CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Tradiciones murtuorias yokot’anob
Tradiciones murtuorias yokot'anob el antiguo altar de muertos yokot´an, va mas allá de lo que en el presente se plantea
Tradiciones, murtuorias, yokot'an, altar de muertos, día de muertos
31058
page-template-default,page,page-id-31058,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

TRADICIONES MURTUORIAS YOKOT’ANOB

POR: PLÁCIDO SANTANA HERNÁNDEZ
HISTORIADOR Y CRONISTA YOKOT’AN

Mucho se ha dicho, comentado y distorsionado la cosmovisión, tradición y costumbre del altar de muertos yokot´anob, pues el sincretismo y la modernidad, juegan un papel importante sobre la estilización y el alejamiento espiritual del altar que antiguamente se colocaban para las ánimas en la cultura yokot´an. En ese contexto, realizamos una investigación profunda, buscando explicar el simbolismo que hoy, debido al mestizaje y la religión católica, ha conllevado a buscar erróneamente, falsos argumentos y explicaciones que representan dualidades y símbolos hoy por hoy, marginados o cambiados (como altares de las mascotas muertas, los que creen que las animas solo llegan el 02 de noviembre y se van el mismo día, entre otras explicaciones sin sentido).

El antiguo  altar de muertos yokot´an, va mas allá de lo que en el presente se plantea, el altar se compone solo de tres niveles, pues en un principio se creía que en el mundo solo existían tres cosmos, el lugar donde moraban los dioses, que podríamos llamarlo el cielo, la tierra donde habitan los hombres vivos y el inframundo o morada de los muertos que es representado simbólicamente en el altar de muertos en algunos casos con un petate, o con hojas de plátano o de tó, el petate simbolizaba la dualidad vida – muerte, debido a que cuando nacíamos, el primer lugar donde la partera o ix´ch´uk´chok nos colocaba después de nacer, era sobre un petate (vida), posteriormente cuando moríamos se colocaba el cuerpo del difunto en un petate y se sepultaba (muerte), cumpliendo con ello la dualidad vida – muerte, de igual forma, el mantel blanco o flores blancas colocadas en el altar no simboliza pureza, simboliza la dualidad vida y muerte, simboliza la vida porque cuando somos engendrados en el vientre materno, el embrión resultado de la unión del espermatozoide y el óvulo, es de color blanco, en contraste cuando morimos, el color blanco de nuevo aparece pero en los huesos, pero ya en la dualidad de la muerte.

Algo común que se dice, es que las ánimas llegan el 01 de noviembre y se marchan el 29 del mismo mes, curiosamente ese día por la madrugada siempre llueve, por eso se dicen que las animas llegan con agua y con agua se van, se afirma que solo llegan las ánimas que ya cumplieron un año de muertos, los difuntos que aún no tienen el año fallecido, se quedan a “cuidar casa”, según la creencia popular, antiguamente la dualidad se representaba en las rituales fúnebres, si el difunto era mujer, quien rezaba era un rezador hombre y los objetos del altar eran masculinos (sahumerio, apastes, cajetes, etc.) si el difunto era hombre, quien rezaba era mujer y los objetos del altar eran femeninos. Viajeros y exploradores que pasaron por Tabasco en el siglo XIX, escribieron en sus apuntes y crónicas, que, en algunas comunidades, los cadáveres eran sepultados bajo en el piso de terrecería de las iglesias o ermitas católicas.

El excelente antropólogo, Carlos Inchaustegui, menciona en su obra, Las Márgenes del Tabasco Chontal, todo lo que acontecía durante y después de la muerte de una persona de origen yokot´an, “Entonces cuando puja, sale el espíritu…por la boca sale el espíritu, y la obligación de todos los asistentes al velorio es dar óbolo, 100, 200, 50 pesos, todos los compañeros deben dar ayuda, cuando muere una persona, sus compañeros le tejen un cordón de henequén con siete nudos, esta es su defensa del difunto que cuando sale el alma, va por los mares, por el aire lo llevan. Es un aire que se va. Alla encuentra gentes malas y se la sacude dándole cuartazos con el cinturón, por eso tiene que llevar siete nudos”. (Inchaustegui, Chontales de Centla, 1985)

Hasta los años 80 del siglo XX, la creencia yokot´an de Tabasco, era muy severa con los suicidas, porque no se le permitía ser enterrado dentro del panteón, a pesar de las súplicas de la familia, los cadáveres de suicidas y de hechiceros eran enterrados atrás del panteón o en sus periferias, nunca dentro, pues era considerado un sacrilegio quitarse la vida, pues creían que Manap, dios yokot´an de la muerte, las tinieblas y el inframundo, lo había tentado para matarse, hoy por higiene ya se permite enterrarlos dentro del cementerio.

En algunas comunidades yokot´anob, persiste la creencia de que las ánimas de los niños llegan en la madrugada del 31 de octubre para amanecer el 01 de noviembre, la gente adulta llega el 01 de noviembre para amanecer el 02, se asiste a los panteones la noche del 01 para quemar velas en los sepulcros del cementerio, la creencia dice que hay que iluminar el camino de las ánimas, ese día no se trabaja, se limpia la casa, no se deja ropa tendida ni hamacas, eso causaría enojo a las ánimas, también hay creencia de colocar una silla frente al altar de muertos, para que las ánimas se sienten a degustar su ofrenda, también aun costado o atrás del altar se deja un platillo con un vaso de agua, es para el ánima sola, ese difunto del que ya nadie se acuerda, se colocan 12 velas prendidas que simbolizan los 12 meses que tarda el ánima en regresar a visitar el mundo de los vivos, la comida que se deja en el altar es la que al difunto le gustaba en vida.

En conclusión, la muerte y los altares de muertos yokot´anob serán siempre esa sincronía entre lo tradicional, la costumbre y los mitos, Tabasco como cada pueblo, tiene su propia identidad y sus propias creencias, es parte de nuestra cultura y nuestra herencia indígena y europea, con ello se cumple la eterna dualidad que afirma que si hay día hay noche, si hay frio hay calor, si hay femenino hay masculino y si hay vida, también existe la muerte.

 

Bibliografía:

  1. Bernat, C. A. (2011). Viajeros en Tabasco, Tomo II. Villahermosa, Tabasco, México : Gobierno del Estado de Tabasco.
  2. Campos, J. (1988). Bajo el Signo de Ix Bolon. Villahermosa, Tabasco: Fondo de Cultura Económica.
  3. Inchaustegui, C. (1985). Chontales de Centla. México D.F.: Gobierno del Esatdo de Tabasco.
  4. Inchaustegui, C. (1987). Las Márgenes del Tabasco Chontal. Villahermosa, Tabasco: Gobierno del Estado de Tabasco.
  5. Maimone Moroni, D. (2010). Relatos y Leyendas Chontales de Tabasco. México D.F.: Grupo Profesionales Gráficos de México.
  6. Santana Hernández, P. (2005). Cuentos y Leyendas de Centla. Villahermosa, Tabasco: Union S. A.