CONTÁCTANOS
hola@detabascosoy.coom
Sigue nuestras redes sociales
Toma de San Juan Bautista
Sitio web de recopilación histórica del estado de Tabasco.
toma de san juan bautista, guerra,
19113
page-template-default,page,page-id-19113,theme-bridge,bridge-core-2.6.3,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-24.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

TOMA DE SAN JUAN BAUTISTA

Una de las acciones de guerra más importantes entre 1863-1864, sin duda alguna es la toma de  San Juan Bautista y el fuerte El Principal. El Principal se ubicaba exactamente junto al palacio de gobierno en la calle de Independencia, donde luego fue edificado el palacio legislativo que años más tarde se convirtiera en inspección de policía y derruido durante el gobierno del Gral. Miguel Orrico de los Llanos, para construir en ese mismo sitio lo que se conoció como el anexo al palacio de gobierno, edificio demolido hace unos años, para levantar la actual ampliación de cristal.

Después del éxito que representó la victoria de los liberales en la batalla de El Jahuactal, el Crnl. Gregorio Méndez preparó y organizó al ejército tabasqueño para efectuar el asalto a la capital del estado, y Narciso Sáenz fue nombrado por el Crnl. Gregorio Méndez como uno de los responsables de atacar la capital desde uno de los cuatro puntos elegidos, teniendo a su cargo una unidad del ejército.

El 2 de diciembre de 1863 las fuerzas republicanas tabasqueñas iniciaron el Sitio de San Juan Bautista, atacando la capital del estado desde varios puntos. El subteniente Juan Morales con 30 hombres se situó en la rivera del Tinto (hoy colonia Casa Blanca), el comandante Narciso Sáenz en San Juan Buenavista (hoy Saloya); el Crnl. Lino Merino en Pueblo Nuevo de las Raíces y el coronel Pedro Fuentes en Mazaltepec.  Desde estos puntos, los republicanos tabasqueños comenzaron a atacar las posiciones francesas en la capital del estado.

Para el día 7 de enero, el comandante Narciso Sáenz avanza y sitúa su tropa en el pueblo de Tierra Colorada, muy cerca ya de la capital del estado. El día 15 inicia el ataque a la capital, logrando Sáenz llegar hasta la hoy colonia Casa Blanca en la margen izquierda del río Grijalva a menos de un kilómetro del centro de la ciudad de San Juan Bautista. Así se estuvo combatiendo con mayor o menor intensidad todos los días, la lucha fue cuerpo a cuerpo y calle por calle, en donde se realizaron diversas escaramuzas durante un mes, hasta que los franceses se replegaron refugiándose en el edificio llamado El Principal.

 

EL PRINCIPAL

 

El 10 de febrero lo invasores intentaron sin éxito tomar la Parroquia de la Inmaculada Concepción que estaba en manos de los republicanos. Los días 10 y 11 los republicanos se posesionaron del espacio que actualmente ocupa el parque Juárez cercando a los invasores. Los pro imperialistas estaban apoyados por el vapor Conservador y un par de cañoneras francesas. Resguardaban con especial interés el fuerte El Principal.

Los republicanos ocuparon posiciones frente a y aumentaron sus defensas, sobre todo en las casas de don Pablo Sastré, del vicecónsul Johnson, de la familia Casasús y el Teatro Municipal San Juan; se dio en la noche de ese 10 de febrero la orden de verificar el asalto al día siguiente, por las fuerzas centrales, al mando del coronel Eusebio Castillo Zamudio.

En la junta de jefes del gobernador se acordó atacar hasta conseguir la posesión que quedó bajo el mando del coronel Eusebio Castilllo. Una fuerza de 60 hombres de las compañías de Teapa, Jalapa y Macuspana, hicieran su avance cerca de las cuatro de la mañana, por la parte que mira a la plaza de las Armas, y llegando hasta la casa de don Pedro Paillet, se emprendió la horadación por la parte exterior para poder penetrar a la retaguardia de El Principal, pero después de una hora de constante barreteo sólo se encontró una fuerte trinchera de la altura de un hombre y por las claraboyas practicadas de antemano, no cesaban de disparar.

En el parte de guerra rendido por el coronel Castillo al comandante Méndez, entre otras cosas, se lee lo siguiente: “Notable ha sido el comportamiento de los nacionales que combatieron, la abnegación y entusiasmo de esos dignos hijos de México, entre los que debemos contar dos niños de 10 u 11 años que quisieron marchar al combate armados de dos barretas, para prestar de esa manera sus servicios a la patria…”

Estos niños fueron Eugenio Olán y Basilio Guzmán, cuyos nombres desgraciadamente no los ha recogido la historia como se debiera y los que hemos conocido, gracias a un informe posterior que rindió al gobernador Serra, el coronel Eusebio Castillo.

