CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Templo y exconvento de Santo Domingo de Guzmán
En 1633 los frailes franciscanos Francisco Silvestre Magallón, Bernabé de Pastrana, Juan Fajardo, Buenaventura Valdés y Diego de Padilla, fundaron los conventos de Oxolotán y de Poposá (hoy, Lázaro Cárdenas).
Tacotalpa, tabasco, México, municipio, convento, Tapijulapa, oxolotán
16152
page-template-default,page,page-id-16152,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

TEMPLO Y EXCONVENTO DE SANTO DOMINGO DE GUZMÁN

La orden dominica navegó hacia la Nueva España en 1526, año en el que habría de iniciar su trabajo de evangelización. Inicialmente se asentaron en Ciudad Real. San Cristóbal de las Casas-, y 20 años después organizaron misiones destinadas a trabajar en la serranía de Chiapas y Tabasco. Aquella región no había sido evangelizada por dos factores de gran importancia para la orden: en el área no había metales ni piedras preciosas, la población no era abundante y, demás, estaba distribuida en localidades dispersas por la sierra.

Su acceso era difícil y los zoques que la habitaban hablaban un lenguaje tan complejo que los predicadores no lograron aprenderlo.

Sin embargo, la orden dominica requería enlazar sus fundaciones y aumentar el territorio bajo su jurisdicción, ya que el establecimiento más al norte era Tecpatán, Chiapas.

Desde 1553 los dominicos realizaron varias gestiones tendientes a cumplir lo anterior, así que alrededor de 1572 iniciaron la edificación del convento de Oxolotán bajo la dirección del fraile Antonio de Pamplona. Su construcción requirió congregar a la población indígena, dando lugar a un nuevo poblado: Oxolotán.

 

En 1578, siendo el vicario de la doctrina fray Tomás Aguilar, la administración de las fundaciones en la sierra se adjudicó a Oxolotán. Esa época corresponde a la fase de apogeo de la fundación, que entonces tenía como visitas a los pueblos de Amatán, lxtapangajoya, Solosuchiapa, Puxcatan, Tapijulapa, Tecomagiaca, Teapa y Tacotalpa. Al finalizar el siglo xvr el poblado de Oxolotán tenía cerca de 200 habitantes, y las únicas construcciones hechas de mampostería eran el convento y la vicaría.

Hacia 1611 el vicario de Oxolotán era fray Juan de Bersástegui. Éste adquirió a nombre de la orden dominica el terreno conocido como Raudalde lstatelté, dando inicio a las enormes fincas cacaoteras con las cuales los frailes dominicos se allegaban los recursos necesarios para enfocar sus actividades a la observancia, más que a la evangelización.

Desafortunadamente, la importancia de Oxolotán, adquirida con la fundación del convento y la congregación de indígenas, fue decayendo a partir de 1641, cuando los cacaotales de Tacotalpa cobraron un mayor auge debido a que la población contaba con mejores vías de comunicación y un acceso más fácil que el de Oxolotán. Entrando el siglo XVIII el convento había venido a menos, sin embargo, el poblado permaneció habitado e incluso poseía un cabildo indígena. Entre los siglos XIX y la primera mitad del siglo xx el edificio religioso mostraba una imagen de total abandono donde el paso del tiempo, la pérdida de elementos arquitectónicos, el crecimiento de la vegetación y las inundaciones periódicas propiciaron la destrucción paulatina del edificio, factores a los que se sumarían el saqueo y la destrucción intencional en fechas más recientes.

La orden dominica navegó hacia la Nueva España en 1526, año en el que habría de iniciar su trabajo de evangelización. Inicialmente se asentaron en Ciudad Real. San Cristóbal de las Casas-, y 20 años después organizaron misiones destinadas a trabajar en la serranía de Chiapas y Tabasco. Aquella región no había sido evangelizada por dos factores de gran importancia para la orden: en el área no había metales ni piedras preciosas, la población no era abundante y, demás, estaba distribuida en localidades dispersas por la sierra.

Su acceso era difícil y los zoques que la habitaban hablaban un lenguaje tan complejo que los predicadores no lograron aprenderlo.

Sin embargo, la orden dominica requería enlazar sus fundaciones y aumentar el territorio bajo su jurisdicción, ya que el establecimiento más al norte era Tecpatán, Chiapas.

Desde 1553 los dominicos realizaron varias gestiones tendientes a cumplir lo anterior, así que alrededor de 1572 iniciaron la edificación del convento de Oxolotán bajo la dirección del fraile Antonio de Pamplona. Su construcción requirió congregar a la población indígena, dando lugar a un nuevo poblado: Oxolotán.

Durante el movimiento anticlerical (1928-1936) impulsado por el gobernador Tomás Garrido Canabal, hubo en Tacotalpa requisa de imágenes religiosas que se amontonaban en la plaza pública para ser incineradas. Santo Domingo en Oxolotán se salvó pero el lugar fue desmantelado. A la salida del polémico gobernador, se retomó su uso.
Actualmente el convento de Oxolotán se utiliza con fines litúrgicos y se realizó una remodelación del lugar en 1988.

Fuente:

 

  1. Templo y Convento de Santo Domingo de Guzmán, Oxolotán – Miniguía basada en trabajos de los arqueólogos R. Bueno, R. Cruz, M.J. Gallegos, L. Ledezma y A. Peña; y de los arquitectos J. Abundis, P. Chico, y F. Cortés. – Instituto Nacional de Antropología e Historia 2000.