CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
La Venta
Sitio web de recopilación histórica del estado de Tabasco.
Tabasco, historia, anecdotas, fotografías, leyendas, recopilación, documentos, Balancán, Cárdenas, Centro, Centla, Comalcalco, Cunduacán, Frontera, Emiliano Zapata, Huimanguillo, Jalpa, Jalapa, Jonuta, Macuspana, Nacajuca, Paraíso, Tenosique, Tacotalpa, Teapa, Olmecas, pomoná, La venta, carlos pellicer, Mayas
16475
page-template-default,page,page-id-16475,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive
 

LA VENTA

La Venta es considera una de las primeras ciudades del antiguo México. La región fue habitada desde al menos 5,000 a. C.. Fue un centro de cívico y ceremonial de la cultura Olmeca. En lugar de casas viviendas, la zona de La Venta está dominada por áreas sacro-reales, la Gran Pirámide y la gran plaza al sur de estas dos estructuras. Como centro ceremonial, La Venta contiene una serie de elaborados túmulos y ofrendas enterradas, como esculturas monumentales de piedra, estelas y altares.

En esta región de la costa del Golfo de México, no se encuentran yacimientos de piedra.  Por ello, los olmecas de La Venta importaron enormes moles de piedras de origen volcánico de Veracruz y Chiapas para labrar sus esculturas, algunas de las cuales llegan a pesar hasta 35 toneladas.

Según afirma la Dra. Beatriz de la Fuente la gran cabeza 1: “fue encontrada por un campesino en 1853 en la Hacienda de Hueyapan.”

Pero oficialmente se da al arqueólogo Frans Blom y el antropólogo Olivier La Fargue el mérito de haber hallado en 1925 la Cabeza 1 de La Venta, de ella escribieron en su libro Tribes and Temples. A Recordof of the expedition to middle America conducted by the Tulane University of Louisiana in 1925. Tulane University, New Orleans, 1926-1927.

Las primeras excavaciones fueron realizadas por Matthew Stirling en los años 40, quien estaba cautivado por el descubrimiento de la primera cabeza colosal llamada Monumento 1 en 1926. Durante las excavaciones realizadas entre 1940 y 1941, es cuando se realizan los descubrimientos de los principales monumentos de La Venta, tales como las 4 cabezas colosales, los altares, las tumbas, el mosaico del dios jaguar, y muchos más. En total, Stirling reportó el descubrimiento de 32 esculturas.
Puedes leer completo el artículo publicado en Septiembre de 1940 enThe National Geographic Magazine. donde cuenta sus experiencias haciendo click en este link: Grandes rostros de piedra en la selva mexicana.

Cuando Carlos Pellicer visitó la zona en 1951, quedó embelesado con las piezas. Narra el Lic. Belisario Colorado Jr. en su libro Juchimán, Biografía de un ídolo viviente.: “Pero al llegar al claro del bosque donde yacía la Cabeza Sonriente, Pellicer se quedó estático como otra piedra, hasta que cobró aliento y lanzó un grito estentóreo que toda la selva repitió; Juego quiso correr hasta el monolito, pero se enredó en los bejucos y maleza y cayó de rodillas como en adoración, se levantó de un salto felino ¡y la tocó! Después, sin importarle la amenaza de víboras ni insectos, se dio a correr y gritar alrededor de la mole aquella, cayendo y levantando enredado, mientras sus huaraches y el sombrero de chontal también salían de su lugar…
Cuando se detuvo por falta de aliento, Pellicer se dirigió a nosotros, acesando y desencajado, con los ojos llameantes y, a manera de un juramento, exclamó: ¡Señores, esta piedrecita me la llevo yo! Todos reímos de lo que pareció una de sus espontáneas ocurrencias; pero el Museo de La Venta así nació.”

PUEDES LEER EL TEXTO ORIGINAL AQUÍ.

El arqueólogo estadounidense Robert HeizerLa Venta con Robert J. Squier, y Eduardo Contreras en 1955. Una de las aportaciones más importantes de Heizer y su grupo, fue reportar el peso y dimensiones de las principales esculturas descubiertas hasta esa fecha, como las cabezas. En esa ocasión, Heizer detectó la construcción de una pista aérea que atravesaba la zona de estructuras del sitio arqueológico, con lo que se alteraron parte de los vestigios arqueológicos del sitio.
Con el apoyo de la Universidad de California en BerkeleyHeizer regresó a La Venta entre 1967 y 1969 con sus colaboradores, para entonces la zona arqueológica estaba parcialmente invadida por la mancha urbana de Villa La Venta y muchos de los monumentos descubiertos, ya habían sido trasladados al Parque-Museo de La Venta  en Villahermosa por el poeta Carlos Pellicer Cámara para salvarlos de la destrucción y el saqueo.

Robert Heizer levantó el trazo arquitectónico de La Venta (1968), donde se localizó la ubicación de 46 esculturas, incluyendo algunas descubiertas en exploraciones anteriores, y las ubicaciones de las esculturas que habían sido trasladadas a Villahermosa.
Durante el año de 1980, la arqueóloga Rebecca González Lauck, dirigió un equipo arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que llevó a cabo entre 1984 y levantamientos topográficos complementarios. Gracias a estos estudios, se descubrió la existencia de zonas habitacionales dentro de la ciudad prehispánica, que hasta antes se pensaba que solo había sido un centro ceremonial.

En la actualidad, la totalidad del extremo sur del sitio está cubierto por una refinería de petróleo, lo que no ha permitido la conservación de esa zona olmeca. Muchos de los monumentos de La Venta se encuentran ahora en exhibición en el Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Cámara.

Las cabezas colosales olmecas.

Fueron encontrados hasta ahora 17 cabezas olmecas de este tipo, cuatro de ellos en La Venta. Tres de esas cabezas olmecas fueron encontradas a aproximadamente 150 m al norte del Complejo A. Estas cabezas gigantes pueden llegar a cerca de 3 metros de altura y pesar varias toneladas. El enorme tamaño de las cabeza gigantes olmecas de por sí es motivo de mucha especulaciones sobre el modo como los olmecas consiguieron moverlas. La principal cantera de basalto utilizada en las cabezas colosales de La Venta se encuentra en el Cerro Cintepec en la Sierra de los Tuxtlas, a unos 80 km de distancia.
Cada uno de la cabezas olmecas se presenta con una decoración única, semejante a un casco. Estos cascos habrían servido de protección en las guerras y en las partidos ceremoniales del juego de pelota. El consenso científico es que las cabezas olmecas representan poderosos líderes de la cultura Olmeca.

GALERÍA