CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
La Conquista
El 28 de Mayo de 1518 Juan de Grijalva, deja sus buques fondeados en la mar y entró con sus botes en el rio Tabasco (hoy río Grijalva)
juan de grijalva, conquista, batalla de centla, tabscoob, malinche
19108
page-template-default,page,page-id-19108,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

LA CONQUISTA

JUAN DE GRIJALVA ARRIBA A TABASCO

 

El gobernador de la isla de Cuba Don Mego Velázquez, y después de la fracasada incursión á Yucatán, armó una misión de cuatro embarcaciones v 240 hombres para que se dirigiese a las tierras nuevamente descubiertas encabezada por Juan de Grijalva, los capitanes de infantería eran Alvarado, Dávila y Francisco de Montejo, siendo capellán el Presbítero Don Juan Díaz e intérpretes los dos indios que Córdoba había tomado prisioneros en Cabo Catoche, y que convertidos a la religión cristiana, fueron bautizados con los nombres de Julián y Melchor. Zarparon de Matanzas el 8 de Abril de 1518.

El 12 de Mayo anclaron frente a Pontonchan ó Champotón, en donde tuvieron que librar una sangrienta batalla con sus habitantes y fueron victoriosos los conquistadores. Después llegaron a la isla Txis (hoy Laguna de Términos) y siguiendo rumbo a Sotavento, llegando a un paraje en donde decían se “derrama por Dos-bocas en el mar el río Tabasco”.

El 28 de Mayo de 1518 Juan de Grijalva, deja sus buques fondeados en la mar y entró con sus botes en el rio Tabasco (hoy río Grijalva) que hoy lleva su nombre. Narra Gil y Sáenz en su libro: “Á poco andar por la punta de un palmar le encontró con cuatro canoas de indios pintados, y haciendo mil gesticulaciones, con lo que daban á entender su descontento por el arribo de aquellas jentes, y con signos inequívocos de ademan de guerra. Pero el capitan español dió órdenes á los suyos que no les hicieran nada, mandando á Julián y á Melchor, que les hablasen en su idioma maya, manifestándoles: que venia en paz y que les traía una buena nueva muy importante para ellos. Con este lenguaje y promesa, salieron todos á tierra y empezaron á tratar por medio de los intérpretes amistosamente Grijaiva los alhagó regalándoles avalorios, pedazos de vidrio y otras bujerías de Castilla, suplicándoles fuesen á llamar á su jefe para que lo conociera y conferenciara con él; protestando no hacerle nada, y sí tratarlo con respeto, benevolencia, amistad y cariño.

Asi es que aquella gente se fué muy contenta con su regalo de gran valor para ellos, y al rato se presentó el Cacique de Tabasco con un moderado acompañamiento de sus nobles; saludo al capitan español diciéndole: que estaba muy contento con la amistad que le brindaba, y en seña de ello le regalaba unas laminas de oro dispuestas en forma de armadura y un presente que so avaluó despues en mas de tres mil pesos; pero que donde habia mas era en Culúa, Mexico, señalando al poniente; amonestándole que de ninguna manera quisiera entrar en guerra con ellos, pues tenia dispuestos dos Xiquipiles de guerreros, (cada Xiquipil son ocho mil). Grijalva a su turno les habló con mucha cortesía, esponiéndoles que el objeto de su viaje era manifestarles que venia a nombre y de parte de un gran señor llamado Cárlos V, que mora por donde nace el sol, el cual era muy bueno y los quería tener por sus vasallos, haciéndolos felices, dichosos y dándoles paz y prosperidad.

«El cacique respondió con afectada recticencia, que ellos vivian así solos en su independencia contentos, que no querían tener otro señor, y que si deseaba conservar su amistad y confianza, que se regresara dejándolos en paz, que para el efecto y para su viaje lo obsequiaba con gallinas, pan de maíz y otras bituallas juntamente con unas mantas finas. Grijalva con este lenguaje categórico del índio, pensando dejar amigos atras, mejor que enemigos por cualquier incidente que le acaeciese, se embarcó con su gente rumbo á Culhú (hoy San Juan de Ulua.) Cuando siguió costeando las costas de México, uno de los Capitanes que llevaba, Pedro de Alvarado, que se hizo famoso despues en la conquista, entrò en un rio al cual dejo también su nombre. En un riachuelo de las cercanías llamado el rio de Banderas por haber desplegado los naturales á la márjen de él, sus insignias militares, es donde tuvo Grijalva las primeras conferencias con los Mexicanos mismos.

Se dice: que este rio de Banderas, puede ser el de Cunduacan que desagua en la barra Chiltepec, pero juzgamos mas en historia, que sería Tonalá ó Santa-Anua, pues ahí como se sabe estaban los Agualulcos, poblaciones de Aztecas, primeros mexicanos con quienes habló Grijalva; esto es amen de las transformaciones geológicas que hubiese sufrido la costa.” (SIC)

 

HERNÁN CORTÉS LLEGA A TABASCO

 

El 10 de febrero de 1519 salió de la Habana con diez buques, y uno más pequeño se les unió en el puerto de la Trinidad; y siguiendo rumbo llegó á Cozumel en donde fue recibido por los naturales, y tuvo la oportunidad allí, de rescatar al Diácono Don Gerónimo de Aguilar.

Los naturales de Champotón, reclamaron la actitud pacífica a los de Tabasco con los Españoles, diciéndoles: que por miedo no se atrevieron á hacer la guerra. Molestos, los tabasqueños ofrecieron que si volvían los extranjeros los recibirían con guerra.

El 13 de marzo de 1519 ancló la armada Cortés frente de la barra de Dos Bocas y descendieron en sus botesCerca existía una poderosa ciudad de indios, quienes se abalanzaron sobre ellos en sus canoas. La pelea fue salvaje. Salvó a Cortés que la noche entró y los indígenas no peleaban en la noche. Al rayar el dia Cortés dispuso el embarque de las tropas para pasar al otro lado del río en donde estaban los indios y los derrotó tras terrible batalla adentrándose en su ciudad.

Pedro Mártir dejó una descripción de esta ciudad: “Dicen que existe una gran ciudad extendida á orillas del rio Tabasco; tan grande y célebre, cuanto no puede calcularse, sin embargo, afirma el piloto Alaminos y con él otros, que se extiende lamiendo la costa, como quinientos mil pasos y tiene veinticinco mil casas, las casas entrecortadas con huertas las que están ricamente fabricadas con piedras y cal en cuyo conjunto sobresale admirablemente la industria y arte de los arquitectos.”

Cortés ordenó desembarcar los caballos y todo el equipo de guerra para internarse en el territorio tabasqueño.

Fuentes:

 

    1. Compendio Histórico, Geográfico y Estadístico del Estado de Tabasco – Manuel Gil y Sáenz  – Tip. De José M. Abalos – Calle de la Encarnación – 1879
    1. Historia breve de Tabasco – Carlos Martínez Assad – Fondo de Cultura Económica – 2011.
    2. Historia de la Conquista de México – William H. Prescott – Editorial Porrúa, 31 de marzo de 2000.
    3. Quetzalcóatl ¿blanco y de ojos azules? – Eduardo Matos Moctezuma – Arqueología Mexicana núm. 113, pp. 82 -83
    4. La batalla de Centla fue el primer capítulo de la Conquista – Sitio web del INAH – 19 JUNIO 2015 .
    5. La defensa de Tabasco, 1600-1717 – María Ángeles Eugenio Martínez – Fondo Tabasco 1981.