CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Faro de Frontera
Para finales del siglo XIX, en 1881, se inaugura el faro a la margen derecha del río Grijalva, por crónicas de la época, se sabe que estaba a más de 500 metros de la orilla.
Faro, Frontera, Muelle, puerto, Municipio, Centla, Tabasco
17562
page-template-default,page,page-id-17562,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

FARO DE FRONTERA

Por: Plácido Santana Hernández
Historiador y Cronista yokot´an de Centla.

 

Se sabe, que a escasos 26 años de la fundación de San Fernando de la Victoria que para entonces se llamaba Guadalupe de la Frontera (hoy Frontera), y por ser el principal puerto de la provincia de Tabasco, en 1844, el gobierno de Tabasco, autorizó a don Diego García, habilitar un pequeño faro en la Isla del Buey Chico, en la barra de la villa Guadalupe de la Frontera, para que sirviese de guía y orientación a las embarcaciones comerciales provenientes del Golfo de México. No se sabe cuál fue el final de este faro, pero con el paso de los años, Guadalupe de la Frontera fue tomando mucha importancia como puerto comercial de Tabasco y casi al inicio del porfiriato, el 04 de febrero de 1876, el dibujante P. J. Bearregard, realizó un excelente plano de un nuevo faro propuesto para la villa de Guadalupe de la Frontera, que, para entonces, era el segundo puerto de importancia comercial del sureste mexicano después de el de Veracruz.

Para finales del siglo XIX, en 1881, se inaugura el faro a la margen derecha del río Grijalva, por crónicas de la época, se sabe que estaba a más de 500 metros de la orilla, y cuyo principal encomienda sería desde entonces, ser el principal guía y orientador de los barcos mercantes extranjeros que primero explotaban las maderas preciosas como el cedro y caoba que provenían de Tenosique, Chiapas y Centroamérica, después sirvió a los barcos plataneros en la época de esplendor del oro verde, cuando la Southern Banana Corporation y después de la Cooperativa de Trabajadores de la Industria Platanera (COOTIP), que movilizaron la economía del puerto de Frontera hasta mediados de los años 50s, del siglo XX.

Posteriormente, en los 70 y 80 durante la explotación pesquera, el faro de Frontera siguió sirviendo de guía a las embarcaciones camaroneras y escameras que cargadas de toneladas de camarón y peces, arribaban a Frontera después de semanas de pesca en el Golfo de México o por la entrada de algún frente frío o norte.

En la actualidad, con la explotación del oro negro en el Golfo y la extinción de grandes barcos camaroneros en el puerto, prácticamente con las aguas del mar en sus pies, que amenaza en derribarlo, el viejo faro de Frontera, aún sigue firme, como un viejo centinela del Grijalva, soportando vientos de huracanes o nortes y un mar que devora día con día la orilla de la playa el bosque.

Cabe mencionar que este faro fue quien se supone (no sabemos qué tan de cierto sea), llamó la atención al poeta tabasqueño José Gorostiza, quien a su paso por este puerto a mediados del siglo XX, le inspiró y motivó para escribir sus poemas Cantarcillo y el Faro, y que en los tiempos modernos, con más de un siglo de existencia, es el faro más antiguo de Tabasco que aún sigue en su mismo sitio y de pie en las costas tabasqueñas, mirando el ir y venir de pescadores frontereños, que en lanchas rápidas y pequeñas, salen a buscar el sustento diario, y también observa la presencia de turistas locales y foráneos, que en vacaciones visitan la playa del bosque, llevándose con las cámaras de sus celulares, hermosas postales de su imponente y majestuosa presencia, que como mudo testigo y con tristeza, mira los fantasmas de enormes embarcaciones plataneras y camaroneras que hoy solo viven, en los recuerdos del puerto de Frontera…como un espejismo que evocan tiempos lejanos, cuando nuestro puerto, era el principal puerto económico de Tabasco.