CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Orígenes de Tabasco
Se divide en cinco épocas la historia de Tabasco previa a la conquista.
orígenes, tabasco, historia, mayas, olmecas, tabscoob
19095
page-template-default,page,page-id-19095,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

ORÍGENES DE TABASCO

Escribe Manuel Gil y Sáenz en su Compendio Histórico, Geográfico y Estadístico del Estado de Tabasco, divide en cinco épocas la historia de la región previa a la conquista.

La primera época, escribe, los indios Tabasqueños formaban parte del Imperio Maya, estaban íntimamente unidos con los de Pontonchan ó Champotón y los de Kampich ó Campeche. Quien los fundó, fue Zamná, su caudillo y Sacerdote, a quien se consideró un gran gobernante y cuya capital de su imperio estaba en Izamal en Yucatán, lugar de donde era originario. Por la distancia, en Tabasco mandaba un encargado del gran imperio que era llamado cacique o Señor de Tabasco.

La segunda época inicia al morir Zamná y con los reyes de Chichen-Itzá, se ignora si la dinastía de Chichen-ltzá era dinastía de la de Izamal, ó si era la misma que solo hubiese cambiado de nombre al variar de lugar. Pero por su raíz, era la misma dinastía fundada por Zamná.

En ésta etapa gobernaban tres hermanos a un mismo tiempo, con armonía y acierto, pero al morir uno de ellos, los dos restantes se corrompieron y se volvieron tiranos para con sus pueblos. Cansado de la situación, la gente se levantó y los asesinó. El imperio se fraccionó y en la guerra interna, Tabasco se hizo independiente. El imperio se reconstruye tras muchos años bajo el mando de Kukulcan ó Mukú-leh-chan venido de Tula de la antigua capital de los Tulteca. Tabasco regresó a la unidad con el reino.

Esta época bajo el imperio de Mayapán la considera Manuel Gil y Sáenz como la tercera etapaKukulcán reconstruyó nuevamente el imperio de Chichen-Itzá, y formó un imperio de paz y prosperidad cuya capital se llamó Mayapan- Tabasco se sujetó al dominio de Kukulcan rigiéndose por medio de Batab ó caciques, tributario al imperio, como estaba en el tiempo de Zamná.

La armonía del imperio duró algunos años y Kukulcán era adorado como una divinidad. Pero un día desapareció. Según la historia parece que se dirigió rumbo á Champotón y Tabasco, y desapareció. Si Kukulcan o Mukú-lehchán realizó esa visita á Champotón y Tabasco, es muy posible que hubiese fundado la ciudad de Tabasco, la que admiraron los conquistadores, y se supone es la que constituye hoy las ruinas de Comalcalco, y a quien Pedro Mártir, afirmaba tenía alrededor de veinticinco mil casas.

No se sabe más de este gran personaje si murió y nuestros indios con los de-Champotón guardaron sus cenizas, adorándolo como á una Divinidad y levantándole un castillo a orillas de las playas de Champotón, del cual existen partes de sus ruinas en las aguas de Champotón.

Según el Dr. Carlos Sigüenza y Góngora, pudo haber sido Santo Tomás en figura de Quetzalcóatl. William H. Prescott en su libro Historia de la Conquista de México describe las narraciones que hicieron de él: “Al llegar á las playas del golfo Mexicano se despidió de sus compañeros, prometiendoles que él y sus descendientes volverían a visitar aquella tierra, y entrando en su encantado esquife, hecho de pieles de serpientes, se embarcó en el grande Océano, para la fabulosa tierra de Tlapallan. Decíase que era de alta estatura, de color blanco, de cabellera negra y flotante, y de barba larga. Los mexicanos confiaban plenamente en la vuelta de esta deidad benévola, y esta creencia, profundamente arraigada en sus corazones, preparó el camino, como lo veremos en seguida, a los futuros triunfos de los españoles.“

Don Carlos de Sigüenza y Góngora escribió en la segunda mitad del siglo XVII (Sigüenza y Góngora, 1959) que Quetzalcóatl era el apóstol Santo Tomás, quien había venido a predicar el Evangelio, lo que avala Eguiara y Eguren en su Biblioteca Mexicana al decir sobre la obra de Sigüenza: “…que Santo Tomás, uno de los Doce Apóstoles, había emigrado a esta tierra, al cual llamaron Quetzalcóatl, hallando la coincidencia de entrambos nombres por la vestimenta, la doctrina y los vaticinios del Apóstol…” (Eguiara, 1986).

La cuarta época de los antiguos tabasqueños se ubica con el reinado de los Cocóm, descendientes de Kukulcan.

La quinta y última época es la independencia de los indios tabasqueños del ya conflictivo reino de Mayapán por pugnas de poder en el año 1441 de nuestra era. Formaron un cacicazgo bajo las leyes y costumbres de los Mayas como colonia que eran de ellos, le llamaron señor o cacique Tabzcoob ó Tabasco.

En el lapso de su independencia impulsado por odio de razas y por derechos de terrenos, los tabasqueños pelearon con los de Xicalango Aztecas, que se ubicaban al Este. Los tabasqueños triunfaron con veinte mil hombres en acción y vencieron á los Xicalangos. La costumbre era entonces, dar al vencedor sus mayores riquezas y niñas esclavas. El cacique de Xicalango, le regaló a los tabasqueños además de mantas finas y oro, las niñas esclavas, entre ellas a la Malitzin.

Su independencia duró alrededor de 77 años, desde 1441 que se destruyó el imperio de Mayapan, basta 1519, con la invasión española de Hernán Cortés.

 

 

Fuentes:

 

  1. Gil y Sáenz Manuel (1879). Compendio Histórico, Geográfico y Estadístico del Estado de Tabasco. Tip. De José M. Ábalos. Calle de la Encarnación. Villahermosa, Tabasco.
  2. H. Prescott, William. (2000) Historia de la Conquista de México. Editorial Porrúa. México.
  3. Matos Moctezuma, Eduardo. Quetzalcóatl ¿blanco y de ojos azules?. Arqueología Mexicana núm. 113, pp. 82 -83