CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Casa de Sentmanat
La casa abandonada del ex-gobernador Francisco de Sentmanat ubicada en el Centro, dió rienda a leyendas a su alrededor por años.
Francisco de Sentmanat, casa, cooperativa de transportes, 27 de febrero, gobernador
21054
page-template-default,page,page-id-21054,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

CASA DE SENTMANAT

Compilación: Landy P. Aguilar Palafox

Don Francisco de Sentmanat fue un cubano que llegó a ser gobernador del estado dos ocasiones (1842-1843) por instrucciones del Presidente de la República Antonio López de Santa Anna. Las ruinas de la casa estaban ubicadas en la esquina de Pedro C. Colorado y Constitución (hoy 27 de Febrero).

Su postura liberal, su gran popularidad entre ellos, su ambición de poder, el conflicto que tuvo contra los miembros de la Junta Departamental y su desobediencia con el gobierno central fueron causantes de que fuera mal visto por el presidente Antonio López Santa Anna, quien empezó a buscar alguna manera de derrocarlo del gobierno.  Aunado a todo lo anterior, Sentmanat fue acusado de abuso de autoridad, por perseguir a sus enemigos y de malversación de fondos.

Después de estar en el exilio unos meses y dispuesto a recuperar la gubernatura de Tabasco, en 1844 decide regresar a bordo de dos carabelas, las cuales desembarcaron en el puerto de Chiltepec en Paraíso. Al saber de esto Pedro de Ampudia quien ya era gobernador, decidió el mismo el enfrentar a Francisco de Sentmanat al que derrotó un 10 de junio en la ciudad de Jalpa.

Rendido ante un consejo de guerra, fue fusilado el mismo 12 de junio de 1844. Su cuerpo fue trasladado a la capital del estado a lomo de mula y Ampudia mandó a decapitar el cuerpo, al intentar carauterizar la cabeza, se le cayó al verdugo en el aceite hirviendo y se frío, así se colgó  la cabeza del recién fusilado en una jaula para que sirviera como una advertencia a los rebeldes que aún quedaban en el estado. El acto fue calificado como una barbarie y duramente criticado al Gral. Pedro de Ampudia.

Treinta y ocho personas fueron fusiladas en la cocina de la casa de Sentmanat; el general Ampudia deseaba que las cabezas de los ajusticiados fueran colocadas en jaulas de madera reforzadas con cinchos de hierro y colocadas en fila en el Playón, a las márgenes del Grijalva. Para tal fin dio órdenes para que la casa comercial de don Marcos Ruiz de la Peña proporcionase la madera y el hierro necesarios y que las jaulas fuesen arregladas por el maestro herrero Avendaño.

Casa abandonada de francisco de Sentmanat en 1913
Edificio de la Cooperativa de Transportes en construcción en el terreno que ocupó la casa de Sentmant

Los generales Marín y Sandoval así como el vicario Eduardo de Moneada convencieron a Ampudia no continuase su bárbara obra y que se enterrasen los cadáveres sin mutilación alguna.

Durante la invasión norteamericana, los extranjeros usaron su casa como arsenal. La guerrilla tabasqueña no dio tregua y el  22  de julio  de  1847  desde  las  seis de  la  mañana  los americanos empezaron a retirarse a  sus  barcos  el  Scorpion  y  el  Spit  Fire . Su represalia antes de irse,  fue volar la casa de Sentmanat, que quedó totalmente destrozada.

Entre 1897 y 1898 la Jefatura de Hacienda valuó la casa en $2743.98 y la sometió junto al terreno que ocupaba, a subasta sin mayor éxito. Tenía una superficie de 914.66m2.

Al parecer una leyenda era lo que evitaba que la casa se vendiera, los tabasqueños eran muy supersticiosos y esta leyenda decía que  “el  alma  en  pena  del  ajusticiado  se  aparecía  en  forma de  lechuza  por  las  noches”. El lugar era descrito como lúgubre y atemorizante.

Ya en el siglo XX. Se construyó en ese terreno la Cooperativa de Transportes de Villahermosa y años más tarde fue un almacén del gobierno del Estado. Actualmente lo ocupa una distribuidora de zapatos.

Edificio de la Cooperativa de Transportes cambiando su estructura a ladrillos
Edificio de la Cooperativa de Transportes Villahermosa en los años 50

Fuentes:

    1. Torruco Saravia, Geney. Villahermosa nuestra ciudad. H. Ayuntamiento Constitucional del Centro. Villahermosa, Tabasco. 1987
    2. Domínguez Rafael. Tierra Mía. Cia. Editora tabasqueña. Villahermosa, Tabasco. 1949.
    3. Mestre Ghigliazza, Manuel. Documentos y datos para la historia de Tabasco. Tomo I. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Villahermosa, Tabasco. 1984.
    4. López Reyes Diógenes. Historia de Tabasco. Consejo Editorial del Gobierno del Estado de Tabasco. 1980. Villahermosa, Tabasco.