CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Camellones Chontales
El INI de Tabasco tomó la iniciativa de generar una propuesta para llevar a cabo el gran proyecto agro-hidráulico. En dicha propuesta se decidió llamar al proyecto “Camellones chontales”
Cemellones chontales, Tucta, Nacajuca, AMLO, Andrés Manuel López Obrador, INI, Leanro Rovirosa, Arturo Gómez pompa, Tabasco, Agricultura, Chinampas
16086
page-template-default,page,page-id-16086,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

CAMELLONES CHONTALES

Extractos del artículo del Dr. Arturo Gómez-Pompa

Profesor Emérito de Botánica de la Universidad de California Riverside y Asesor Científico del Centro de Investigaciones Tropicales de la Universidad Veracruz

Leer artículo completo aquí
Correo electrónico: floramex@ucr.edu

El éxito obtenido con las primeras chinampas tropicales construidas en San Pedro, Tabasco Dr. Arturo Gómez-Pompa, motivó el interés de algunas instituciones educativas para pedir el apoyo y asesoría del Dr. Arturo Gómez-Pompa en la construcción de chinampas experimentales en sus localidades.

Se recibió una solicitud por parte del Instituto Cultural de Nacajuca, Tabasco, siendo directora de esa institución, la madre Muriel, quien conociendo la experiencia en el río San Pedro, expresó su interés por crear una chinampa en algún pantano cercano a su localidad.

El Doctor envió a uno de sus técnicos chinamperos -Julio Jiménez- se trasladó a Nacajuca para armar las chinampas. Con el apoyo del personal de su institución, el Doctor ofreció un curso informal sobre cómo construir una chinampa a los estudiantes.

El entusiasmo de la madre Muriel y de uno de los profesores (Ramiro) llamó la atención del gobernador de Tabasco, el ingeniero Leandro Rovirosa, quién ya conocía su trabajo en San Pedro. Al ver las chinampas de Nacajuca y el entusiasmo de los profesores y estudiantes, les ofreció apoyo para ampliar el proyecto. Les sugirió también usar una draga, que él enviaría gratuitamente, para que abrieran canales con rapidez y con ello ampliaran el área experimental chinampera.

Don Leandro Rovirosa decidió llevar a cabo un proyecto mayor en la zona chontal, para lo cual sugirió utilizar una draga flotante de almeja, que permitiría realizar el trabajo de forma más rápida y en una mayor superficie.

El proyecto se estableció en Tucta, Municipio de Nacajuca, por la presencia del Instituto de Nacajuca, y especialmente por ser la zona más pobre del Estado, que era habitada por el grupo indígena chontal.

Para ejecutar el proyecto, el gobernador invitó al Instituto Nacional Indigenista (INI) del Estado de Tabasco, cuyo director era el licenciado Andrés Manuel López Obrador, para ser la institución ejecutora del mismo. El INIREB quedó como asesor técnico. Se abarcaron aproximadamente 100 hectáreas de pantano y en un tiempo relativamente corto se levantaron grandes plataformas para ser utilizadas para la agricultura. Los indígenas chontales, se sorprendieron de la aparición de tierra para cultivo en las zonas pantanosas.

El INI de Tabasco tomó la iniciativa de generar una propuesta para llevar a cabo el gran proyecto agro-hidráulico. En dicha propuesta se decidió llamar al proyecto “Camellones chontales” y eliminar totalmente cualquier referencia a las chinampas y al proyecto que le dio origen a esta iniciativa del gobernador Leandro Rovirosa.

Se optó por desarrollar cultivos de cebolla, tomate y algunas hortalizas, con la idea de abastecer los mercados de Villahermosa. Esta primera opción de cultivos no tuvo éxito. Se mencionaron diversas razones para su fracaso como

  • La baja fertilidad de los suelos arcillosos emergidos del fondo de los pantanos.
  • Problemas para comercializar los productos.
  • Obstáculos puestos por los monopolios de los mayoristas introductores de hortalizas de Puebla.
  • El cambio de director del INI de Tabasco (licenciado Andrés Manuel López Obrador), quien pasó a ocupar un puesto político en el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

A pesar de ello, los chontales tomaron el control y manejo de los camellones. Con ello se dio un gran cambio positivo. Ellos decidieron probar con especies de su interés; como la introducción de la “cañita”, una ciperácea usada para tejer sombreros y artesanías.

Cabe aclarar que los camellones chontales no son chinampas. Los factores que diferencian a los dos sistemas son los siguientes:

  • Sus dimensiones.
  • El suelo superficial de los camellones sacado por la draga no correspondía necesariamente al suelo orgánico del fondo del pantano. Muchas veces se arrastraba también la arcilla que estaba por debajo de la materia orgánica, lo cual traía como consecuencia problemas en los cultivos.
  • La profundidad de los canales hechos por la draga era muy grande. Por tal motivo, la posibilidad de utilizar en un futuro el lodo orgánico del fondo se hizo muy difícil.

Varios problemas quedaron sin resolver, tanto en las pequeñas chinampas hechas con mano de obra como en los grandes camellones construidos con maquinaria. Por ejemplo, poder controlar el nivel del agua.

Un hecho muy importante es que tanto las chinampas como los camellones ofrecen una alternativa para producir alimentos en el trópico, en pequeñas superficies.

Esta opción constituye una reserva potencial para la producción intensiva de alimentos en el trópico en varios cientos de miles de hectáreas. Al hacer un uso intensivo de mano de obra, este sistema agrícola puede ayudar a resolver el problema ocupacional rural de nuestro país en esas zonas, y forzar en cierta forma la integración de la agricultura con la silvicultura, la acuicultura y la ganadería.

Uno de los aspectos más importantes de toda esta experiencia para el Doctor Arturo Gómez-Pompa, fue el haber demostrado que el drenaje general de los pantanos no es, necesariamente, la única salida disponible para tener tierras para el cultivo en el trópico.

A pesar de los problemas encontrados, el siguiente gobernador de Tabasco, Enrique González Pedrero, continuó creando nuevas zonas de camellones con estos mismos objetivos, e invitó al INIREB en 1983 para continuar los proyectos en la región chontal. Esto generó la necesidad de crear una oficina regional del INIREB en Tabasco y un centro de investigación agro-piscícola en Nacajuca. Sin embargo, duraron poco tiempo debido al cierre del INIREB en 1988.

Desafortunadamente, las instituciones académicas que se interesaron y llevaron a cabo los proyectos fueron cerradas (INIREB y Colegio Superior de Agricultura Tropical [CSAT])  y nadie tomó su lugar en este tipo de estudios y experiencias.