DIONICIO MORALES

Por: Norma L. Domínguez

El poeta Dionicio Morales nació en Cunduacán, Tabasco. Realizó estudios de letras hispánicas en la UNAM. Es poeta, crítico de la literatura y de artes plásticas; ensayista y periodista cultural. Coordinador de diversos talleres literarios y colaborador en los principales diarios nacionales. Sus artículos y poemas han sido traducidos al inglés, francés, portugués y coreano. Ha prologado libros de Diego Rivera, Carlos Pellicer, Héctor García, Pablo Neruda, Sebastián, Alí Chumacero, Carmen Alardín y Abiagail Bohórquez, entre otros.

En 1989 se le concedió el premio Amado Nervo por la Asociación de Críticos de Teatro; el Juchimán de Plata 2003, por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco; el Premio Nacional de Poesía Carlos Pellicer 2003 por la mejor obra publicada. En 2012 el Premio Nacional Malinalli en el rubro de promoción de las artes, otorgado en el marco de la Feria Universitaria del Libro (FUL Tabasco) organizada por la UJAT y la presea “Edén” que otorga la Representación del Gobierno de Tabasco en la CDMX por 50 años de trayectoria literaria.

Reconocidos escritores como Emmanuel Carballo, Evodio Escalante, Margarita Peña, José Homero, René Avilés, Verónica Volkov, María Luisa Mendoza, Armando González Torres y Beatriz Espejo han escrito sobre su obra.

Ha publicado más de 25 libros de poesía entre los que destacan: El alba anticipada, Inscripciones (1967); Variaciones (1983); Inscripciones y señales, (1985); Romance a la usanza antigua (1989); Retrato a lápiz (1990); Señales congregadas (1993); Dádivas, (1995); Las estaciones rotas y Dádivas (1996); Herido de muerte natural (2005), entre otros. Sus ensayos se han reunido en los títulos Reencuentros (1990); La palabra y la imagen (1995) y Conjuros y divagaciones, (2000) y el más recientemente, Puerta soledad (2015).

SOBRE SU OBRA

“Es un poeta peculiar y muy refinado que siempre tiene la preocupación por ayudar a los menos protegidos. Su periodismo cultural es notable y como crítico de arte es extraordinario. Como amigo es perfectamente un gran poeta generoso, bondadoso y cordial”.
RENÉ AVILÉS FABILA

“Es una persona que se doctoró en letras en la universidad de la vida y acompañado de Carlos Pellicer, su primera gran influencia. Alguien que no se conformó con ser poeta ni con emular la destreza de su gran maestro en el difícil arte del soneto. Un crítico con penetración y finura”.
EVODIO ESCALANTE

“Su faceta de poeta muestra que es un hombre de ideas que arriesga en los terrenos más difíciles, como el amor, la muerte y el sueño. Ha escrito y publicado infinidad de ensayos y prólogos, ha hecho selecciones de poesía y antologías, y sus textos son de lo más agradables e ilustradores”.
IGNACIO TREJO FUENTES

Entrevista a Dionicio Morales

El alba anticipada
(fragmento)
A mi madre

Te fuiste tan de pronto,
cuando apenas mi noche maduraba.
No me diste el tiempo necesario
de preparar tus cosas para el viaje.
Te fuiste de repente.
Aún persigo incansable con mis manos
la nota vertical de tu sonrisa,
aún te busco incipiente por el tiempo
y no te encuentro hombre, amigo,
hermano de mis sueños clandestinos.

¿Dónde quedó tu paso, padre mío?
¿Qué cárcel subterránea te consume?
¿A dónde fue la ruta de tus ojos?
¿Qué sol penetra la tierra que te cubre?
¿Qué brazos te cobijan desde entonces?

Me hospedo en el paisaje.
Recorro las recámaras del tiempo,
la vista se me pierde en las ventanas,
te busco, de pared a pared, y no te encuentro.
Me tiendo mar adentro en la espesura,
reposo en los pasillos infinitos,
ahuyento con mis pasos tu presencia

y en el último peldaño de la noche, me detengo.
La mirada se vuelve hacia todos los lados
circunspecta, se suspende en la lámpara, se fija
y un resplandor sonríe a la deriva.

Me estaciono en el alba anticipada.
Me quedo allí clavado
conjugando tu acento con mi nombre
viendo cruzar los aros sorprendidos.
Mi sangre está de pie, fluye, se arrastra.
Se desprende mi ser. Se secó la raíz,
y es por eso que en mí, árbol herido,
llueve todos los días y a destiempo.