CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Fábrica de Jabón Mayito
Don Antonio Rullán Ferrer, era dueño de la fábrica de jabón “Mayito”.
fábrica, mayito, antonio rullán ferrer
21385
page-template-default,page,page-id-21385,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

FÁBRICA DE JABÓN MAYITO

En 1880, don Juan Derrer Olivier, comerciante español radicado en San Juan Bautista, abre una fábrica de jabón y trae a su sobrino que vivía en Mayorca, Isla Baleares, España para que se hiciera cargo de ella.

Años más tarde, don Juan Ferrer decide regresar a España y vende todos su negocios, su sobrino, Antonio Rullán Ferrer compra la fábrica de jabón. Esta se encontraba en la calle Mayito, su nombre derivado a que ahí se realizaba la fiesta a “La Santa Cruz” que era considerada la “Fiesta de Mayo”, pero como en la Iglesia de la Santa Cruz se llevaba a cabo la fiesta grande, a las realizadas en esa zona les pusieron “las de Mayito”.

La fábrica de jabón era además talabartería y carpintería, donde fabricaban sillas de montar, fundas para machetes, zapatos, muebles cajas de empaque y cofres forrados con tela, láminas de lata que eran usados como equipaje por los tabasqueños.

La fábrica contaba con piladoras de arroz y café, extractores de aceite de coco, la pasta de coco se vendía como forraje para ganado y de la cáscara de arroz se sacaba el salvado para los pollos. Tenían un trenecito tirado por mulas que rodaba sobre rieles que iba de la puerta de la fábrica a orillas del río, donde cargaban leña para la caldera.

Su inicio de labores era a las 7 de la mañana, el silbato de las doce anunciaba la comida y era algo tradicional para los vecinos. La hora de la salida era a las cinco de la tarde.

Sus jabones para lavar ropa fueron famosos. Se fabricaban en tres colores, blanco, rosa y negro; además de jabones para quitar la grasa de los obreros, de tocador y para el cabello.

Abrieron dos fábricas más de jabón con el tiempo, “La Perla” de Federico Smekard y “La Pagés” de don Eusebio Pagés. En Frontera abrió la “Hormiga”.

En 1952, al morir don Antonio Rullán Ferrer, su hijo Antonio Rullán Méndez se hizo cargo del negocio por diez años. Con la aparición de los jabones de grandes casas comerciales del centro del país, la fábrica de jabones Mayito cerró así como “La Perla” y “La Pagés”.

Fuente:

  1. González Martínez Juan José. Revista Zona Luz, No. 8. Septiembre 1, 1997. Pag. 4. Villahermosa, Tabasco.