veintiún pasajeros realizaba vuelos de Villahermosa a México con escala en Coatzacoalcos. Los vuelos eran martes, jueves y sábados y el precio del boleto era de $162.25.

Campo de aviación de Villahermosa, Tabasco.

En 1949 se empezó a trabajar en la ampliación del aeropuerto de la Compañía Mexicana de Aviación de Villahermosa ubicado en lo que es hoy Tabasco 2000, en terrenos que eran de Agapito Domínguez Canabal hasta donde se encuentra el tanque elevado de Paseo Usumacinta.

El gobernador Francisco J. Santamaría firmó las escrituras de compra-venta de otros terrenos aledaños que pertenecían a Ramón Neme Castillo, Nelson Oropeza Évoli y Gonzalo Ruiz Marín y cedió como Gobierno del Estado los 43,805 mts.2 de terrenos a la Compañía Mexicana de Aviación.

Durante la década de los cincuenta la actividad aérea estaba casi en su totalidad en manos de la Compañía Tabasqueña de Aviación, los vuelos eran realizados con avionetas, para 2-5 pasajeros, carga muy ligera, correo y paquetería.

Un campo aéreo que vale la pena destacar por su importancia y amplitud, fue el de Comalcalco inaugurado el 20 de mayo de1953 en donde podían aterrizar y despegar aviones grandes. En su apertura un poderoso Douglas DC-3 despegó de la pista con 41 sacos de cacao, casi 3 toneladas, provenientes de la Cooperativa de Río Seco, del municipio de Cunduacán.

Los últimos días de la aviación local, dentro de Tabasco y en la región, los fueron cubiertos por la Compañía Tabasqueña de Aviación, S. A..

De la desintegrada Compañía Aerolíneas Latinoamericana, S. A.  surgieron varias empresas aéreas menores; una de ellas fue la Tabasqueña.

Don Benito Sastré se encargó de los arreglos de la compra con William Winston Churchill. La empresa Compañía Tabasqueña de Aviación, S. A. logró sobrevivir 25 años por el trabajo y esfuerzo de sus accionistas: don Francisco Sumohano Heredia, don Antonio Gular León, don Francisco Soberón y Felipe Casanova.

En los 70’s, Mexicana de Aviación, le comenta al Gobernador Leandro Rovirosa Wade que la pista en Tabasco 2000 es insuficiente. Se le plantea al Presidente de la República esa situación quien pregunta de dónde se iba a sacar dinero para la construcción del aeropuerto, la respuesta es que de la venta de ese terreno y ahí surge la idea de crear el desarrollo de Tabasco 2000.  Así se inicia la planeación del nuevo aeropuerto por Dos Montes.

En 1979, se abre el aeropuerto Internacional Carlos A. Rovirosa a 13 kilómetros de Villahermosa para iniciar una nueva época en la aviación local.

  1. Tabasco a dos Tiempos 1940-1960 – Elías Balcázar Antonio – UJAT 2014
  2. El Transporte Urbano de Villahermosa – José Manuel González Pérez – 1988