Ante el fracaso de la operación, se tomó la resolución de hacer un boquete que habitaba don Miguel Dondé, y se intentó hacer una horadación bajo el fuego intenso del enemigo. Ante el poco avance, se dispuso que una fuerza de 30 hombres de la sección de reserva penetrase El Principal por el frente. El coronel Eusebio Castillo solicitó un par de barretas para tratar de abrir las puertas y lo narra en su parte oficial:

En este movimiento pedí dos barretas y se me presentaron con ellas dos jóvenes de edad poco más o menos de 10 u 11 años cada uno, Eugenio Olán y Basilio Guzmán, solicitando incorporarse a una guerrilla, pues deseaban participar con sus compañeros de armas de las glorias de esta jornada, y los destiné para que acompañasen a los sargentos referidos [Buenaventura Jiménez y Tranquilino Pérez], sin intervenir en las instrucciones que les había yo dado. Habiendo ejecutado los comandantes de las guerrillas su primer avance, Jiménez penetró por la puerta de banderas y Pérez por las rejas al grito de ¡Viva Juárez!, habiendo servido para abrirse paso las barretas, pues aunque a dichas puertas se les había dado fuego antes por orden del comandante Francisco Vidaña, no tuvo éxito aquella corporación; y como era de esperarse, el enemigo defendió con tenacidad sus primeros puestos y se generalizó el combate en todo el edificio. En la Sala de Banderas encontré dos heridos de la guerrilla de Jiménez, de clavos que el enemigo había hecho incrustar y poner sobre el pavimento con las púas afiladas, mandé levantar aquellas y después a ocupar las claraboyas y trincheras dispuestas con habilidad…

Sabedor el enemigo que los tabasqueños eran en su mayoría campesinos pobres, sólo armados con machetes y descalzos, colocaron por todo el piso de su fortificación tablas con aguzadas puntas y pedacería de vidrio que en la oscuridad de la noche no podían ver causando numerosos heridos e imposibilitándolos para seguir luchando.

Los republicanos rompieron las rejas y la puerta de prevención de una manera rápida y precisa, al tener a gran parte de su guardia atrincherados defendiendo el interior, los invasores no tuvieron tiempo de resguardar su frente a tiempo. Los republicanos tomaron el control la planta baja de El Principal y decidieron apoderarse de la planta alta. De esto nos informa pormenorizadamente el coronel Eusebio Castillo:

…en posesión de los bajos y patios, de cuyos lugares había sido desalojado el enemigo antes por las primeras guerrillas de asalto, las mismas que emprendieron de nuevo una segunda lucha en los altos, donde fueron heridos los sargentos Jiménez y Pérez, ambos en las piernas, habiendo muerto después el primero y el segundo quedó inválido; estos sargentos en el acto que el de igual clase, Juan de la Rosa subió a bajar las banderas que flameaban encima del techo del Principal, compuestas de una bandera francesa, otra mexicana con el águila coronada y un pendón negro con una cruz roja en el centro, continuando la persecución de los negros martinicos y traidores que huían por las horadaciones que de antemano habían hecho hasta la casa de Manuel Zapata, que servía de palacio al aventurero Arévalo, donde fue aprehendido el sargento Miguel Roca y tomaron nuestros valientes soldados diez fusiles, cananas y bayonetas, una caja y media de parque de fusil, un pequeño obús con tres cajas de parque de artillería, entre las que había 12 granadas…

La casa de Manuel Zapata a la que se refiere el coronel Eusebio Castillo, fue la que años más tarde adquirió el gobierno del estado, por compra a don Lino Merino, esposo de la hija de Zapata, para construir el actual palacio de gobierno. Pero sigamos con el informe del patriota coronel Castillo:

A las nueve de la mañana [del día 11] éramos dueños de toda aquella posesión enemiga [el palacio de Arévalo] después de dos horas de combate, principiando las cañoneras francesas a bombardearla y las piezas de grueso calibre de los reductos inmediatos descargaron por espacio de dos horas sus famosos proyectiles cónicos y el cuartel quedó destruido completamente…

En esta acción tuvimos cuatro heridos de la columna de asalto mandada por los sargentos Jiménez y Pérez, habiendo sido éstos de bala y de clavos el cabo Lorenzo Silvano y el soldado Brígido Ortiz; de la guerrilla del sector del Centro un herido en el brazo y de la de Zaragoza, que intentó el asalto desde las tres de la mañana, cuatro muertos y 12 heridos, según el parte que el jefe de esta sección dio a la comandancia.

 

EL 27 DE FEBRERO DE 1864

 

Los francotiradores o colorados, como también se les llamó, fueron obligados a replegarse a una trinchera a lo largo de la hoy avenida Madero, con el río Grijalva a las espaldas. Los invasores, se reunieron con un grupo de personas notables de la ciudad el día 26 de febrero, para informarles que en las primeras horas del siguiente día, abandonarían San Juan Bautista, y que si se les hostigaba bombardearían esta población.

El coronel Gregorio Méndez ordenó que los dejaran marchar. En la madrugada del 27 de febrero de 1864, los francotiradores bajo las órdenes del general Manuel Díaz de la Vega, se embarcaron en el buque de guerra “Conservador”, bautizado por los tabasqueños como “El Guaraguao” y abandonaron la capital del estado.

Fuentes:

 

  1. Priego Martínez, Jorge. El 27 de Febrero, la toma de El Principal y el monumento a Gregorio Méndez.
  2. Castillo, Patricia (2012) La resistencia republicana en las entidades federativas de México. Senado de la República 150 Aniversario de la Batalla de Puebla. Editores S XXI. México.
  3. López Reyes, Diógenes (2013). Historia de las batallas de El Jahuactal y El Principal. UJAT. México.