CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Santa Elena
Sitio web de recopilación histórica del estado de Tabasco.
Tabasco, historia, anecdotas, fotografías, leyendas, recopilación, documentos, Balancán, Cárdenas, Centro, Centla, Comalcalco, Cunduacán, Frontera, Emiliano Zapata, Huimanguillo, Jalpa, Jalapa, Jonuta, Macuspana, Nacajuca, Paraíso, Tenosique, Tacotalpa, Teapa, Olmecas, pomoná, La venta, carlos pellicer, Mayas
16343
page-template-default,page,page-id-16343,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive
 

SANTA ELENA

El sitio arqueológico Santa Elena se localiza en la cuenca media del río San Pedro Mártir, en el municipio de Tenosique, Tabasco, México, cerca de los límites con el departamento de Petén, Guatemala. El sitio ocupa la margen derecha del río San Pedro Mártir.

El asentamiento tuvo su origen durante el periodo preclásico, año 1000 a. C. y declinó hacia el año 400 a. C.; al parecer, sustituyó a San Lorenzo como centro de importancia en la región. Pertenece a las ciudades de la cuenca del Usumacinta y era parte de un eje comercial importante junto con Moral Reforma y San Claudio.

Los primeros reconocimientos arqueológicos en la región del río San Pedro Mártir fueron hechos por Teobert Maler (1908); después, George Andrews (1943) dio a conocer en forma sistemática la descripción de algunos sitios en Campeche y Balancán (Reforma o Morales) sobre el río San Pedro Mártir.

Santa Elena fue reportado por primera vez en 1981 en el Proyecto Tierras Bajas Noroccidentales del área Maya de la UNAM, mencionado como uno de los sitios importantes en la región; en 1986, ante la demanda de saqueo de monumentos arqueológicos en el sitio, se realizó un proyecto (Mugarte Moo, 1985) para el rescate de tres lápidas con inscripciones de glifos, adosadas en los taludes interiores de un Juego de Pelota (Perales et al., 1986).

Es muy probable que Santa Elena dominara todo el paso de las embarcaciones que navegaron por el río San Pedro Mártir, desde su nacimiento cerca de El Perú-Waka’, Guatemala, hasta su desembocadura en el río Usumacinta. Su posición intermedia en la cuenca fluvial fue privilegiada.

El núcleo central de Santa Elena se extiende aproximadamente en 100 hectáreas. El tamaño y la posición geográfica de Santa Elena sugieren que fue un centro político y económico sumamente importante en el corredor de la ruta comercial costa del Golfo-Petén. Su localización estratégica envolvió a la élite de Santa Elena en sucesos políticos regionales, principalmente bélicos y alianzas dinásticas matrimoniales o de sucesión, como se ha interpretado en las inscripciones de algunos monumentos conmemorativos de otros sitios.

En el Monumento 1 de Santa Elena —estela que se exhibe en el Museo de Balancán ‘Dr. José Gómez Panaco’, en Tabasco— se detalla que, en algún momento entre los años 610 y 612, el nuevo monarca de Palenque, Ajen Yo’hl Mat, perdonó y entronizó de nuevo —en una práctica común de legitimación política— a Nuun Hix Lakam Chahk”.

En esa época (611 d.C.) en que Palenque había restablecido su hegemonía en la citada región de Tabasco, el gobernante ‘Serpiente Enrollada’ de Dzibanché, atacó y venció nuevamente.
Entre los años 612 y 659, Santa Elena traicionó nuevamente a Palenque para aliarse con Dzibanché-Calakmul, lo que llevó a la abrumadora venganza de Pakal, quien el 8 de agosto de 659, capturó a Nuun Ujol Chahk, a los nobles de Pomoná y profanó los restos de Nuun Hix Lakam Chahk.
En el Tablero Oeste del Templo de las Inscripciones, se dice que se dice que Nuun Ujol Chahk, junto con sus deidades locales, fue convertido en ‘alimento de los dioses’ de Palenque”, dentro de un ritual antropofágico, común en Mesoamérica.

Los restos arquitectónicos de Santa Elena han sufrido daños severos por el desmantelamiento de varios de sus monumentos de piedra tallada, el deterioro de las estructuras monumentales y la pérdida en la configuración de su arquitectura por las excavaciones clandestinas en tiempos de la tala de cedro y caoba (1822-1949). Actualmente enfrenta la amenaza de invasores, madereros, saqueadores, narcotraficantes, inmigrantes y turistas ocasionales.

Cuenta con edificios monumentales en cuyos rasgos arquitectónios se pueden identificar paredes de mampostería, patios, escaleras, plataformas y juegos de pelota.

Resumen elaborado con notas y párrafos de los artículos:

  1. INAH (2019-12-02) Ahondan en las guerras lideradas por Pakal, a partir del estudio epigráfico de la escalera jeroglífica de . Sitio web del INAH.
  2. González, E.; Perales, R. y Mugarte, J. (2013). “Plan de manejo integral del sitio arqueológico Santa Elena, Tabasco, México” en Anuario Turismo y Sociedad, vol. XIV, noviembre de 2013, pp. 83-101.