CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Antonio Rullán Ferrer
Semblanza de don Antonio Rullán Ferrer
fábrica de jabón, mayito, colonia mayito, español, españa, antonio rullán ferrer, personajes, tabasqueños
22053
page-template-default,page,page-id-22053,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

ANTONIO RULLÁN FERRER

Don Antonio Rullán Ferrer vivía en Mayorca, España y fue traído por su tío don Juan Derrer Olivier, quien abrió una fábrica de jabón y trae a su sobrino para que se hiciera cargo de ella.

Años más tarde, don Juan Ferrer decide regresar a España y vende todos su negocios, su sobrino, Antonio Rullán Ferrer compra la fábrica de jabón “Mayito”, ubicada en una loma frente al CICOM. Esta pequeña loma estaba rodeada de la Laguna de Mayito, también desaparecida, de la que queda un pequeño laguito en el mal llamado Parque de la Pólvora.

Se casó con una tabasqueña, siendo. Don Antonio era propietario de un inmenso terreno y decidió donar lotes para sus trabajadores, con el solo compromiso que cada quien tramitara su escritura Así se crea la colonia Mayito.

En el año de 1927 participó en la sociedad cooperativa “Amigo del Obrero”, la cual tenía corno finalidad la construcción de casas para los obreros en las colonias 1° de Mayo y Jesús García. Así se formó lo que ahora es la Colonia Mayito y su calle principal lleva el nombre de don Antonio, en reconocimiento al donador.

También dejó espacio para una escuela, la escuela Mayito, que construyeron de madera y se ubicaba frente a lo que hoy es la iglesia católica del Señor de Tila. Con el tiempo desapareció, pero después el licenciado Carlos A. Madrazo la sustituyó por la escuela “Lic. Adolfo López Mateos”, en la calle Ocampo, donde comienza la calle Rullán Ferrer. Luego la reubicaron junto al parque “Lic. Manuel Sánchez Mármol”, conocido como “La Pólvora”, donde actualmente permanece.

Don Antonio Rullán Ferrer trabajó en la fábrica hasta su fallecimiento en 1952.