CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Isidoro Pedrero Totosaus
Semblanza del gran maestro Isidoro Pedrero Totosaus
isidoro pedrero totoaus, toto, monstruo del periodismo
21536
page-template-default,page,page-id-21536,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

ISIDORO PEDRERO TOTOSAUS

Fue llamado “El Monstruo del Periodismo” en Tabasco nació en un lugar llamado Poblado “Boca del  Cerro”, en Tenosique, Tabasco, el 5 de agosto de 1930.

 

Marcó una historia en el periodismo de Tabasco. Isidoro perteneció a esa generación de jóvenes que comenzaron a empujar los cambios que necesitaba nuestro nación. Como estudiante destacó por su gran inteligencia y visión, la qué cultivó con la lectura de los clásicos, obras de filosofía y política, lo que a la postre alcanzaría el primer lugar de un ensayo sobre Max Weber. Su capacidad de síntesis fue admirable y le permitió un ejercicio objetivo en la transmisión de la noticia.

 

Durante el movimiento estudiantil del año de 1968, en Tabasco, el “Toto” se manifestó abiertamente opositor al Lic. Manuel Rafael Mora Martínez, gobernador del estado. Más tarde, en 1975, formó parte del equipo de trabajo del “Diario Avance” con un seudónimo en la campaña del Ing. Leandro Rovirosa Wade como reportero de avanzada. Luego, pasó a formar parte del equipo de trabajo del “Diario Olmeca”, a petición del entonces Gobernador de Tabasco, Rovirosa Wade.

Más adelante, fundaría su primer semanario llamado “Impulso”, viendo éste la luz pública el 20 de noviembre de 1978, y publicándose hasta el mes de marzo de 1979, editándose 11 números.

El “Toto” fue un artífice de la palabra, que encontró en el periodismo la misión de una vida comprometida con el tiempo y las ideas; un Quijote, un hombre de ideas, un hombre que vivió sus convicciones, muy vertical, un valor y un pilar del periodismo, siempre convencido de sus ideas; y esas ideas, dieron forma a un nuevo estilo de periodismo en el Estado. Su prosa era poesía, canto y fuente de inspiración; un periodista de combate, aguerrido, siempre enfrentado al poderoso que caracterizó el trazo de su línea editorial.

 

Creador de la columna periodística el “Camalotal” en el diario Tabasco Hoy de esta capital tabasqueña. Viajó por Centro y Sudamérica como invitado especial de los diarios y noticieros más importantes de cada uno de los países que visitó. Viajó a Europa, donde llevò al cabo diversas ponencias que vieron la luz en el ABC. Recibió el Premio Estatal de Cuento en 1977, y de la misma forma el Premio Estatal único de periodismo en 1983. Fue Coordinador de dos Cursos Intensivos de Periodismo.

 

El primero de ellos auspiciado por el CREA, en 1981; y el segundo en el año de 1983, inaugurado por el gobernador de Tabasco, Lic. Enrique González Pedrero en el Museo de historia del CICOM. Fue columnista del Diario “Presente” y articulista del Diario “La Verdad del Sureste”, de 1998 a 2004. Fundador y Director General de los semanarios: “Páginas”, que nace solamente once meses, del mes de febrero al mes de noviembre de 1986; primero en el municipio de Paraíso, luego en el municipio de Cárdenas y por último en el municipio de Centro y “Perspectivas”, que nace a la circulación tres años de 1991 a 1994, donde alcanzó la cúspide de su esfuerzo periodístico.

 

Publicó dos libros: “Vidas que Alumbran”, dejando en él, la verdadera huella de su inconfundible estilo periodístico y de la metáfora hecha noticia, hecha prosa y; “Dinastías Petroleras” en 1988; este libro surgió, durante el tiempo que estuvo como reportero en el diario Tabasco Hoy, donde comienza hacer una serie de artículos referente a la gran corrupción que existía y que aún existe en la paraestatal de Petróleos Mexicanos, sobre todo a su sindicato, qué, en aquel entonces era dirigida por Joaquín Hernández Galicia alias “la Quina”.

 

No le alcanzó la vida para terminar dos libros: el “Surdidero”, que iba ser una recopilación de la columna jocosa del mismo nombre y, que viera la luz cada viernes, durante cuatro años en su semanario “Perspectivas” y “Crónicas de Personajes Tabasqueños”. Disfrutó en todo su esplendor de cuatro hijos: Quetzalcóatl, Canek, Huitzil y Melina. Falleció a las 5 de la mañana, a la edad de 56 años, el mismo día, mes y año que celebramos a nuestra Señora de Guadalupe, el 12 de diciembre de 2003, en la Ciudad de Villahermosa, Tabasco.

 

 

Fuentes:

  1. Angelita Pedrero Totosaus