CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Monumento a Gregorio Méndez Magaña
El monumento a Gregorio Méndez Magaña fue obra del escultor fue Augusto Escobedo. En 1960, se constituyó un Patronato Pro-Monumento para recaudar fondos para la obra.
Monumento, glorieta, Gregorio Méndez Magaña
20466
page-template-default,page,page-id-20466,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

MONUMENTO A GREGORIO MÉNDEZ MAGAÑA

Compilación de: Orlando Moscoso y Landy Aguilar

En 1960, se constituyó un Patronato para recaudar fondos para financiar la construcción de un Monumento al Coronel Gregorio Méndez Magaña, obra a cargo del escultor mexicano Augusto Escobedo.

Entre las personas que formaron parte de este patronato se encontraban, el Lic. Mario Brown Peralta, el Dr. Gonzalo Graham y el radiodifusor Jesús Nazar Jaidar.

El gobierno del estado rifó una casa en Paseo Tabasco y el viernes 30 de septiembre de 1960, a las 10 de la mañana, dio inició un maratón radiofónico Pro-monumento Coronel Gregorio Méndez Magaña en el que participaron en una solidaria competencia las estaciones XEVA, la XEXJ y la XEVT.

La asesoría técnica fue del Teniente Coronel Humberto Mariles, máximo exponente del hipismo internacional en aquel entonces. Mariles admiraba tanto al héroe jalpaneco que inclusive se ofreció a realizar exhibiciones ecuestres gratuitas para recaudar fondos para la construcción del monumento.

El Teniente hizo en su momento, -de acuerdo a los diarios de la época-, observaciones al escultor Escobedo sobre la obra, como el que la silla no correspondía a la época, al igual del tipo de mosquetón y el sable.

El monumento quedó listo para su inauguración el 27 de febrero de 1961, día en el que además de celebrarse la gesta heroica de la expulsión de los franceses de territorio tabasqueño, el entonces gobernador Lic. Carlos Alberto Madrazo Becerra, dio su informe de gobierno.

Carlos Madrazo pronunció las siguientes palabras durante su informe: “Hoy será inaugurada la estatua del coronel Gregorio Méndez, caudillo que simboliza la bravura de un pueblo que no sabe vivir de rodillas. El  bronce,  transformado  en  obras  de  arte,  perpetúa  la significación de una hazaña que nos enorgullece y es el tributo que el fervor popular le rinde a quien la hizo posible con su heroísmo. Los héroes no son voces muertas. Ellos están presentes en nuestros actos y su recuerdo influye en el destino de la República. Fue posible darle cima al monumento aludido, en virtud de la irrestricta colaboración de la ciudadanía, quien aportó su óbolo mediante el marathón organizado con este propósito. Asimismo, el Gobierno del Estado, para reunir la suma necesaria que permitiera pagar dicho trabajo, promovió la rifa de una residencia ubicada en el “Paseo Tabasco” . Con los fondos recaudados por ambos conceptos, se obtuvo plasmar en realidad la idea tendiente a erigirle a nuestro prócer la estatua que, junto con el cariño del pueblo, proyecta su memoria y su relevante lección heroica. El Gobierno de Tabasco estima la valiosa cooperación de las radiodifusoras locales y de los locutores que intervinieron en el evento”.

La estatua fue bautizada por la gente como “El caballito” y generó, y sigue generando críticas por algunas inexactitudes históricas y técnicas que presenta.

La ubicación original fue en el cruce de las calles 27 de Febrero y Paseo Tabasco, frente a la Catedral de Villahermosa y años más tarde fue removida al lugar que ocupa actualmente en la esquina que conforman la avenida Méndez y 27 de Febrero.

La estatua sin embargo, generó y sigue generando críticas por algunas inexactitudes. A continuación reproduciremos los argumentos del escritor Jorge Priego Martínez quien en la edición del diario vespertino “El Correo” el 27 de febrero 2009 escribió:

“Otra barbaridad que aumenta la tergiversación de la historia local, en lo que se refiere a lo que se conmemora este día, es el monumento al coronel Gregorio Méndez Magaña, vulgarmente conocido como “El caballito”, que contiene una gran serie de inexactitudes o mejor dicho falacias, mismas que nos permitiremos enumerar a continuación:

 

Primero, la leyenda que aparece en la base es de una falsedad abrumadora, puesto que como hemos dicho anteriormente, el 27 de Febrero de 1864, no hubo ninguna batalla, ni combate, ni siquiera una escaramuza o tiroteo.

 

Segundo, el coronel Méndez no usaba uniforme militar, sino su ropa de civil, es decir, se consideraba y vestía como guerrillero, puesto que no era coronel del ejército regular, sino de la guardia nacional, nombramiento que le dio el vicegobernador de Tabasco en funciones de gobernador, Felipe de Jesús Serra. Una visión de los coroneles Méndez y Sánchez Magallanes al frente de sus fuerzas mal vestidas y peor pertrechadas, nos la ofrece el licenciado Manuel Sánchez Mármol, quien fuera secretario de Méndez durante la guerra contra los francotraidores, en su novela histórica “Antón Pérez”.

 

Tercero: en aquella lejana época no había en el estado caballos pura sangre, sino únicamente de los llamados criollos, y de éstos era el que montaba el jefe de las fuerzas tabasqueñas.

Cuarto, el coronel Méndez usaba espuelas de las llamadas de estrella, como todos los jinetes tabasqueños de todos los tiempos. Quinto, en Tabasco no hubo zuavos, soldados mercenarios del norte de África, si no nos equivocamos, que peleaban al lado de los franceses y reconocidos por su bravura; sí los hubo en la batalla del 5 de Mayo en Puebla, donde fueron derrotados por el batallón de valerosos indígenas zacapoaxtlas poblanos, que resultaron más fieros en la batalla que los famosos zuavos. Sexto, en lugar de albardón, el coronel Méndez usaba para montar, una silla con manzana, como todas las de por estos rumbos.

 

El autor del monumento de marras, el escultor Augusto Escobedo, si la memoria no nos falla, durante una charla que en los años ochenta del siglo pasado ofreciera en la galería de arte El Jaguar Despertado, fue interrogado por el extinto licenciado Jesús Ezequiel de Dios, sobre el porqué de tales inexactitudes históricas en dicho monumento, a lo que el interpelado contestó que él se basó en las instrucciones precisas del entonces gobernador del estado. Tal vez el señor gobernador quiso enaltecer más de la cuenta a nuestro héroe epónimo y lo vistió, montó y le hizo arremeter a puras fantasías, por no llamarles de otra manera.

Fuentes:

 

  1. Tabasco a través de sus gobernates 1959-1961 Volumen 9 (1988). Biblioteca Básica  Tabasqueña. Gobierno del Estado de Tabasco. Villahermosa, tabasco. Pag. 215 y 216
  2. Diario Presente, página principal. 30 de septiembre de 1961.
  3. Diario Presente, página principal. 28 de octubre de 1961.
  4. Priego Martínez, Jorge (2009) El 27 de Febrero, la toma de El Principal y el monumento a Gregorio Méndez

    El Correo de Tabasco.