CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Félix Fulgencio Palavicini Loria
Félix Fulgencio Palavicini, periodista, en 1917 representó al Distrito Federal en el Congreso Constituyente de Querétaro y fue uno de los miembros más activos en el trabajo de la redacción de la nueva Constitución.
Félix Fulgencio Palavicini, el universal, periodista, escritor
21781
page-template-default,page,page-id-21781,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

FÉLIX FULGENCIO PALAVICINI LORIA

Félix Fulgencio Palavicini Loria Nació el 31 de marzo de 1881, en Teapa Tabasco, fue hijo de Juan Vicente Palavicini y Beatriz Loria. Estudió en el Instituto “Juárez” y se graduó como ingeniero topógrafo en noviembre de 1901. Fue enviado por el Gobierno a Europa en 1906 donde estudió en el “Conservatoire d’Arts et Metiers” de París.

En 1906, viajó a Europa -becado por Justo Sierra-, para estudiar pedagogía. En 1907 regresó y se encargó de organizar las escuelas industriales. En 1908 editó el periódico “El Partido Republicano” y fue delegado de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística al congreso Internacional de Geografía celebrado en Ginebra, Suiza. Al inicio de la Revolución se afilió al maderismo.

Fue secretario del Centro Antirreeleccionista de México desde su fundación en 1909. Acompañó a Madero en su gira electoral por los Estados de Veracruz, Yucatán, Campeche, Tamaulipas y Nuevo León. Sustituyó a José Vasconcelos y dirigió el periódico “El Antirreeleccionista”, en el que dio a conocer sus ideas educativas así como su ideología liberal y progresista.

En 1911 fue director de la Escuela Industrial de Huérfanos; luego fue elegido diputado por Tabasco en la XXVI Legislatura Federal, en la que formó parte del grupo “renovador” y de la comisión de instrucción pública logrando aumentar el salario de los maestros un 25%.

En 1912 representó a su Estado natal, Tabasco, en el XXVI Congreso, cuando éste fue disuelto por Huerta en 1913, e encarcelado con muchos de sus compañeros. Fue uno de los principales asesores del Primer Jefe Venustiano Carranza. En agosto de 1914, Carranza lo nombró Secretario interino de Instrucción Pública y Bellas Artes.

Don Fulgencio convocó a concursos para la redacción de libros de texto, suprimió los premios en las escuelas, creó bibliotecas infantiles, fundó la escuela de experimentación pedagógica y diseñó un proyecto de autonomía universitaria. Renunció a su cargo de subsecretario encargado del Despacho de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes. El motivo de la renuncia de Palavicini fue que se haría cargo del diario El Universal, próximo a publicarse.

En 1917 representó al Distrito Federal en el Congreso Constituyente de Querétaro y fue uno de los miembros más activos en el trabajo de la redacción de la nueva Constitución: favoreciendo la libertad de enseñanza y la igualdad de los derechos políticos de las mujeres, se pronunció por el reparto agrario y la incorporación de las garantías sociales en la Constitución.

Fue miembro de la “Sociedad de Geografía y Estadística”, de la “Alliance Scientific Universelle” y de la sociedad italiana “Dante Alighieri”. En agosto de 1919, Dinamarca lo nombró presidente del comité mexicano para la venta de la “Estampilla de la Paz”, dedicada a la reconstrucción de la Catedral de Reims.

Fue fundador también de “El Globo”, “El Día” y la revista “Todo”. Patrocinó la reunión de los dos grandes “Congresos Nacionales del Niño”, fundó el “Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa” y levantó la Casa de Salud del Periodista”.

Tras su renuncia a El Universal en 1923, sus compañeros le rindieron un homenaje de despedida, en donde Palavicini pronunció un decálogo de lo que él llamó “su testamento periodístico”:

I.- Sed orgullosos del prestigio de vuestro periódico, y ostentar nuestro penacho con fanfarronería, pero con donaire.

II.- En el diarismo la monotonía es un estado agónico, y la uniformidad un caso mortal.

III- Sed oportunos; transformaos incesantemente; un periodista tiene que ser más original que el anterior.

IV.- Colocar a la sociedad antes que al individuo y a la patria antes que a los gobiernos, considerando que el hombre es pasajero y sólo las instituciones y los ideales perduran.

V.- Sabed tener amigos y enemigos, siempre que los unos sean dignos de nuestra estimación y los otros de vuestro desprecio.

VI.- Repeler agresión con agresión; lo mismo económica que literaria; la forma que viváis en paz, es que estéis siempre preparados para la guerra.

VII. Vivís en una sociedad que fluctúa entre el periodo bélico y el fenicio; la espada y el oro son los adversario de la pluma; sacrificad cuando sea preciso, vida y fortuna antes que dignidad.

VIII. Sed firmes pero no testarudos; dúctiles, pero no débiles; generosos pero no cándidos.

IX.- Sed francos, altivos y enérgicos; si queréis ser respetados; la humildad es buena solamente cuando conduce al calvario y la crucifixión, porque conquista la divina inmortalidad; en los otros casos es una cobardía vulgar.

X.-Sed agradecidos y leales; dentro del ingrato hay siempre un tono que se deleita con pecados veniales a cambio de penitencias eternas.

Fue nombrado Embajador Extraordinario en Inglaterra, Francia, Bélgica, Italia y España. Presidió el Primer Congreso Bibliográfico reunido en México; presidió el Comité Pro-refugiados en Noráfrica; en 1947, representó al gobierno del Presidente Alemán en la Asamblea de las Naciones Unidas sobre la libertad de información, entre otros.

Entre las obras que publicó destacan: Los Diputados, El Primer Jefe, La Patria por la escuela, Historia de la Constitución de 1917, Pro Patria, Los Diputados,  Un nuevo Congreso Constituyente, La democracia victoriosa, además escribió las novelas: “Los irredentos” (1923) y “¡Castigo!” (1926) y editó la obra “México, recibió múltiples condecoraciones

Murió en la ciudad de México el 11 de febrero de 1952.

El Diario El Universal creó la medalla Félix Fulgencio Palavicini en su honor. La Medalla Félix Fulgencio Palavicini es el máximo galardón, que otorga EL UNIVERSAL y la Fundación Ealy Ortiz A.C. a mujeres, hombres, instituciones y ciudadanos ejemplares, quienes a través de su quehacer en el ámbito de la cultura, el arte, la ciencia y la vida pública, han contribuido con su ejemplo y trayectoria, al engrandecimiento de los valores humanos, al bienestar de su comunidad y en especial a la juventud oradora de habla hispana.

Han sido galardonados, en 2013, el Lic. Enrique Soto Izquierdo; en 2014, el Lic. Celso Humberto Delgado Ramírez; en 2015, el Lic. Porfirio Muñoz Ledo, y en 2016, el Dr. José Narro Robles; en 2017, el Lic. Genaro Vásquez Colmenares, el Dr. Raúl Carrancá y Rivas, y el Dr. Jorge Serrano Elías. En este 2018: la Mtra. Alicia Pérez Salazar, el Dr. Jorge Olvera García y el Dr. Carlos García Méndez.

Fuentes:

 

  1. Romero Flores, Jesús, Historia del Congreso Constituyente 1916-1917, México, SEP, IIJ-UNAM e INEHRM, 2014, pp. 44-46.
  2. Idalid Mora Cedeño. Félix Fulgencio Palavicini, periodista apasionado. Diario El Universal. Sep 29, 2014.
  3. Félix. F. Palavicini renunció al gabinete de Carranza . Secretaria de Cultura. Gobierno de México.