MANUEL MARÍA ESCOBAR Y RIVERA

Nació en Quetzaltenango, capitanía general de Guatemala, el 1º de enero de 1807. Fueron sus padres don Francisco Narciso de Escobar y Muñoz y doña Inés de Rivera, hacendados de aquella localidad. Cuando cumplió catorce años fue enviado a Puebla de los Ángeles a vivir al lado de su tío don Luis de Escobar y Llamas, sobrino del obispo Diego Osorio de Escobar y Llamas, vigésimo cuarto virrey de la Nueva España.

Participó en la expedición de Guatemala y el Salvador a las órdenes de don Vicente Filisola, lo que motivó que su padre lo desheredara por no haber querido ser súbdito de Guatemala.

Fue teniente a la comandancia de Puebla, donde fue promovido a capitán. Con este grado sirvió en el regimiento de Cuautla hasta agosto de 1836, en que fue promovido al ministerio de Guerra. Fue enviado a Tabasco, de donde más tarde sería gobernador.

Regresó a la capital y fue ayudante de Guadalupe Victoria hasta mediados de marzo de 1839, y luchó contra los franceses en noviembre de 1839 en la famosa Guerra de los Pasteles. Regresa a Tabasco en 1840 para intentar pacificar el estado. Combatió en la defensa y sitio de San Juan Bautista, donde fue herido dos veces. En 1848, al finalizar la guerra contra Estados Unidos fue designado comandante general de Tabasco.

Contrajo matrimonio con doña María Manuela Escoffié de la Barba de Reggio, de las familias más conocidas de la provincia de Yucatán. La boda se celebró en San Juan Bautista el 30 de mayo de 1840. Sus hijos fueron: María, Eugenio, Armando, Manuel, Clementina y Adelina.

Fue de los pocos conservadores que sirvieron a su partido por verdadera convicción; consideraba con ello hacer un bien al país. Nombrado general de división por el presidente Antonio López de Santa Anna, 1853-1855. Persiguió a los liberales, encarceló a Justo Santa Anna y a Victorio Victorino Dueñas. El periodo de Escobar coincidió con la segunda y última época centralista en 1855.

Durante la última administración del general Santa-Anna, pidió ser trasladado a Tabasco, para huir de la política palaciega de Su Alteza Serenísima, y permaneció como gobernador y comandante general del 24 de junio de 1853 al 29 de agosto de 1855.

Al conocerse en San Juan Bautista la noticia de que el dictador había huido de la capital del país,  se alzó la guarnición de la plaza por el Plan de Ayutla el 13 de agosto de 1855, y el 29 de agosto las tropas veteranas. A la cabeza del movimiento se encontraba el coronel Benito Haro, que en ese momento estaba desterrado. Escobar le entregó el mando y se retiró pacíficamente con su familia a Campeche y a Ciudad del Carmen.

 Falleció en Campeche el 3 de mayo de 1891.

GOBERNADOR
24 JUN. 1853 – 29 AGO. 1855

Fuente:

  1. Tabera, Ramón Escobar. “Don Manuel María Escobar y Su ‘Campaña De Tampico.’” Historia Mexicana, vol. 9, no. 1, 1959, pp. 35–43. JSTOR, www.jstor.org/stable/25134988.
  2. Origen y evolución del Poder Ejecutivo en Tabasco, 1824-1914 – Jesús Antonio Piña Gutiérrez – UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas, México, D.F.- Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, 2014.