JUAN BAUTISTA TRACONIS RODRÍGUEZ

El General de Brigada de Infantería de Marina Juan Bautista Traconis Rodríguez nació en Mérida, Yucatán el 27 de diciembre de 1809 y el 3 de enero de 1810 fue bautizado en la catedral de San Idelfonso, de la misma ciudad. Fue hijo de Luis Traconis y Joaquina Rodríguez. Sus abuelos paternos fueron Mauricio Traconis y Petrona Pérez, y los maternos Florencio Rodríguez y Petrona Cantón. Su padrino fue Joseph María Guzmán, quien le dio el nombre de Juan Manuel, aunque en sus documentos oficiales aparece como Juan Bautista.

Fue uno de los pioneros de la Infantería de Marina. Los primeros datos que se tienen de su vida como militar son del año de 1829, justamente cuando el español Isidro Barradas fracasó en su intento de reconquista del territorio mexicano. En ese tiempo, Juan Bautista Traconis tenía el grado de Teniente Activo y desempeñó sus labores en el Batallón Activo de Yucatán, del 6 de agosto de 1829 a fines de mayo de 1830; al año siguiente era ya Teniente Veterano y durante seis años formó parte del sexto Batallón.

Las grandes divisiones políticas entre federalistas y centralistas se hicieron cada vez mayores, y fue una de las causas principales por los cuales Traconis fue aprehendido en la península de Yucatán, junto con algunos de sus compañeros, aunque no se sabe cuándo fueron liberados. Ya en prisión, el 17 de septiembre de 1834 elaboraron un documento, en el que firmó como Teniente de Artillería, y en el que se expuso que habían sido víctimas de la situación política que se vivía en el país, dado que ellos sólo habían actuado conforme a las leyes y a las órdenes que recibieron de sus superiores. También declararon que vivían en penosas condiciones y se pidió que se les hiciera regresar a sus lugares, con o sin empleo.

En 1835 inició el movimiento independentista de Texas encabezado por Stephen Fuller Austin, quien representó los intereses de los colonos texanos, quienes con autorización del gobierno de México se establecieron en dicho territorio donde recibieron tierras en propiedad, además de concesiones y prerrogativas con la condición de respetar las leyes del gobierno mexicano.

El gobierno de la República ordenó el despliegue de tropas a Texas, en donde Traconis estuvo comisionado a partir de noviembre de 1835 y permaneció ahí cerca de medio año. Su vida como integrante de la Marina de Guerra Mexicana posiblemente inició el 27 de agosto de 1836, al obtener el grado de Capitán de Infantería de Marina. En octubre de ese mismo año viajó a Campeche para encargarse de la Primera Compañía de Infantería de Marina, que condujo al puerto de Veracruz, a bordo del bergantín de guerra Libertador. Al año siguiente, al mantenerse el conflicto marítimo-naval en el Golfo de México, el Capitán de Infantería Traconis estuvo presente durante la captura de la goleta texana Independencia.

Al parecer, el marino yucateco fue uno de los más importantes partícipes en la conformación de los cuerpos de Infantería de Marina: en el mes de noviembre de 1837, como Comandante Interino de la Escuadra, firmó un documento junto con Ignacio María de la Barrera, en el que se daban lo detalles del personal que integraban las guarniciones en los buques de guerra Iturbide, Libertador, Urrea y Bravo, todos ellos integrantes de la primera Compañía de Infantería permanente de Marina del Departamento de Veracruz.

En abril de 1838, buques franceses iniciaron un bloqueo al puerto de Veracruz, que tuvo una duración de siete meses. Durante el desarrollo de estas acciones, Juan Bautista Traconis estuvo presente y encabezó las compañías a su cargo, distinguiéndose por su enorme valor. En julio de 1841 recibió la orden del Comandante General de Veracruz para que se trasladara a Jalapa y tuvo que entregar los documentos que correspondían a la Compañía Permanente de Marina de Veracruz al Capitán de Artillería Tomás Sánchez. En ese mismo año, pidió un ascenso inmediato en el Batallón Activo Guardacostas de Tabasco.

Los marinos mexicanos desempeñaron una labor extenuante ante la presión ejercida por los texanos en aquéllos lugares y por los constantes levantamientos en Yucatán, Campeche y Tabasco. A bordo del bergantín Mexicano, en julio de 1842 Traconis estuvo presente cuando fue tomado el Departamento de Tabasco y se distinguió por su arrojo y valor en la toma de la altura de Esquipulas.

En Tabasco la tensión reinaba y el ex Gobernador de la entidad, Francisco de Sentmanat, encabezó una rebelión; para sofocarla llegó la división de operaciones que encabezó el General de Brigada Pedro de Ampudia y Grimarest, de la cual formó parte Juan Bautista Traconis; Ampudia decidió atacar Tabasco, derrotando a Sentmanat, al que decapitó y exhibió su cabeza como escarmiento.

