CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Sanatorio Dorantes
El Dr. Maximiliano Dorantes Rejón crea el Sanatorio Dorantes, el Centro de Salud “A” lleva su nombre, este sanatorio se encontraba ubicado a espaldas de la Iglesia Santa Cruz en Lino Merino esq. con la calle Doña Marina, hoy, doña Fidencia.
Sanatorio Dorantes, Clínicas, Hospitales, maximiliano Dorantes
20774
page-template-default,page,page-id-20774,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

SANATORIO DORANTES

El Dr. Maximiliano Dorantes Rejón crea el Sanatorio Dorantes, el Centro de Salud “A” lleva su nombre, este sanatorio se encontraba ubicado a espaldas de la Iglesia Santa Cruz en Lino Merino esq. con la calle Doña Marina, hoy, doña Fidencia. Ahí mismo, tenía el Dr. Dorantes su casa en donde habitaba con su familia.

En el blog “Villahermosa Antigua” de Antonio Vidal Cruz del 18 de abril de 2019 se lee: “En la siguiente esquina estaba el Sanatorio Dorantes -hoy existe un comercio de pollos asados- del doctor Maximiliano Dorantes Rejón, originario del Estado de Campeche. En su tierra natal, sufrió un accidente al incendiarse una lámpara de gasolina, del cual resultó con el rostro totalmente quemado; al salir de este problema quedaron notorias cicatrices y tenía dificultad para pronunciar algunas letras, como en el caso de la “P”, que pronunciaba como “T”.
En esa época los doctores prescribían a sus pacientes recetas con fórmulas, para que en las boticas, que contaban con laboratorios teniendo al frente a un farmacéutico titulado, se preparaban los medicamentos, que por lo general convertían en polvo, y los envolvían como un pequeño sobre, al que se le conocía como “papelito”. Al dar las indicaciones de administración, los médicos se referían de la manera siguiente: Vas a tomar un papelito cada cuatro horas”, pero el doctor Dorantes decía, vas a tomar un tatelito”.

“En esa época los doctores prescribían a sus pacientes recetas con fórmulas, para que en las boticas, que contaban con laboratorios teniendo al frente a un farmacéutico titulado, se preparaban los medicamentos, que por lo general convertían en polvo, y los envolvían como un pequeño sobre, al que se le conocía como “papelito”. Al dar las indicaciones de administración, los médicos se referían de la manera siguiente: “Vas a tomar un papelito cada cuatro horas”, pero el doctor Dorantes decía, vas a tomar un “tatelito”.
El Sanatorio Dorantes tenía a la entrada una terraza como de cinco metros de fondo, en relieve de medio metro, del piso de la banqueta y rodeada de una barda de sesenta centímetros de altura; luego un pequeño porche, después estaba la puerta de entrada a la sala de espera donde el doctor tenía su consultorio. De la sala de espera partía un pasillo del lado izquierdo y en el lado derecho estaban los cuartos de internos.

Luego del sanatorio estaba la casa-habitación de la familia del doctor, que tenía al frente una atractiva terraza, que utilizaban para recrearse por las tardes y a temprana hora de la noche. Para la esquina con la calle Pedro Fuentes, tenía un local para renta de cualquier actividad. Hasta ahí con la acera izquierda de esta calle, porque terminaba en la esquina con la calle Pedro Fuentes.”

En este Sanatorio nació José Carlos becerra, así lo narra su hermana Deifilia Becerra Ramos en una entrevista para la revista Proceso:

Los cinco nacimos en el sanatorio del doctor Dorantes, en la calle Fidencia, a espaldas de la iglesia de la Santa Cruz: Carlos, María, Carlota, Deifilia, Alberto (que murió en 1944 y a quien José Carlos dedicó “Pequeño Muerto”, poema de 1958) y María Cristina .

El Sanatorio fue adquirido posteriormente por el Dr. Feliciano Arceo, quien lo traspasó al Dr. Juan Puig. El Edificio fue ocupado más tarde por oficinas del ISSSTE y actualmente un negocio de pollos rostizados se ubica ahí.

Fuentes:
  1. Fajardo Ortiz, Guillermo y Priego Álvarez, Heberto. El devenir histórico de los hospitales en Tabasco (1a. parte). Revista Salud en Tabasco Vol. 8, No. 1, Abril, 2002. Secretaría de Salud del Estado de Tabasco.
  2. López Wade, Arístides. Síntesis histórica de los Servicios de Salud en el Estado de Tabasco (1a. parte). Revista Salud en Tabasco, vol. 7, núm. 1, febrero, 2001, p. 377. Secretaría de Salud del Estado de Tabasco.
  3. López Wade, Arístides. Síntesis histórica de los Servicios de Salud en el Estado de Tabasco (2a. parte). Salud en Tabasco, vol. 7, núm. 2, junio, 2001, pp. 417-419. Secretaría de Salud del Estado de Tabasco.
  4. López Wade, Arístides. Síntesis histórica de los servicios de salud en estado de Tabasco (3a. parte). Salud en Tabasco, vol. 8, núm. 2, agosto, 2002, pp. 99-100. Secretaría de Salud del Estado de Tabasco.
  5. López Wade, Arístides. Síntesis histórica de los Servicios de Salud en el estado de Tabasco (4a. parte). Salud en Tabasco, vol. 8, núm. 3, diciembre, 2002, pp. 146-147. Secretaría de Salud del Estado de Tabasco.