LUIS ARENAL BASTAR

Por: Norma L. Domínguez

Aunque sus obras públicas son poco conocidas en el Edén que lo vio nacer, gozan de gran prestigio en la capital del país por su belleza e importancia artística. Luis Arenal Bastar fue uno de los grandes creadores visuales del siglo XX, además de un luchador social de tiempo completo.

Nacido en Teapa, Tabasco en 1909, Luis Arenal Bastar fue pintor, grabador y escultor; pero además hizo estudios de ingeniería y arquitectura. Fue también editor de revistas y periódicos de las organizaciones sociales más importantes de su época, ya que consideraba que de esa forma lograba ejercer el arte público a su máxima expresión.

Desde muy joven abandonó su tierra natal para radicar en la capital del país donde cursó la carrera de Arquitectura e inició sus primeros estudios pictóricos en la Academia de San Carlos.

Durante la tercera década del siglo XX mantuvo una fuerte y duradera amistad con David Alfaro Siqueiros, quien lo motivó para realizar su trabajo en escalas mayores, encontrando en el mural de tema político e histórico un lugar donde plasmar su pintura mezclada con sus creencias y posturas ideológicas.

De esta etapa destaca el trabajo realizado en la ciudad de Chilpancingo, Guerrero (1954). Dirigió el Centro de Escultura Realista, fue miembro fundador de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios del Taller de la Gráfica Popular y del Salón de la Plástica Mexicana.

Las publicaciones editadas por Luis Arenal son documentos históricos necesarios para la investigación del frente amplio y el frente popular, discutidos en la Internacional Comunista por oponerse al fascismo, al nazismo y a la guerra imperialista, como la revista Frente a Frente, órgano de difusión de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR).

En 1936 se trasladó a Nueva York para una reunión política y se mantuvo ahí hasta 1937, pintando murales en el Bellevue Hospital Center y exponiendo su trabajo. A su regreso, en 1937, fundó el Taller de Gráfica Popular con Leopoldo Méndez y Pablo O´Higgins, participando en todas las exposiciones colectivas de la organización.

A partir de 1937, y la mayor parte de la década de 1940, hizo varios murales y otras obras monumentales. En 1937, trabajó con Siqueiros en los murales Retrato de la burguesía y La Marcha de la Humanidad. En 1939-1940 trabajó en el mural de los Sindicato Mexicano de Electricistas, junto con Josep Renau, Antonio Pujol, Antonio Rodríguez Luna and Miguel Prieto.

Arenal supo sortear las contradicciones de la militancia política gracias a sus capacidades técnicas, a su poder en la gráfica y en la esculto-pintura, así como en sus conocimientos de arquitectura e ingeniería en proyectos de impacto urbano como el Polyforum Cultural Siqueiros, en donde hizo la barda perimetral desde 1964 hasta 1970. De 1972 a 1976 junto al arquitecto Lorenzo Carrasco crea el Museo Cabeza de Juárez de su autoría.

La capacidad interdisciplinaria de Luis Arenal Bastar prueba la necesidad del realismo militante como alternativa al aura artística y sus valoraciones. Este notable artista plástico murió el 9 de mayo de 1985.

CABEZA DE JUÁREZ

Esta monumental obra de arte urbano ubicada en la delegación Iztapalapa de la Ciudad de México refleja el espíritu del taller de la gráfica popular. El monumento fue construido por el arquitecto Lorenzo Carrasco con la obra mural del pintor tabasqueño Luis Arenal durante la administración de Luis Echeverría. Los murales del basamento presentan pinturas abstractas, figurativas aunque en principio iban a ser trabajadas por Siqueiros; la enfermedad y la muerte después impidieron que el maestro realizara esa parte del trabajo. La base donde se colocó tiene una altura de 12.38 metros, 15.95 metros de ancho y 6.09 metros de fondo. Se encuentra ubicado en la glorieta que forma la Avenida Guelatao frente a la FES Zaragoza de la UNAM.