Traconis permaneció en Tabasco algún tiempo y siendo comandante del Batallón Guarda Costa de Tabasco en San Juan Bautista, el 9 de diciembre de 1844 firmó el acta de la guarnición en la que declaraba adherirse al general Mariano Paredes. El 12 de mayo de 1846, Estados Unidos declaró la guerra a México.

El 7 de julio de 1846, el Congreso mexicano declaró la guerra a México. El 7 de julio de 1846, el Congreso Mexicano declaró estado de guerra bajo el argumento de que la Nación debía repeler la agresión que los Estados Unidos.

El 12 de agosto de 1846, Juan Bautista Traconis fue nombrado Gobernador y Comandante General de Tabasco. Fue Gobernador hasta el 5 de enero de 1847.

Las poderosas fuerzas norteamericanas llegaron a los litorales de Tabasco para preparar su invasión. La guarnición tabasqueña observó cómo se acercaban los barcos enemigos que llegaron al puerto de Frontera.

El 25 de octubre de 1846, al llegar a San Juan Bautista, el Comodoro Matthew Calbrigth Perry pudo establecer comunicación con el Comandante General Traconis, a quien le exigió la entrega de la plaza. La respuesta del comandante mexicano fue defender su jurisdicción, aunque no contara con los recursos materiales y humanos necesarios para el resguardo del lugar.

El Comodoro norteamericano ordenó entonces el inicio del fuego. La gran ventaja que el enemigo estadounidense tenía sobre los valientes defensores mexicanos no doblegó a los hombres del Teniente Coronel Traconis.

A continuación, un fragmento de lo que fue una respuesta cortés, pero enérgica, del Comandante General de Tabasco al Comodoro Matthew Calbrigth Perry cuando éste le pidió su rendición:

“…diga V. al Comodoro Perry que la plaza no se rinde ni se rendirá jamás; porque por un azar de la guerra la bandera se ha venido abajo; que no tengo otra asta para tremolarla de nuevo, pero que la voy a fijar en la torre de la iglesia que por fortuna tengo cerca; que lo aviso para que si quiere dirija sus fuegos sobre dicha torre, y lo haga con la seguridad de que o soy muerto o pongo la bandera de mi patria en la cruz de hierro que está en el remate de la torre…”

El 26 de octubre de 1846 fue el segundo día del ataque a la capital tabasqueña, pero el ejército norteamericano ya no pudo continuar la batalla contra la valiente resistencia mexicana, por lo que el Comodoro Perry ordenó retirada a su escuadra y se dirigió vía Río Grijalva a Frontera, Tabasco, para reunirse con la otra parte de su flota.

Una vez que las tropas norteamericanas se retiraron de San Juan Bautista, el Gobernador y Comandante General del Estado Traconis Rodríguez se manifestó resentido con el gobierno de la República, por no haberle proporcionado los recursos pecuniarios, el armamento y las municiones que solicitó, para otra posible defensa de la ciudad. También se inconformó de las acciones que le parecían ser desequilibradas: la intervención en las elecciones gubernamentales, la distribución de sus rentas y el nombramiento de altos funcionarios condescendientes a los proyectos del gobierno de México, hecho que fue muy criticado en la prensa local y nacional.

El 28 de diciembre de 1846, Juan Bautista Traconis firmó un documento en donde dio por terminada su rebelión, debido a que el General Antonio López de Santa Anna había ocupado la Presidencia de la Nación, ya que Traconis consideró al mandatario como una persona de confianza y un símbolo de unión nacional.

El gobierno mexicano, mandó un documento oficial en donde se daba por enterado sobre la situación en la provincia tabasqueña y la agradable noticia de que la guarnición de San Juan Bautista había resultado exitosa ante la invasión norteamericana.

Después de la terrible situación de la guerra los problemas en el país se mantenían vigentes. Liberales y conservadores continuaban con sus diferencias irreconciliables y los levantamientos armados eran constantes, como el encabezado por el General Juan Álvarez en el Estado de Guerrero, rebelión que condenó Traconis después de haber protestado a favor del Acta de Guadalajara, el 11 de marzo de 1854 hecho con el que se manifestaba a favor de la dictadura de Santa Anna.

Adherido al Plan de Ayutla, Traconis fue Comandante Principal de Tampico y posteriormente Comandante General de Puebla, en donde sufrió una dolorosa derrota en contra del sublevado Antonio de Haro y Tamariz, por falta de municiones; salió de dicha ciudad con todos los honores de la guerra. El 28 de junio de 1853 obtuvo el grado de General. Juan Bautista Traconis murió en la Ciudad de México el 31 de diciembre de 1870 a las cuatro de la tarde a causa de una molestia en el hígado. Se desconoce dónde fue sepultado.

Fuente:

  1. General de Brigada de Infantería de Marina Juan Bautista Traconis Rodríguez (1809-1870) – Por Lic. Mario Óscar Flores López y Lic. Ángel Amador Martínez – SEDENA.