TOMÁS GIBERTO PELLICER MARCHENA

Por: Marco Domínguez de Dios

Nació en San Juan Bautista, hoy Villahermosa, Tabasco, el 4 de febrero de 1854. Fueron sus padres Tomás Pellicer y María Antonia Marchena. Para adquirir mayores conocimientos fue enviado al seminario de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, donde aprendió latín y gramática. En 1876, sus padres lo enviaron a Mérida, Yucatán, a estudiar el bachillerato en el colegio de San Ildefonso, cursando los seis grados del programa, solamente en tres. En la Ciudad de México donde estudió la carrera de medicina.

Su práctica profesional la inicio en Tabasco y aquí paso los mejores años de su vida. Abarcó todas las ramas de la ciencia médica logrando destacar tanto como internista por su diagnóstico acertado y su terapéutica eficaz, como cirujano operó todo género de males. Ideó, algunos aparatos a falta de instrumentos que eran imposibles de obtener por el aislamiento en que se encontraba Tabasco. Por alrededor de 30 años fue Director de los dos únicos hospitales que tenía en aquel entonces San Juan Bautista: el Hospital Civil y la Casa de Salud de la colonia española.

Como político, Tomás Gilberto fue antiporfirista y fue siempre de los primeros revolucionarios dentro y fuera del estado. Partidario también de Venustiano Carranza, lo sorprendió la rebelión de Sonora en un puesto consular en los Estados Unidos, sin que pudiera participar en ella y desde entonces, decepcionado, abandonó toda participación en la cosa pública.

Se le considera el iniciador de la medicina moderna en el Tabasco.

Falleció en la Ciudad de México, el 28 de diciembre de 1942.