MANUEL ANTONIO ROMERO ZURITA

Por: Marco Domínguez de Dios.

Fue un visionario cosmopolita, nació en el municipio de Paraíso, Tabasco, el 11 de febrero de 1896. Su gran virtud, el don de gente, de charla ligera y de extensa cultura, lo hicieron que continuará sus estudios en el “Instituto Juárez”, pero la suerte le cambió, cuando la administración del Gral. Francisco J. Mújica, le concedió una beca para hacer y terminar su carrera en la Ciudad de México. En la capital de la república, formó parte de la redacción del diario “El Universal”.

En el año de 1922, ya graduado regresó a Tabasco, ocupando el cargo de Procurador General de Justicia del Estado; luego se traslada a la ciudad de México donde ingresó al movimiento Delahuertistas. Más tarde, es Gobernador y Comandante Militar del Estado.

Fue desterrado de México, hacia Guatemala, Jamaica y Cuba, donde colaboró en el “Diario de la Marina”. En el año de 1927, regresó a su país y; para los años de 1932 y 1936 viajó por Europa y Asia Menor. En París, Francia, sustentó conferencias y en España vivió los horrores de la terrible guerra civil auspiciada por Adolfo Hitler y Benito Mussolini.

Subsiguientemente en 1942, en tierras tabasqueñas, donde permaneció definitivamente, salvo una estancia que se prolongó por espacios de 36 meses, cuando fue diputado federal por el primer Distrito de Tabasco. Fundó el diario “Rumbo Nuevo”. Sus obras literarias es intensa y extensa los cuales podemos señalar: “Gerardo Gallegos”, “La Muerte del General Alvarado”, “Pellicer Huésped de la Tierra”, “Presentación de Ramón Galguera Noverola”. Le permanecen inéditos varias obras, encontrándose en poder de su señora esposa, las cuales son: “El Hombre Autentico y el Hombre Artificial”, que es un ensayo novelesco, “Las Letras Tabasqueñas en la Literatura Mexicana”, “Un Estudio referente a Sánchez Mármol y su Obra” y “Pino Suárez y la Tabasqueñidad”. Falleció en la ciudad de Villahermosa, Tabasco, el 2 de noviembre de 1958.

INTERINO
21 ENE.  – 8 JUN. 1824